Vamos al Lío

Vuelvo, sí. Pero vuelvo en son de paz y sin ganas de meterme con nadie. Al menos por hoy. Porque hoy es el momento de recomendaros un espacio, un sitio totalmente nuevo que, si mis habilidades de bruja no me fallan (y no suelen hacerlo), se convertirá en todo un referente. Un lugar de encuentro y de recuerdo. De risas, cachondeo y buen humor. Montémonos en la máquina del tiempo y volvamos a los 80.

Libertad Morán • 20/10/2009

LÍO en Chueca

bar lío chueca años ochenta ambiente

Cuando Diego Béjar, director de este portal, me comentó su idea de montar un bar en Chueca de ambiente ochentero casi me pongo a dar palmas con las orejas. Y es que sabía lo que eso podría significar (y no me refiero a las copas gratis, merluzos).

En los últimos quince años se han abierto y cerrado muchos bares en Chueca. Otros tantos han seguido desde entonces al pie del cañón sin una fórmula de éxito clara. Pero el ambiente ha cambiado mucho desde que mis compañeros de generación comenzáramos a menear las caderas por sus calles. El espíritu que nos reunía alrededor de la barra de los bares se ha perdido en gran medida para dar paso a una masificación total y absoluta de la zona y una mal entendida frivolidad (porque la frivolidad clásica tenía su gracia pero la frivolidad vacía y yerma ya no tanto).

Cuando comencé a conocer las calles y rincones de Chueca se escuchaba muy a menudo a través de los altavoces de los bares música de los ochenta. Quizá fuera por la cercanía en el tiempo (que una ya tiene una edad) pero también porque la estela de aquella época todavía continuaba visible. A Diego le dije, un par de días antes de la inauguración, que cuando echaba la vista atrás y nos miraba tanto a mí como a muchos de los que nos rodeaban por aquel entonces veía un halo de inocencia y candor que el tiempo y los palos nos han hecho perder irremediablemente. Pero cuando hablo de inocencia y candor no me refiero sólo a que fuéramos más jóvenes e inexpertos sino a que todavía no habíamos perdido la capacidad para ilusionarnos, para vivir cada momento como si fuera único y especial. No es malo ser inocente. Ni ingenuo. A veces preferiría seguir siendo como entonces a haber adoptado el escepticismo y la mordacidad como modo de vida.

Entrar a Lío es recuperar parte de esa esencia que creíamos perdida. Es rememorar aquellos momentos y vivir otros nuevos que pueden, sin problemas, estar a su altura. Es reencontrarse con los viejos amigos, aquellos con los que cerrabas todos los bares no sin antes haber arreglado el mundo acodados en la barra mientras compartíamos copas, cigarrillos e ilusiones. Es reírnos viendo los anuncios de aquella época, las sintonías de las series que disfrutábamos siendo renacuajos, la música que nos descubría que no estábamos solos, que algún día conseguiríamos lo que nos propusiéramos. Entrar a Lío es recordar esa música que hemos dejado en el cajón de los sueños olvidados o imposibles. Y recordar no sólo lo bien que lo pasábamos entonces sino que todavía nos queda mucho tiempo por delante para seguir haciéndolo.

Pero entrar a Lío es también dar la bienvenida a la nueva gente, a esas personas que, aún sin haber vivido en esa época, se sienten atraídos por ella, por el buen rollo, por pasarlo bien sin más preocupaciones, por charlar con los amigos y arreglar el mundo sintiéndote invencible. Lío es pasado, presente y futuro, todos juntos y revueltos pero con un único objetivo: ser felices.

¡Mucho Lío! ¡Mucho Lío!

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Libertad Morán

Nací un martes y trece y puesto que ahora estoy en plena crisis de los treinta no hace falta indicar de qué año. Madrileña y urbanita hasta la médula, si finalmente decido hacerles la putada a mis amigos de que, cuando llegue el momento, esparzan mis cenizas, los pobres tendrán que hacerlo un jueves a las tres de la mañana desde un coche que recorra la Gran Vía a toda velocidad y con alguna canción de Madonna de fondo. Con cuatro novelas ya a mis espaldas, intento trabajar en la quinta, que verá la luz en algún momento incierto de 2011. Si aún te quedan ganas de saber más, visita www.libertadmoran.es.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Acento CircunflejÔ

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto