Chat

Contactos

Fotos

Guía

Presentación de El último justo, de Manuel Carballo

Referencias clásicas al cine de los cincuenta son las que se averiguan en El último justo, la ópera prima del joven Carballo. Un recomendable filme de intriga que conjuga religión y misterio en el México gris nunca conocido hasta ahora.

Rosi Legido • 28/02/2008

Diego Martín, Manuel Carballo, Antonio Dechent y Federico Luppi

diego martín federico luppi manuel carballo el último justo méxico galicia teo expediente x brian thompson antonio dechent aquñi no hay quien viva hermanos y detectives javier salmones el código da vinci pedro armendáriz jr ana claudia talancón goya toledo

Teo es un joven fotógrafo de guerra, cuando regresa a casa se ve implicado en un enigmático asesinato. Convertido en sospechoso por la policía, en realidad es objeto de dichos rituales. En su investigación averigua que todo guarda relación con la fecha de su nacimiento y una secta milenaria que cree que la salvación del mundo sólo es posible con el asesinato de los llamados Hombres Justos, Teo es uno de ellos.

Dirigida por Manuel Carballo y protagonizada por Diego Martín, Ana Claudia Talancón, Federico Luppi, Goya Toledo, Antonio Dechent, Briam Thomson y Pedro Armendáriz Jr, El último justo recuerda a aquellos filmes del expresionismo alemán, una tarea nada fácil cuando se graba en México, de naturaleza colorista. Cuenta Javier Salmones, su director de fotografía que para conseguir el efecto deseado se valieron de efectos de luces. “Documentándonos en al fotografía americana de esos grandes maestros que configuraron la estética del la fotografía del cine actual, trabajamos con una paleta de colores y determinados tipos de iluminación. Antes en el cine se pintaban sombras, nosotros las hemos pintado con luz”.

De ella se ha dicho que tiene que ver con El Código Da Vinci, algo que su director desmiente ya que se escribió varios años antes. Además se inspira en las películas de los cincuenta, con esa estética del claroscuro, la misma oscuridad de sus personajes y sus conflictos.

El joven Manuel Carballo se estrena como director con el filme pero demuestra su experiencia en equipos de cámara. La amistad entre el cineasta y Salmones de anteriores trabajos juntos, queda patente en la ópera prima del realizador. “La película tiene elementos como el hombre acosado, la mujer fatal, el crimen, el amor, la traición… con la única salvedad de que en las historias clásicas negras casi todos los personajes actúan por codicia y aquí es el fanatismo” señala.

Entre haciendas de azúcar y casas señoriales, El último justo se ha grabado íntegramente en la ciudad de México. “Esos lugares de potencia plástica y ambiental, de población fantasma… hacían que uno se sintiera en una dimensión no común. Trabajar en esas casas señoriales era como estar en otro siglo”, comenta el actor argentino. La gótica Galicia era el primer lugar pensado para la grabación de la película pero El último justo, coproducción hispano mexicana finalmente se realizó en México D.F. “Suponía un reto que superamos porque es un país de colores saturados y pintores muralistas que tenía poco que ver en la esencia original del filme pero la evolución es muy interesante” comenta Javier Salmones.

Hasta ahora Diego Martín nos tenía acostumbrados a verle, principalmente, en la pequeña pantalla en series como Aquí no hay quien viva, Policías o Hermanos y detectives; en El último justo demuestra tener recursos suficientes para repetir en proyectos semejantes. Tímido y risueño asegura haber disfrutado trabajando con Carballo y actores a los que admira. “Ha sido un lujo hacer esta película. No puedo nada más que decir cosas buenas. Carballo me decía que no sabía dirigir actores y yo le decía, no, eres un cabrón que sabes mucho más de lo que dices”. Con su personaje se ha sentido cómodo. “Me gustaba la línea que seguía el personaje. El destino de un personaje que es un cobarde y es obligado a convertirse en un valiente, me parecía muy atractivo”. Par algun@s lo atractivo del filme es realmente Martín, con escenas en las que más de un@ sucumbirá a sus encantos.

Junto a él trabaja también el sevillano Antonio Dechent, uno de los rostros más conocidos del cine español. Su personaje es el de un inspector de policía campechano que cree que Leo es culpable y no objeto de una secta. “Gracias a Dios yo no me he enterado de nada, ni de las sectas ni de que consiste la película. Interpreto de una manera coloquial y mi personaje no se entera de nada, y ahora tampoco yo, con lo cual he hecho una película intimista- bromea- cuando la vea sabré de qué va”. Como Martín, destaca las virtudes del director. “Me citó en un restaurante, le gusta el tequila y el grupo Salvaje y dije, ya está, uno de los nuestros, está el trabajo hecho. Me demostró que no es un repelente niño Vicente. No me he dado cuenta de que sea su primera película, es como si llevara toda su vida haciendo esto”.

Sin duda uno de los nombres indiscutibles del mundo interpretativo de Argentina es el de Federico Luppi. Cuenta con una reconocida trayectoria actoral a uno y otro lado del Atlántico. Como buen argentino, cuando Luppi habla, se hace el silencio. Encandila con sus palabras y frases de filósofo que todo lo que dice suena inteligente. Su personaje es el del Hombre del puzle, quien lleva la batuta en esta orquesta de religiosos convertidos en asesinos. "Pese al esoterismo del relato, el filme tiene un profundo realismo porque, al igual que en esta historia, en la vida real siempre hay alguien en las altas esferas del poder que nos impone cambios en nuestra vida sin que sepamos por qué" comenta. Todo un veterano en este mundillo, asegura que “soy simplista y me dejo llevar mucho, pero Manuel me dijo pocas cosas y fabulosas. Una vez, en la que yo estaba ya caracterizado como el personaje me dijo, tienes una distinguida perversión y pensé, éste es el personaje, joder qué bien”.

Definir un filme como El último justo resulta complicado. La historia conjuga elementos de esoterismo, con trama y suspense. Un thriller con ingredientes religiosos y legendarios. “Nunca entendí por qué se dice drama, comedia, sátira, tragedia… eso de definir los géneros, porque me he aburrido de ver dramas que te hacen reír y comedias de una tristeza infinita” asegura Luppi. Se trata de u na aproximación al género de misterio con un guiño "jocoso" como define su director, que pasa por referencias a otras películas afines y, especialmente, por la incorporación al elenco del actor Brian Thompson, habitual de la serie Expediente X, de la que Carballo se declara incondicional.

Nada en el filme es enrevesado, no como esas historias que distraen al espectador o requieren de una lógica matemática, aquí todo puede ser real y el espectador se identifica así con Teo.

México D.F, ciudad hostil y complicada, donde la violencia está a la orden del día; quizás el escenario idóneo para que el filme denuncie las guerras y los asesinatos en nombre de la fe. Una de esas películas que, además de entretener, invitan a la reflexión sobre determinados comportamientos ilógicos del hombre.

Comentarios

Relacionado con México

Contactos en México Chat Gay México Chat Lesbianas México Guía LGTBI de México Noticias de México

También te puede interesar...

Más en Cine

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto