Blair Witch

Han pasado 17 años desde que Heather, Joshua y Michael desaparecieron en los bosques de Maryland. Pero la Leyenda de la Bruja de Blair sigue vigente.

Francisco Javier • 30/11/2016

poster | Foto: Uso permitido

cine fantástico blair witch eduardo sánchez daniel myrick the blair witch project heather donaghue joshua leonard michael c williams books of shadows bw2 adam wingward simon barret you're next the guest

En estos tiempos donde las campañas virales ya son el pan nuestro de cada día, la campaña de The Blair Witch Project no tendría mayor importancia, pero en el año 1999 el fenómeno Internet aún no había llegado a tantas parte del mundo. Ese fue el terreno abonado para los directores Eduardo Sánchez y Daniel Myrick con su cinta de bajo presupuesto The Blair Witch Project: empapelaron universidades y ciudades con carteles denunciando la desaparición de Heather Donaghue, Joshua Leonard y Michael C. Williams, los rumores acerca de su paradero crecieron y, por ello, la cinta de terror psicológico se convirtió en un millonario fenómeno de masas.

Tras una secuela que fracasó injustamente en taquilla, Book Of Shadows: BW2, parecía que la leyenda de la bruja de Blair quedaría solo en el imaginario de los fans del género. Por ello, fue una agradable sorpresa cuando el dúo director/guionista Adam Wingward y Simon Barret, quien ya regalaron al público dos películas muy divertidas como You’re Next y The Guest, se encargaron de un reboot/secuela/remake de la Leyenda.

El resultado es irregular, más viniendo de dos autores que han sido capaces de tomar subgéneros como el Slasher, el Survival y los justicieros, y darles una vuelta para hacerlos aparecer como frescos y novedosos. Porque Blair Witch, malgasta parte de su metraje en una repetición paso por paso de la película de 1999, y esto plantea varias dudas: ¿Fue una decisión propia, ya que muchos de los espectadores no se habrían acercado al original? ¿Imposición de unos productores con incapacidad para arriesgar?

Allí donde Eduardo Sanchez y Daniel Myrick conseguían crear atmosfera con pocos elementos, ya que el presupuesto de la cinta era ridículo y se rodó en ocho días, Adam Wingward solo consigue despegarse del original en su último tercio, cuando la historia se vuelve angustiosa y terrorífica. Es en esta parte, muy lograda por lo demás, donde no repite esquemas sino que añade elementos novedosos a la mitología original, cuando Blair Witch muestra todo su potencial y hace plantearse al espectador cómo hubiera sido la película si desde el principio director y guionista hubieran tomado este camino.

Con buenos momentos, un final contundente y terrorífico, Blair Witch queda como una oportunidad desaprovechada. Y visto el malo resultado que ha tenido en taquilla, nos hace pensar que la buena bruja volverá a pasear sola por su bosque a la espera de que alguien se acuerde de ella.

Una pena.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Cine

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto