¿Cómo se llama mi novio?

Querida Diossa: Te escribo apesadumbrado y desolado, a la par que inquieto y rutilante, por un tema que me desconcierta y aterra. Hace dos semanas que estoy saliendo con un chico, estoy totalmente enamorado y feliz, siento mariposas en el estómago cada vez que estoy con él. Y mi chico también me quiere mucho, somos una pareja ideal y, aunque aún es pronto, ya estamos pensando en un futuro juntos e incluso en casarnos. Todo esto sería perfecto si no fuera porque... ¡no me acuerdo de su nombre! Nos conocimos en una discoteca y estábamos un poco bebidos (sobre todo yo), luego nos enrollamos, y cuando me desperté a su lado a la mañana siguiente no fui capaz de recordar su nombre. A partir de entonces siempre le llamo "cari", "churri", "cielo" y cosas similares, pero me da miedo que descubra que no sé su nombre, tal vez se podría enfadar. Pensé mirar en su cartera, a ver si encontraba su DNI, pero es imposible: siempre la lleva en el pantalón y cuando vamos a dormir la deja en la mesilla de noche, junto a él. ¡Y sólo faltaría que me pillara hurgando en su cartera!

Didí Escobart • 25/11/2008

Cama gay (Foto: Flickr / Isa Costa)

diossa novio memoria alcohol churri

Querido apesadumbrado, desolado, inquieto y rutilante amigo:

De antemano te digo que me sorprende sobremanera tu animadversión hacia la cartera de tu novio. ¡Lo primero que tiene que hacer una persona es espiar la cartera de su pareja! Una cartera es una fuente de información inagotable. Además, así podrás "tomar prestado" algo de efectivo, que siempre viene bien. Piénsalo, todas las parejas se inmiscuyen en lo más privado de su media naranja, incluyendo su cartera (¡cosas más íntimas haréis en la cama!, ¿no?). Además, trastear –recíprocamente- la billetera es una muestra de confianza que va más allá del mero intercambio de cepillo de dientes. Y cuando digo la cartera me refiero también a su diario y a su correo electrónico.

Pero si tanto miedo te da echar un vistazo a su DNI, pánfila, entonces te daré otra idea. Se trata de lo siguiente: cada noche, cuando durmáis, emula estar teniendo un sueño erótico, muy húmedo, y comienza a susurrar en voz lo suficientemente alta como para despertarlo. Gime, suspira y exclama cosas como "¡Oh, sí! ¡Que bien me lo haces... Aarón!". Si tu novio no se llama Aarón entonces te despertará, o quizá espere al día siguiente, pero seguro que te preguntará quién es ese tal Aarón con el que soñabas. Al día siguiente repite lo mismo, pero diciendo Abel, y si obtienes igual resultado, al tercer día di Abelardo... y así hasta que llegues a Zacarías, Zenón, Zoilo... Probablemente, con un poco de suerte, tu novio se llamará Antonio, o Carlos, o quizá Felipe, y no tendrás que llegar a la Z. Lo importante es que habrá una noche en que, finalmente, pronunciarás su nombre, y él, sin lugar a dudas, estará encantado de que sueñes con él, y así te lo hará saber.

De esta sencilla manera podrás averiguar el nombre de tu prometido, sin pasar la vergüenza de quedar como una cerda borracha desmemoriada impresentable, que no es otra cosa que lo que eres, apesadumbrado, desolado, inquieto y rutilante internauta (aunque lo que sí que quedarás es como una zorra ninfómana... ¡que seguro que también lo eres!).

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Didí Escobart

Didí Escobart comenzó su carrera profesional como artista multimedia en 1991, de la mano de Alaska. Colabora en diversos medios de comunicación y ha publicado varios libros. Forma parte del dúo escénico Diossa & Malyzzia, posee una sólida trayectoria como actriz y publica sus divagaciones en la Bitácora de la Perfecta Petarda.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto