Ángel Cívico: "Estamos en una sociedad en la que se nos impone constantemente un cómo deberíamos ser"

Ángel Cívico es el realizador del cortometraje 'Anestesia', que trata acerca de la importancia de valorarse y quererse a uno mismo, de llegar a conocerse para poder ser feliz, y de lo erróneo de buscar esa autoestima y aprecio en desconocidos.

Ariel Alan • 10/07/2015

ángel cívico | Foto: Uso permitido

ángel cívico muestra de videoarte lgtb orgullo lgtb

¿Qué ocurre cuando se termina una relación depareja? El temido duelo. Y duelo es dolor, algo que cada uno lo vive de distinta manera. Ahora bien ¿Cómo se transita y se supera, si es que se puede, ese camino? En algunos casos, se anestesia. Y de ello precísamente habla el cortometraje de Ángel Cívico, 'Anestesia'.

El corto muestra la historia de Juan, un joven al que le “rompen” el corazón tras haber encontrado a su novio Cristian en la cama con otro chico. Ese hecho le impacta mucho y cae en una ligera depresión, al comprobar cómo su ideal del amor romántico ha quedado hecho pedazos. Una noche, animado por su amigo Carlos, decide acudir a una fiesta en la que, como manera de apaciguar su dolor, comienza a beber y acaba acostándose con un individuo ‘random’ llamado Guillermo. Ese hecho aumenta ligeramente su autoestima y anestesia el dolor de su pecho, por lo que empieza a buscarlo, pero ante la imposibilidad de encontrarle, enfoca sus energías en repetir esa experiencia con quien sea, sin importar si le gusta o no esa persona, lo único importante es anestesiar su dolor.

Universo Gay dialogó con el autor y director del cortometraje, Ángel Cívico, quien lo presentó recientemente en la Muestra de VideoArte LGTB (VideoPride) "Cultura Difractada" que se realizó en el marco del festival cultural del Orgullo LGTB: "La Culta".

"Anestesia" está protagonizado por el propio Cívico, quien personifica a Juan, junto a Ezequel Soriano (Cristian), Borja Subirat (Carlos) y Sara García (Sara).

-¿Fue a partir de una experiencia personal que decidiste contar esta historia?

Lo cierto es que el corto tiene un punto autobiográfico, pero en realidad cualquier obra bebe de las experiencias y pensamientos del autor, eso los hace personales. Los hechos como tal no sucedieron, pero sí que hubo una etapa en mi vida en la que las circunstancias fueron similares. Y en verdad mucha gente que ha visto el corto me ha contado que ha estado o está en esa situación, no es algo tan aislado, quizá porque estamos en una sociedad en la que se nos impone constantemente un cómo deberíamos ser. Y la distancia entre los ideales y la realidad nos lleva a sentirnos mal con nosotros mismos por no alcanzarlos.

- ¿Cómo se te ocurrió el título de "Anestesia" para definir este estado del personaje?

Es el segundo título que me vino a la mente en cuanto tuve la idea para este corto. Creo que es el estado en el que se siente el personaje, está dolido, está mal, está destrozado, y busca algo que aplaque el dolor, algo que le haga olvidar durante unos minutos que le han dejado, que le han roto el corazón, que le han hecho sentir que no vale nada. Una anestesia.

- ¿Esta forma de pasar el dolor, mediante la promiscuidad, también puede llegar a tener como consecuencia daños físicos y psíquicos, depende de la persona?

No se trata de promiscuidad. En ningún momento es mi intención criticar el sexo ni nada similar, sino la razón por la que se tiene. Defiendo y defenderé siempre que cada uno se acueste con quien quiera, ya sea su pareja, un rollo, o un desconocido de una noche, el caso es que el protagonista del corto no quiere acostarse con ellos, es la diferencia, no busca el placer, sino la anestesia.

Respecto a daños físicos, espero que no, yo siempre abogo por el sexo seguro, y alzo la voz para que todo el mundo que tenga relaciones sexuales use preservativo y los métodos necesarios para evitar las ITS. Sobre daños psicológicos... son sobre todo para el autoestima. El protagonista del corto busca tener sexo con cualquiera porque su autoestima está tan mal que necesita sentirse un poco valorado, y al hacerlo con alguien se siente valorado, el problema es que la otra persona sólo lo va a querer para tener sexo, y ya está, porque a eso es a lo que se está exponiendo y ofreciendo. En definitiva, va a salir más dañado.

- ¿Cuándo y cómo es que uno se da cuenta de que lo principal es valorarse y quererse para que lo hagan con uno?

Es ciertamente difícil, y tampoco puedo hablar por el resto del mundo, pero creo que este tipo de hábitos ('Hábitos' fue el primer título que se me ocurrió, en referencia a la canción que suena en el corto 'Habits' de Tove Lo) terminan derivando en una espiral en la que empiezas a arrastrar a tus amigos y a los que te rodean, y al final estos son los que te harán ver la luz. Lo principal es valorarse a uno mismo, hacer las cosas que a uno le hagan sentir bien y entonces ya estará preparado para disfrutar de sí mismo y de los demás. Repito, si uno está con el corazón roto, y decide tener sexo por placer: ¡adelante! El sexo es genial, siempre y cuando se haga por placer y no por autoestima.

- ¿Decirlo y escucharlo parece fácil, pero cómo se logra ese proceso, sin anestesiarlo?

Creo que es un proceso que dura siempre, hay que saber priorizar ante todo, y tenerse a sí mismo, a los amigos y a la familia en lo alto de la lista. No soy nadie para aconsejar ni para decir qué hay que hacer, yo solo puedo recomendar que cada uno haga lo que le hace feliz y ya está (siempre respetando a los demás claro).

-¿Cómo fue el desarrollo y la filmación del cortometraje? ¿Alguna anécdota que puedas compartir?

Fueron cuatro días de rodaje, el doble que mi anterior corto 'The Key', y además en este incorporo diálogo lo que hizo todo mucho más complejo. Tengo la suerte de contar con mi asistente de producción, Sara García, con la que también trabajé en The Key y es muy sencillo trabajar con ella porque hace que todo salga casi a la primera. Mis cortos no hubiesen sido posibles sin su ayuda. Incluso la escena de sexo que tengo con el personaje Guillermo fue como la seda gracias a ella, y eso que no podíamos parar de reirnos por la vergüenza que nos daba a los tres estar en esa habitación fingiendo el otro chico y yo que estábamos teniendo sexo cuando ni siquiera nos quitamos los pantalones. Lamentablemente hubo escenas que no pudimos meter por falta de tiempo, el final era más largo y extenso, pero tuvimos que recortar a la hora de editar.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Entrevistas

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto