Chat

Contactos

Fotos

Guía

Manuel Vignau: "Poder casarte con la persona que amas modifica la construcción de un ser humano"

El actor argentino Manuel Vignau participa en tres de las producciones del director de culto de cine gay Marco Berger. En diálogo con Universo Gay, brinda detalles sobre sus trabajos y proyectos.

Ariel Alan • 24/06/2014

Hawaii-manuel vignau | Foto: uso permitido

manuel vignau marco berger lucas ferraro tensión sexual

Manuel Vignau es un actor argentino que ha participado en tres de los proyectos del realizador Marco Berger, quien, como hemos comentado en este sitio, se especializa en contar historias de amores y desamores gays que coinciden en logradas escenas de tensión sexual. En el cortometraje "Ultima voluntad", y en las cintas "Plan B" y "Hawaii" ha participado Vignau, por lo que se suele decir que cuando esto ocurre, es un actor “fetiche”. Al respecto, comentó a Universo Gay: “No me considero un actor fetiche, porque para mí fetiche tiene que ver con el culto hacia algo o alguien. Creo que el haber trabajado varias veces juntos, y seguramente lo volvamos a hacer en el ámbito del cine o en otro, se debe a tener una sintonía parecida para el trabajo, se limita a eso.

-¿Cómo se dio esta relación laboral y cómo ves la evolución de sus trabajos desde aquel primer cortometraje hasta su última realización?

Por causalidad, a través de mi amigo y actor Lucas Ferraro (“Última voluntad”, “Plan B”) que me recomendó para el corto, y fue nuestro primer encuentro con Marco.

- ¿En cuanto a los rodajes, qué recuerdas de “Ultima voluntad” y “Plan B”?

Es difícil destacar un momento, fueron trabajos y jornadas de mucho esfuerzo, suma concentración, participación e involucramiento en cada detalle

-En “Hawaii” se explota al máximo la tensión sexual característica de Berger ¿Desde lo actoral, cómo fue la preparación que ambos tuvieron para crear ese ambiente, esos silencios incómodos y las situaciones de tensión y nervios?

La base de la situación la cuentan los cuerpos, y las situaciones las trabajamos una por una, después de entender la totalidad de la historia y el recorrido del personaje. La “tensión” es cine, en el sentido del recurso, del artificio.

-¿Cuáles han sido las reacciones del público que has tenido por tus películas, ya que pueden causar mucha identificación en la gente?

Tuvo y tiene una gran recepción. Creo que puede causar identificación en una parte de la gente, en otras personas no. Creo que el arte no está vinculado a que te identifiques con la historia o con algún personaje. “Tierra y libertad”, por poner un ejemplo, no tiene nada que ver con mi biografía social, pero comparto cosas esenciales de esa historia, tiene que ver con mi memoria genética.

-Una de las características de estas realizaciones es que los personajes no son afeminados, como suele pasar en ocasiones en films y series que incluyen el tema gay ¿Qué puedes contarnos al respecto?

No, no lo son. Lo afeminado o masculinizado no solo tiene que ver con la forma, tiene que ver con lo interno también. A lo “afeminado” se lo liga con lo débil, tiene muchas veces un sentido peyorativo. No lo comparto. En todo lo fuerte hay líneas débiles, en todo lo débil las hay fuertes.

-¿Cómo los trabajas y construyes a estos personajes desde lo actoral?

Construyo desde el sentido que para mí tiene lo que “sucede” en el vínculo, lo externo deviene de eso.

-¿Piensas que la visión y aceptación ha cambiado a partir de la promulgación de la Ley de Matrimonio Igualitario en Argentina y en otros países?

Si cambió. Lo noto día a día. La política cambia la vida de los hombres, para bien o para mal. Poder casarte con la persona que amas no es política de maquillaje, modifica sustancialmente la construcción de un ser humano y la convivencia social. Argentina es un ejemplo en derechos sociales hoy en el mundo, más allá que haya muchas otras cosas, vitales en algunos casos, en donde el avance debe profundizarse.

-¿Qué planes y proyectos tienes que puedas contarnos y adelantarnos?

Este año filmamos “La niña de tacones amarillos”, ópera prima de Luján Loioco. Esperamos además el estreno de “Hawaii”, y de “Delta”, una experiencia que no sé si tiene antecedentes por el formato de realización: con siete directores, siete planos secuencias, filmado en cuatro días, una locura absoluta… Por otro lado, estamos haciendo “La sala Roja” en teatro en Buenos Aires, que tiene que ver con el mundo de la educación en la instancia de los jardines de infantes. Una comedia corrosiva de Victoria Hladilo, que además dirige y actúa. Y por estos días empiezo a ensayar otra obra volviendo al rol de la dirección, que cada vez me fascina más. Además de dar talleres de teatro, donde investigamos algunos principios de la actuación desde la creación de materiales, para mí, el mayor lugar de aprendizaje.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Entrevistas

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto