Festival Fant 2017 (4ª Parte)

Locos por rodar Infección zombi y beber cerveza. Los que hicieron Cine Basura se lo pasaron muy bien, pero es un infierno para el espectador. Hospital repleto de tentáculos, difícil de guardar. Los rincones ocultos del Paraíso. The Evil Within: la obsesión de Andrew Getty. El hijo de Pierce Brosnan tiene nombre propio: Sean Brosnan.

Francisco Javier • 18/05/2017

poster - Foto: Uso permitido

cine fantástico festival fant bilbao sputnik asier abió infección zombi cine basura the phantom of the paradise brian de palma el retrato de dorian gay oscar wilde fausto el fantasma de la opera gastón leroux the void h p lovecraft my father die pierce brosnan sean brosnan the ewvil within andrew getty

Antes de darte cuenta, la semana del FANT ha terminado y debes hacer la maleta. Es momento de recordar las películas buenas, las malas, las reuniones cinéfilas y, sobre todo, la sensación de que el Festival crece año tras año y no tiene límites.

Pero antes de las (tristes) despedidas aún hay tiempo de correr entre las diferentes proyecciones a la búsqueda de más emociones. De correr, beber cerveza y emociones trata el divertidísimo documental Sputnik de Asier Abió, que nos cuenta la historia de Jacint, amante del cine cutre y gore, quien tras rodar un montón de cortos decide enfrentar su primer largo, Infección Zombi, y para ello recluta a cientos de vecinos de su pueblo Amporda quienes trabajarán gratis a cambio de comida y cerveza. Repleta de diversión, Sputnik es una historia de amor por el cine de terror y una lección de compañerismo y humanidad. Algo de esto ya podríamos haber encontrado en Cine Basura: la película que narra la historia de dos videobloggers obsesionados con el cine cutre que, tras verse atrapados en un vértice espacio temporal, entrarán en un universo alternativo donde zombis, macarras y robots tienen vida. Aburrida y caótica, da la sensación de que autores y protagonistas disfrutaron durante la escritura del “guion” y su rodaje, pero el espectador sufre de lo lindo hasta llegar al final. Una cosa es cine malo, otra cine basura.

Menos mal que tuvimos The Phantom Of The Paradise y The Void para olvidar (el) cine basura. La primera, cinta escrita y dirigida en 1974 por Brian de Palma, es un alucinante y alucinógeno viaje musical que mezcla con acierto El Retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde, la leyenda de Fausto y El Fantasma De La Ópera de Gaston Leroux. Brillante, hipnótica, hortera, elegante, repleta de grandes canciones y números musicales, The Phantom Of The Paradise es una joya para los cinéfilos. The Void, a su vez, es un nuevo intento de adaptar el universo del escritor H.P. Lovecraft al cine, a través de la historia de un grupo de personas atrapadas en un hospital rodeado por los miembros de una secta. Con un comienzo que engancha, la cinta pierde gas según avanza su metraje hasta un final muy satisfactorio. The Void no es mala, al contrario, pero su primera media hora es demasiado brillante respecto al resto de la historia.

Terminamos con las dos películas que más me gustaron del festival. Pierce Brosnan produce My Father Die, escrita y dirigida por su hijo Sean Brosnan; nos cuenta la historia de una guerra entre padre e hijo, una violenta historia de venganza que dejará muchos cadáveres por el camino. Su comienzo es como un puñetazo en el estómago, deja sin aliento, pero el miedo a que el ritmo decaiga se disipa cuando My Father Die se convierte en una escalada de violencia y muertes que, aunque su final sea predecible, deja con ganas de ver más cine de Sean Brosnan. Vamos ahora con The Evil Within, una cinta llamativa no solo por lo que cuenta sino por la historia de su rodaje: escrita y dirigida por Andrew Getty, millonario nieto de un magnate petrolero, el rodaje llevó más de 10 años en la casa de Getty mientras este y sus colaboradores realizaban de forma manual las complicadas secuencias oníricas. Un día, Andrew Getty apareció muerto debido a una sobredosis y, por años, el metraje quedó encerrado en un cajón. Por fortuna, sus colaboradores y actores decidieron montar la película y estrenarla. The Evil Within es una experiencia onírica, a veces apasionante y otras veces amateur, de la que es mejor no contar nada para que el espectador pueda disfrutarla u odiarla.

Una grandísima despedida para un fantástico festival.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Aviso legal | Privacidad | Publicidad | Ayuda y contacto

En Universo Gay utilizamos cookies propias y de terceros, que pueden ser desactivadas en la configuración de tu navegador, para personalizar tu experiencia en el sitio y mejorar nuestros servicios, contenidos y publicidad mediante el análisis de tus hábitos de navegación.