Chat

Contactos

Fotos

Guía

Festival de Cine Fantástico de Sitges: Días 7 y 8

¿Soy yo que estoy loca o es un espíritu? Si bebes no entres en cuevas desconocidas. El samurai pacifista. Hombres lobos ecologistas. Papa, quiero hacer películas raras como tú. Películas caseras y niños desaparecidos. Mama desaparece en un armario. El hombre que grababa sonidos. Jessica Biel corre tras el hombre alto. Cuando vienen monstruos del mar, más te vale tener una botella de ron a mano.

Francisco Javier • 12/10/2012

poster

festival de cine fantastico de sitges cine fantastico berberian sound studio the cave grabbers rurouni kenshin wolf children sinister the pact lovely molly the tall mall jessica biel brandon cronemberg antiviral

Si el resumen de los días 5 y 6 terminaba con el último proyecto de David Cronemberg, abrimos este resumen con la primera película de su hijo Brandon Cronemberg, Antiviral, que parte de una idea más o menos original: La gente quiere parecerse tanto a los famosos que paga lo que sea por tener contagiarse con los virus que han producido enfermedades a sus ídolos. Vale, el problema es que Brandon Cronemberg quiere ser tan raro o más que su padre, y lo único que consigue es que pensemos que aburre mucho.

Jessica Biel quiere alejarse de su imagen de niña mona, y por eso trabaja en el primer proyecto del director francés Pascal Laugier en Estados Unidos: The Tall Man. La actriz es una enfermera en un pueblo arruinado en medio de la nada, donde están desapareciendo niños por culpa de una leyenda llamada el hombre alto. Biel y Laugier ponen en marcha una historia que coge mucha velocidad al principio pero que va perdiendo interés según avanza el metraje.

Y por fin han llegado los fantasmas y las sombras que se mueven al festival. El primer pistoletazo lo tenemos con Lovely Molly, de Eduardo Sánchez: Molly es una mujer que tuvo un pasado con las drogas y que ahora se ha casado con su novio Tim, todo debería ir bien pero Molly empieza a pensar que hay un espíritu que le ronda… Y puede ser eso o que ha comenzado a consumir droga de nuevo. De factura discreta pero de buenos resultados, una película para ser vista y pensada.

Más efectiva, porque su terror tiene lugar en el interior de una casa a plena luz del día, es The Pact con la historia de una mujer buscando a su hermana mayor, desaparecida en el interior de la casa de su difunta madre. Fantasmas, revelaciones del pasado, ataques nocturnos, más extrañas desapariciones, muertes y unos cuantos sustos más que funcionales hacen de The Pact un buen producto.

Mezclando niños desaparecidos, extraños crímenes y películas caseras de contenido escabroso, Sinister es la primera aproximación del actor Ethan Hawke al cine de terror. Sinister apuesta por una historia apenas sin personajes, de contenido cada vez más oscuro y violento y con una resolución que dejará la boca abierta a los espectadores.

También con niños es Wolf Children, película japonesa de animación de Mamoru Hosoda autor con pocas películas en su filmografía pero con una serie de elementos recurrentes: Humor, sentimientos, la familia como centro de la existencia, preocupación por el medio ambiente y confianza en la humanidad. Aquí encontramos todos esos elementos en la que puede que sea su película más lograda con la hermosa historia de un niño y una niña, hijos de hombre lobo y humana, quienes deben elegir entre ser humanos o ser lobos.

Rurouni Kenshin es la otra película japonesa de esta ronda, adaptación de un manga y un anime del mismo título ambientado en el siglo XVIII nos cuenta la historia de Kenshin, un samurái que harto de tanta violencia decide hacerse con una katana sin filo y así no tener que matar a nadie. Por supuesto que los malos de la función intentaran hacerle cambiar de idea. A pesar de su larga duración, más de dos horas, no aburre en ningún momento con un cuento inofensivo en el que los buenos son muy buenos, y los malos terriblemente malos… Ahí, sin medias tintas.

Grabbers ha resultado ser una de las grandes decepciones del festival: Película irlandesa que cuenta la historia de una serie de monstruos que surgen del mar y se alimentan de la sangre de sus víctimas. Los únicos que se libran de los ataques son todos aquellos que han bebido tanto alcohol que infringen la ley. Y serán el policía del lugar, alcohólico impenitente, el que deberá mantenerse sobrio en medio de tanto borracho. Pero la película no tiene gracia, todos sus chistes ya son conocidos y además su historia acaba resultando terriblemente aburrida.

The Cave es un proyecto español, película de found footage, que cuenta la historia de tres hombres y dos mujeres que deciden irse de camping a un lugar ignoto. Entre comida y mucho alcohol descubren una cueva y sin pensárselo mucho se internan en su interior. Al final acaban perdiéndose, como está cantado, y seremos testigos de cómo hacen para intentar escapar. Como película no es nada del otro mundo, pero es un entretenimiento más que honesto.

Y terminamos esta penúltima ronda del festival de Sitges con una de sus rarezas: Berberian Sound Studio que nos cuenta como un técnico de sonido ingles es contratado para poner sol sonido a una sangrienta y ridícula película italiana. Como historia no hay mucho que contar, ya que acaba resultando un experimento visual y sonoro de su director; pero como retrospectiva, como falso documental de cómo se creaban los efectos de sonido en las películas de los años setenta en adelante, no tiene precio.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Cine

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto