Chat

Contactos

Fotos

Guía

Entrevista a Antonio de la Fuente Arjona, escritor

En alguien tan polifacético como él que es actor, escritor y presentador, no es de extrañar que disfrute tanto de la literatura como para dedicarse también a ella, ahora de manera profesional. Una relación sentimental y un viaje a México le sirvieron como fruto de inspiración en su novela Palabra de Caín, un relato para un lector intelectual que gusta de textos cuidados, de ésos que invitan a la reflexión

Rosi Legido • 22/01/2008

Antonio de la Fuente Arjona

antonio de l fuente arjona palabra de caín yo soy bea cuéntame

- ¿Cuándo decides iniciarte en la disciplina de la escritura?

Mi vida siempre ha sido, y me temo que sigue siendo, bastante improvisada y creo que nunca he tenido una vocación clara, ni como actor ni como escritor. Bien es cierto que ya desde la adolescencia escribía y hasta gané algún premio en el instituto. Lo que quiero decir es que no fue una decisión consciente, fue algo que surgió, simplemente, extrañamente, digamos que un día me di cuenta que lo que escribía había ganado un peso, un valor inesperado.

- De personalidad polifacética, escritor, actor de anuncios, cine, televisión… podemos, lo mismo, leerte que verte en Cuéntame, Yo soy Bea o anunciando zumos en la televisión. ¿Cómo se compaginan tantas tareas?

Digamos que mi profesión, lo que siempre me ha dado de comer, es ser actor y como actor profesional que soy estoy donde me llaman/contratan, desde una película a un anuncio pasando por otras tantas cosas curiosas como maestro de ceremonias en un circo o presentador de noticias en un canal temático digital. Para escribir no necesito un lugar especial, escribo igual estando de gira que mientras espero en mi camerino para rodar.

- Narrativa, teatro, literatura infantil… has tocado todos esos géneros pero ¿con cuál te sientes más cómodo y por qué?

Cada uno tiene su atractivo y su dificultad. El teatro se puede decir que es lo que he mamado desde que empecé a moverme como actor y cuando me planteo escribir algo para teatro me vienen antes las imágenes que las palabras, veo a los personajes moverse por el escenario y a partir de ahí surgen los diálogos, casi sin esfuerzo. El escribir para niños y jóvenes comenzó a partir del encargo de una editorial. Yo ya había ideado espectáculos para niños hace años, cuando tenía productora teatral propia, pero fue con esta colección de libros cuando formulé una teoría sobre el teatro como herramienta en la educación. En cuanto a la narrativa, la novela o el relato me dan una libertad estilística y argumental que asusta un poco pero disfruto muchísimo del resultado sorpresa. Por ejemplo, todavía me pasa cuando releo Palabras de Caín, que me pregunto a veces: ¿yo he sido capaz de escribir eso?

- ¿Y qué público lector prefieres?

Prefiero un lector y público activo, consciente de lo que lee, con un paladar acostumbrado a diferentes sabores. Un lector permeable, dispuesto a mojarse. Me da igual mayores o niños.

- Tu última novela es Palabra de Caín, ¿cómo la describirías?

Es una historia de amor, sin duda. Pero también es la historia de una obsesión. Desde la actualidad rebato un mito antiguo, Caín y Abel visto desde otro punto de vista: ¿Caín realmente mató o amó? Después claro, está el lenguaje y el mundo fascinante de las palabras. Este libro también es un juego, un juego con truco quizás, donde se cuestiona constantemente el sentido real de las palabras: cuando alguien dice “Te quiero” ¿sabe realmente lo que está diciendo, lo que eso significa?

- Suena realmente interesante pero ¿Qué te llevó a escribir esa historia?

Casi todo la que escribo tiene algo que ver con lo que vivo. Esa base física, puramente práctica, es un terreno tremendamente fértil para crear, ya sea escribir o actuar. ¿Qué autor no usa algo de su cosecha?, lo importante y difícil es trascender de lo personal a lo universal. En este caso fue una relación sentimental y un viaje a México lo que inspiraron Palabra de Caín.

- Dices que no es un libro fácil, por el estilo y el lenguaje. ¿Por qué te decantas por ese estilo?

No me decanto por un estilo determinado, no es algo buscado, me gusta pensar que cada historia exige una manera de contarla. Quizá es un vicio adquirido por mi faceta actoral donde cada personaje demanda una interpretación distinta, honesta con la vida que pretendes representar.

- ¿A quién te diriges con él?, ¿eres uno de esos escritores que escribe para sí mismo o para los demás? porque quizás el estilo difícil se aleja de lo comercial.

¿Qué es eso de escribir para los demás, quienes son “los demás”? Quien dice escribir para los demás ni es sincero consigo mismo ni juega limpio con los lectores, sería como un político que busca el beneplácito de una mayoría obviando toda singularidad. Como actor tengo experiencia en esto de enfrentarme diariamente a la opinión del público y muchas veces donde unos abominan otros te felicitan y entonces con qué te quedas… ¡pues con ninguno de los dos! Reconozco que no hay nada como una gran ovación al final de una función pero no se puede salir a escena buscándola. Tengo claro que Palabra de Caín no es un libro comercial pero tampoco elitista, es un libro que gustará a una gran minoría, es el libro que a mí me gustaría leer.

- ¿Cómo ves el panorama literario actual?

El metro es un buen lugar para tomar el pulso literario de una ciudad y en Madrid desde luego la gente sigue leyendo lo mismo que hace años y años, los best-seller de turno, los antiguos, los de toda la vida, y los que ahora intentan imitarlos. Pero por otro lado las librerías están llenas de buenos libros que muy pocos se atreven a catar.

- Entonces ¿resulta fácil en los tiempos actuales publicar una novela?

Publicar no es nada fácil y menos aún que después se conozca esa obra publicada. Las editoriales pequeñas o alternativas tienen verdaderas dificultades para que sus libros se exhiban en las estanterías de las librerías o se publiquen en las reseñas de periódicos o revistas, que existan vamos, visibilidad al fin y al cabo.

- Y con tantas profesiones, Antonio, ¿cuáles son tus próximos trabajos?

Como actor tengo varios proyectos, uno de teatro y otro de cine, y no digo más que se gafan. Como autor en enero del 2008 presentaré en Madrid un libro de teatro, El diálogo de la agonía, que también se editó a finales del 2007, casi coincidiendo con la aparición de Palabra de Caín. Y también tengo pendiente terminar de escribir otro libro de teatro para niños.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Entrevistas

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto