Chat

Contactos

Fotos

Guía

A Quiet Place

En el mundo del cine, los Sleepers son esas cintas que, sin proponérselo, de pronto adquieren notoriedad, ya sea de critica y/o público, que redunda en amplios ingresos respecto a un presupuesto de rodaje más que ajustado. El sleeper de este año ya tiene nombre: A Quiet Place.

Francisco Javier • 26/04/2018

poster | Foto: Uso permitido

a quiet place john krasinski brian woods scott beck emily blunt noah jupe millicent simmonds

La familia Abbott vive en una granja situada en la américa rural, lo que debería ser un lugar idílico y una vida tranquila, se convierte en un infierno debido a la existencia de una amenaza que puede acabar con sus vidas si hacen un solo ruido.

Tercera cinta del actor y director John Krasinski, que abandona los dramas intimistas de sus películas anteriores, que le dieron fama aunque fracasaron en taquilla, para centrarse en una película de género puro y duro, aunque también contiene sus gotas dramáticas, que funciona como un reloj debido a sus múltiples aciertos: la historia de Brian Woods, Scott Beck y el propio Krasinski, empieza con fuerza y en ningún momento quita el pie del acelerador, generando una tensión que estallará en el tercer acto; el acierto del casting, apenas seis personajes, es ejemplar y aunque tanto Emily Blunt como John Krasinski tienen su importancia, sería injusto no mencionar a Noah Jupe como Marcus Abbott y, especialmente, a Millicent Simmonds que en el papel de Regan Abbott lleva en sus jóvenes hombros gran parte del peso dramático de la historia.

Pero el gran triunfador de A Quiet Place es John Krasinski y su trabajo tras la cámara: los planos funcionan a la perfección ya que, aunque la amenaza no esté presente durante gran parte del metraje, el espectador se mantiene en tensión durante todo el metraje, y con una acertada dirección de actores consigue la química necesaria para mantener en pie una historia que, sinceramente, resulta un poco tramposa si uno le da unas vueltas de más; a destacar la química existente entre Krasinski y Emily Blunt, su esposa en la vida real, que sorprende debido a su naturalidad y, sobre todo, a que Blunt es capaz de mostrar el fuerte carácter de su personaje, que va creciendo a lo largo de la cinta.

La fotografía, realista, ayuda a Krasinski a involucrar al espectador en su historia, y cuida los efectos especiales para que ayuden en vez de ahogar la pantalla con un exceso de CGI.

A Quiet Place es una cinta honesta, en el sentido de que plantea la situación con rapidez, no se detiene en ningún momento y, sobre todo, porque da al espectador lo que este quiere: una hora y media de puro entretenimiento.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Cine

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto