Dos deportistas belgas denuncian miedo, acoso y amenazas homofóbicas por parte de Rusia

Dos atletas belgas, Jorik Hendrickx y Kim Meylemans, denuncian haber tenido problemas con los rusos debido a su orientación sexual, el primero cuando compite en Sochi, a pesar de no haber salido todavía del armario en aquel momento, y la segunda sin haber llegado a competir nunca en Rusia debido a su orientación sexual, lo que le ha llevado a ser víctima de amenazas y acoso homofóbico por parte de los rusos.

Luis M. Álvarez • 16/02/2018

Dos deportistas belgas denuncian miedo, acoso y amenazas por ser homosexuales por parte de Rusia - Foto: Youtube

corea del sur pyeongchang juegos olímpicos de invierno pyeongchang 2018 kim meylemans jorik hendrickx homofobia amenazas acoso acoso homofóbico

El patinador artístico belga, Jorik Hendrickx, no tiene problemas hoy en día con su orientación sexual, pero reconoce haber sentido miedo cuando compite en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi debido a la persecución de las personas homosexuales en Rusia. Asimismo, la corredora de skeleton, Kim Meylemans, igualmente belga, asegura haber sido víctima de amenazas y acoso homofóbico por parte de los rusos en los últimos años, a pesar de que nunca ha llegado a competir en el país gobernado por Vladimir Putin.

«Recuerdo evitar preguntas sobre los derechos de los homosexuales en Rusia. No porque estuviera avergonzado, simplemente no estaba listo. Ahora estoy totalmente bien y feliz con la persona que soy», declara Jorik Hendrickx, de 25 años de edad, pero que no había salido todavía del armario cuando compite en los Juegos Olímpicos de Sochi, en 2014, cuando queda 16ª en la general de patinaje artístico masculino. Los derechos del colectivo LGBT era uno de los debates habituales en Sochi, un año después de que entrara en vigor la Ley contra la propaganda homosexual.

Al contrario, hoy en día afirma comprender la importancia de hablar en público de su orientación sexual de la misma manera que otras personas le proporcionaron a él mismo la fuerza para hacer pública su homosexualidad. «Sigue siendo un tabú. Debería estar disponible para discusión a un público más amplio y espero inspirar a una generación más joven a sentirse más cómoda con la orientación sexual de alguien (…). No hay diferencia en ser un atleta homosexual o heterosexual. La orientación sexual es irrelevante. Creo que no debería importar cuál sea tu orientación sexual porque el deporte debería ser sobre la ejecución y los resultados. Mi orientación sexual no me hace más especial que cualquier otro atleta olímpico. Somos una gran familia feliz», declara el deportista olímpico en una rueda de prensa en PyenChang a principios de esta misma semana.

Sin embargo, para Kim Meylemans, cuya especialidad es el skeleton, éstas son sus primera olimpiadas, pero ya era abiertamente lesbiana cuando decide unirse al boicot de la Copa del Mundo que se celebraba igualmente en Sochi, siendo su principal motivo que en ese momento Rusia estaba acusada de un escándalo de dopaje que lleva a la Fundación Internacional Bobsleigh y Skeleton a celebrar la Copa del Mundo en otro lugar. Como consecuencia de su decisión, Meylemans denuncia haber sido víctima de amenazas y acoso homofóbico. «Es bueno que no vengas a Sochi, porque la homosexualidad es como el cáncer y estás enferma», asegura que le llegaron a decir, «si hay una Copa del Mundo el año que viene, no iré», afirma categóricamente, tirando de sarcasmo para aclara «lo fan de ese país que soy». Los corredores de skeleton rusos han sido expulsados de la especialidad en los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Aviso legal | Privacidad | Publicidad | Ayuda y contacto

En Universo Gay utilizamos cookies propias y de terceros, que pueden ser desactivadas en la configuración de tu navegador, para personalizar tu experiencia en el sitio y mejorar nuestros servicios, contenidos y publicidad mediante el análisis de tus hábitos de navegación.