Chat

Contactos

Fotos

Guía

Que Lando Calrissian sea pansexual en «Han Solo» abre el debate de la representación LGBT en el cine comercial

Uno de los guionistas de «Han Solo» asegura que Lando Calrrisian es pansexual en la próxima película de Star wars, lo que no parece convencer a muchos activistas, cansados de que se utilice la representación LGBT en el cine comercial como gancho publicitario, pero que no termine de materializarse en las películas.

Luis M. Álvarez • 20/05/2018

Que Lando Calrissian sea pansexual en «Han Solo» abre el debate de la representación LGBT en el cine comercial | Foto: Youtube

marvel walt disney pansexual bisexual homosexual gay inclusión rian johnson mark hamill ron howard jonathan kasdan lawrence kasdan gareth edwards harrison ford alden ehrenreich billy dee williams donald glover megan farokhmanesh tessa thompson taika waititi danai gurira florence kasumba ryan coogler gal gadot pattu jenkins bill condon david yates j.k. rowling dean israelite becky g justin lin roland emmerich brent spiner tim miller ryan reynolds laura dern chirrut îmwe baze malbus george lucas

En los últimos años, grandes productoras como Marvel y Walt Disney se han convertido en aliados del colectivo LGBT a la hora de defender sus derechos frente a leyes estadounidenses, pero a pesar de que reiteradamente aluden a la orientación sexual de los personajes de algunas de sus producciones, lo cierto es que fracasan a la hora de materializar sus promesas de inclusión en la gran pantalla. Poco vimos de la prometida relación gay entre Finn (John Boyega) y Poe (Oscar Isaac) en Star Wars: Episodio VIII - Los últimos Jedi (Star wars: Episode VIII - The last Jedi, Rian Johnson, 2917, EE.UU.), como tampoco se profundiza en la sexualidad de Luke Skywalker por mucho que Mark Hamill afirmara que podría ser perfectamente gay, así como nada indica realmente que Amilyn Holdo (Laura Dern) sea lesbiana o bisexual, más allá del hecho de su muerte prematura, pero más allá de la posibilidad de que la pareja formada por Chirrut Îmwe y Baze Malbus sea ciertamente la primera relación homosexual del universo creado por George Lucas en Rogue One: una historia de star wars (Rogue one, Gareth Edwards, 2016, EE.UU.), por lo que pocas expectativas hay de que vayan a ir un poco más lejos en la actualidad, por mucho que adelanten que Lando Calrissian es pansexual en Han Solo: una historia de star wars (Solo: a star wars story, Ron Howard, 2018, EE.UU.), por mucho que lo haya confirmado uno de sus guionistas.

«Yo diría que sí», reconoce en una entrevista este jueves, Jonathan Kasdan, hijo de Lawrence Kasdan, guionista de la trilogía original de Star Wars, junto al que es autor del guion del segundo spin off de la saga galáctica, que se centra en las primeras aventuras del entrañable personaje interpretado originalmente por Harrison Ford, aquí en la piel de Alden Ehrenreich, confirmando de esta manera que Lando Calrrisian, interpretado por Billy Dee Williams en El imperio contraataca (The empire strikes back, Irving Kerschner, 1980, EE.UU.) y en El retorno del Jedi (The return of the Jedi, Richard Marquand, 1983, EE.UU.) y por Donald Glover en Han Solo, es pansexual. «Hay una fluidez en la sexualidad de Donald y Billy Dee (…). Me hubiera encantado haber conseguido un personaje más explícitamente LGBT en esta película. Creo que es hora, sin duda, de eso, y me encanta la fluidez, una especie del espectro de la sexualidad al que Donald apela y de la que forman parte los androides», confirma el guionista, desvelando que por muy buenas intenciones que tenga, la inclusión no va a pasar más allá de las habituales sugerencias, bromas y guiños que podremos confirmar este viernes, 25 de mayo, fecha prevista para su estreno mundial.

«La afirmación de que Lando es pansexual, porque parece estar interesado en un androide femenino, es una oportunidad de representación pobre que todavía logra reforzar las relaciones heterosexuales por defecto (…). La afirmación de Kasdan de que Lando 'no establece reglas duras y rápidas... es divertido' entra dentro de una larga y perjudicial tradición de combinar la pansexualidad con la promiscuidad. Abrazar la atracción sexual hacia quien sea que atraiga su interés no se trata de ser alguien que rompe las reglas. Representarlo como tal es una perezosa caricatura para el pensamiento "salvaje y libre"», asegura Megan Farokhmanesh de The Verge, en lo que parece ser un punto de vista que está calando entre activistas que lamentan que que los blockbusters utilicen la representación de personajes LGBT en la gran pantalla como un mero reclamo publicitario.

La secuencia eliminada que confirmaba que Valkyrie (Tessa Thompson) es bisexual en Thor: Ragnarok (Taika Waititi, 2017, EE.UU.); el inexistente coqueteo adelantado entre los personajes de Danai Gurira y Florence Kasumba en Black Panther (Ryan Coogler, 2018, EE.UU.); la falsa ilusión de que las interacciones entre personas del mismo sexo eran una cuestión de rutina en Themiskyra según confirma Gal Gadot no llega a mostrarse en Wonder Woman (Patty Jenkins, 2017, Hong Kong, China & EE.UU.); el propio director de La Bella y la Bestia (Beauty and the Beast, Bill Condon, 2017, EE.UU.) se retractaba después de adelantar que Gaston era homosexual; o hasta parece ser que Albus Dumbledore no será todavía homosexual en Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald (Fantastic beasts: The crimes of Grindelwald, David Yates, 2018, Reino Unido & EE.UU.) a pesar de que J.K. Rowling lo habría sacado oficialmente del armario; son algunos de los títulos que han especulado con la orientación de algunos de sus personajes durante las campañas de promoción, para quedar luego en meras sugerencias o guiños en la película terminada.

En este sentido, aunque breves, mucho más celebradas han sido las inclusiones ofrecidas en títulos como Power Rangers (Dean Israelite, 2017, Japón, Canadá, México, Nueva Zelanda, Hong Kong & EE.UU.) —en la que el personaje interpretado por Becky G enfatiza verbalmente su orientación sexual —, Star Trek: Más allá (Star Trek: Beyond, Justin Lin, 2016, Jong Kong, China & EE.UU.) — mostrando una interacción familiar entre una pareja del mismo sexo —, Independence day: Contraataque ( Independence day: Resurgence, Roland Emmerich, 2016, EE.UU.) —sacando del armario verbal y visualmente al científico interpretado por Brent Spiner— o Deadpool (Tim Miller, 2016, EE.UU.) y Deadpool 2 (David Leitch, 2018, EE.UU.), en las que además de múltiples bromas homoeróticas, también incluye una breve sugerencia de sexo anal por parte de su Ryan Reynolds en la primera y una pareja del mismo sexo en su secuela.

Es posible que el cine mainstream no haya tomado nota todavía del ejemplo de producciones independientes mucho más modestas, como Verdad o reto, #SexPact (Blockers, Kay Cannon, 2018, EE.UU.), Feliz día de tu muerte (Happy death day, Chsitopher Landon, 2017, EE.UU.) o Con amor, Simon (Love, Simon, Greg Berlanti, 2018, EE.UU.), pero que siendo inclusivas en mayor o menor medida han conseguido recaudaciones inesperadas en los Estados Unidos, más allá de los logros internacionales de obras como Thelma (Joachim Trier, 2017, Noruega, Francia, Dinamarca & Suecia), Lady Bird (Greta Gerwig, 2017, EE.UU.), Call me by your name (Luca Guadagnino, 2017, Italia, Brasil, Francia & EE.UU.), La forma del agua (The shape of water, Guillermo del Toro, 2017, EE.UU.), 120 pulsaciones por minuto (120 battements par minute, Robin Campillo, 2017, Francia), Tres anuncios en las afueras (Three billboards outside Ebbing, Missouri, Martin McDonagh, 2017, Reino Unido & EE.UU.) o Una mujer fantástica (Sebastián Lelio, 2017, Chile, Alemania, España & EE.UU.).

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Cine

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto