LesGaiCineMad: Mucha expectación pero poco donde rascar

Una vez superado el ecuador de esta edición ya podemos ir haciéndonos una idea de lo que la programación de este año está dando de sí. Un festival todavía necesario por su contenido social pero cuyas películas no son capaces de perdurar en la memoria del público.

Libertad Morán • 05/11/2009

jodiendawarrick2009lesgaicinemad

lesgaicinemad the world unseen and then came lola the big gay musical acción/reacción nu2 lesbos invaders from outer space pulsiones paco jodienda warrick

Hubo personas que abandonaron la sala durante toda la proyección de Champion (quizá el término LescineHot les sugería otra cosa), hubo otras que se quejaban de que los documentales se exhibían únicamente en sedes y horarios poco accesibles para quienes trabajan o en un bar de reducidas dimensiones poco apropiado para esta clase de eventos, las de más allá se quedaron si ver el film Dare antes de la gala inaugural justamente a causa de ésta (que esa es otra, ¿desde cuando se celebra una gala de inauguración cuando el festival lleva cinco días funcionando?). Sin embargo, pese a los fallos, lógicos en algunos casos, imperdonables en otros, la afluencia de público sigue siendo una constante dentro del festival. La gente quiere ver películas de temática LGTB, eso queda claro año tras año.

Harina de otro costal sería la programación cuya calidad no depende de los organizadores sino de lo que se cuece en el circuito internacional. Se intenta crear expectación alrededor de determinados títulos por su éxito en otros festivales ( Ander, Patrick 1.5, Eating out: all you can eat ) o por su potencial comercial ( The big gay musical o la ya mencionada Eating out: all you can eat. Pero algo sigue fallando. Salir de la sala y olvidarse de la historia que se acaba de ver se convierte en un acto automático.

The world unseen llamaba la atención por provenir del mismo equipo de I can't think straight. Y prometía por tocar un tema desconocido para muchos: las comunidades indias en la Sudáfrica del apartheid. En su primerísima escena ya recordaba a una película mítica en el imaginario colectivo lésbico: Tomates verdes fritos. Su desarrollo no estuvo mal aún sin tener claro si nos encontrábamos ante un drama o un melodrama. Pero su final, precipitado e inconcluso, borraba de un plumazo la posibilidad de estar ante un nuevo referente del cine lésbico.

Otro tanto se podría decir de And then came Lola que, bajo una premisa pretendidamente original y un referente tan obvio que hasta compartía el nombre de la protagonista (me refiero, claro está, a la alemana Corre, Lola, corre ), se hizo eterna y aburrida. Como cortometraje habría estado bien... y eso es lo mejor que se puede decir de ella.

Por el contrario The big gay musical dio exactamente lo que prometía: una comedieta simpática de chulazos anabolizados animada con números musicales que dejaban una familiar sensación de deja vú pero que cumplía con su cometido de sacar alguna que otra carcajada.

En el apartado de las sesiones de cortometrajes internacionales hay poco que destacar excepto Steam de Eldar Rapaport, ya mencionado en un artículo anterior. En cambio la sorpresa nos la llevamos en el apartado nacional con una variopinta selección de obras que nos hacen olvidar la ancestral ausencia de producción propia en anteriores festivales. Obras que, además, vienen con un gancho extra: la aparición de la mayoría de caras jóvenes, guapas y conocidas del panorama televisivo actual.

Acción/reacción no se podría considerar ni siquiera como de temática lésbica y su sorpresa final no llega a causar el impacto que pretende. Nu2 abusa demasiado de la historia dentro de la historia basada a su vez en la propia historia que acaba por resultar poco accesible. Lesbos invaders from outer space promete pero no da y su fanfarria queda vacía incluso antes de finalizar. En el lado positivo tendríamos a Pulsiones que basa su historia únicamente en el diálogo que mantienen sus dos protagonistas y que, pese a un final poco claro deja buen sabor de boca. Paco es una obra simpática enfocada a hacer reír y alegrarle la vista al espectador gracias a los paseos que se dan por sus fotogramas actores como Mario Casas, Iván Sánchez, Aitor Luna, Pablo Rivero o Fernando Andina.

Pero, sin duda, quien se lleva la palma en lo que a expectación se refiere es Fernando Gamero con su ubicua Jodienda Warrick. Durante los últimos meses hemos asistido a una exhaustiva campaña promocional on-line que la ha convertido en uno de los iconos de la temporada. ¿Y el resultado? Muy divertido pero deja la sensación de que se ha desaprovechado el tremendo potencial que tiene, sobre todo el de Roma Calderón interpretando a Madonna (totalmente imprescindibles todos esos vídeos "robados" que circulan por la red), aunque es más que probable que finalmente se alce con el premio del público.

Aún quedan cuatro días de festival y muchas películas por ver. ¿Conseguirán elevar el nivel de esta edición? El martes que viene tendremos la respuesta

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Cine

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto