Chat

Contactos

Fotos

Guía

#LesGaiCineMad2018: «Rafiki» y los peligros de un amor ingenuo convertido en víctima de la glocalización

Una de las películas más esperadas de la 23ª edición de LesGaiCineMad era la segunda película como directora de Wanuri Kahiru, «Rafiki» (2018, Francia, Holanda, Noruega, Alemania, Líbano, Sudáfrica & Kenia), que teniendo una espectacular proyección internacional era censurada en Kenia, donde las relaciones entre personas del mismo sexo siguen estando penadas or la ley.

Luis M. Álvarez • 12/11/2018

Rafiki | Foto: Uso permitido

españa madrid kenia wanuri kahiru lesgaicinemad lesgaicinemad2018

No he podido acudir a todas las sesiones que hubiera querido de la 23ª edición de LesGaiCineMad, pero había un título que no quería perderme bajo ningún concepto, Rafiki (Wanuri Kahiru, 2018, Francia, Holanda, Noruega, Alemania, Líbano, Sudáfrica & Kenia) no es solo el relato de un amor entre dos mujeres, sino una declaración de principios de cara a un país en que sigue en vigor una ley heredada del colonialismo británico que prohibe el «contacto carnal de cualquier persona contra el orden de la naturaleza».

De ahí que aunque haya conseguido el logro de ser la primera película producida por Kenia exhibida en el Festival de Cannes, fuera después censurada en su propio país, aunque posteriormente se levanta ese veto de manera temporal para que pudiera cumplir las condiciones para optar al Oscar a la mejor película extranjera, en lo que es una contradicción que explica perfectamente la glocalización que se palpa actualmente en Kenia.

A simple vista, Nairobi es como cualquier otra ciudad del mundo. Barrios de edificios altos, zonas residenciales, periferias deterioradas y, eso sí, muchas zonas verdes. Sus habitantes podrían pasar por los de cualquier otra urbe, tanto por su forma de vestir, como por la música que escuchan o hasta por sus principales inquietudes. Pero en este contexto tan global, conviven con las supervivencias culturales más locales, la religión más conservadora, la política más reaccionaria y la homofobia más radical. Nairobi es una urbe en la que se refleja perfectamente esa glocalización de la que hablan los antropólogos, que no la globalización.

Rafiki | Foto: Uso permitido

En este contexto, entre las hijas de dos candidatos políticos, Kena y Ziki, surge algo más que una mera amistad, tal y como sugiere su título. Kahiu no necesita ser explícita, una mirada, un gesto, un roce sirven para poner en un auténtico peligro a la pareja. Sin embargo, ambas escogen vivir su relación ajenas a las consecuencias de algo que ellas experimentan de una manera muy natural. Me resulta imposible no comparar el escándalo que supone un simple beso dentro de este relato y las secuencias de sexo explícito en las que se regodeaban las protagonistas de Las hijas del fuego (Albertina Carri, 2018, Argentina) o los de It is not the pornographer that is perverse… (Bruce La Bruce, 2018, Alemania & EE.UU.), manifiestos ambos que parecen más preocupados en provocar, sin conseguirlo, que en hacer llegar su mensaje, fracasando y resultando mucho menos convincentes y efectivos que la propuesta de Kahiu, que consigue más con mucho menos.

Comentarios

Relacionado con Madrid

Contactos en Madrid Chat Gay Madrid Chat Lesbianas Madrid Guía LGTBI de Madrid Noticias de España

También te puede interesar...

Más en Cine

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto