Chat

Contactos

Fotos

Guía

LesGaiCineMad 2018: cautivados con la personalidad de «Señorita María, la falda de la montaña»

Precedida por varios premios internacionales, «Señorita María, la falda de la montaña» (Rubén Mendoza, 2017, Colombia), llega a la sección de documentales de la 23ª edición de LesGaiCineMad para cautivarnos con su personalidad y fascinarnos con su manera de vivir en perfecta sintonía con la naturaleza.

Luis M. Álvarez • 10/11/2018

Señorita María, la falda de la montaña | Foto: Uso permitido

españa madrid colombia rubén mendoza maría luisa fuentes maría luisa fuentes burgos transgénero lesgaicinemad lesgaicinemad 2018

En la recta final de la 23ª edición de LesGaiCineMad me encamino a la Casa de América para la proyección de Señorita María, la falda de la montaña (Rubén Mendoza, 2017, Colombia), una de las películas que más me interesaban de la programación de este año. Alejado de urbes como Bucaramanga, Medellín o Bogotá, y muy cerca del Parque Nacional Natural El Cocuy, se encuentra el pequeño municipio de Boavita, un pueblo campesino, católico y conservador en cuyos alrededores vive, en una pequeña casa en la montaña, un peculiar y entrañable personaje que encierra tanta humanidad como esconde un complejo pasado. María Luisa Fuentes Burgos utilizaba pantalones para ir a la escuela, pero, a sus 45 años, ya no tiene miedo de nada ni a nadie y solo usa pantalones cuando se ve en esa necesidad, porque lo que le guste vestir son faldas dado que se siente toda una mujer.

La primera secuencia del documental de Mendoza aclara perfectamente que nos vamos a encontrar a un ser que pertenece a la naturaleza. A medida que llegamos a nuestro destino, el asfalto se va convirtiendo en gravilla y después en tierra. Como las ovejas y las vacas, la señorita María campa a sus anchas. Una mujer natural, pero también polivalente que tan pronto te parte la leña como te hace la comida, te ordeña las vacas o siembra el maíz, como te hace la colada o te organiza la casa. Todo ello sí, siempre en la indumentaria que le hace feliz, la que está asociada con el género con el que se identifica.

No deja de ser curioso que la señorita María sea tan conservadora como el entorno en el que ha crecido, siendo incluso una creyente ferviente. Pero este pequeño detalle es precisamente el que demuestra que es la más natural de los vecinos de Boavita, porque ante las burlas de las que es objeto, no se siente ofendida, porque a quienes ellos ofenden es al mismísimo Dios, que es quien la ha hecho tal y como es. Su ética es indiscutible, su lógica es aplastante, su espíritu inquebrantable, pero a pesar de su talante, la señorita María esconde secretos. No son secretos suyos, sino familiares, sobre cosas que no le contaron a ella directamente, pero que sabe que circulan de boca en boca y pueden haberse erigido en alguna verdad que le duele más que las burlas.

Independientemente de la fuerza del personaje y de la riqueza del relato que detrás de ella se esconde, un servidor no tendría problema en seguir viendo cómo realiza sus tareas cotidianas, más allá de esos 90 minutos que dura la película. Me cautiva la delicadeza con la que siembra maíz llevando las semillas en su bolsito de lana, me encanta cuando corre por el campo con sus terneros, me fascina hasta cuando está arando el campo con su azada vestida en su característica falda. No parece casual, ciertamente, que en ocasiones la naturaleza le regale una puesta de sol o un arco iris, porque la señorita María está en perfecta sintonía con su entorno, con la naturaleza, con Dios.

Comentarios

Relacionado con Madrid

Contactos en Madrid Chat Gay Madrid Chat Lesbianas Madrid Guía LGTBI de Madrid Noticias de España

También te puede interesar...

Más en Cine

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto