Chat

Contactos

Fotos

Guía

Roberto F. Canuto: "El cine es el patrimonio cultural de nuestro país"

El español Roberto F. Canuto y el chino Xu Xiaoxi son realizadores que han unido sus estilos y visiones del arte para realizar producciones como "Desire Street" y "Ni Jing: No Robarás”. En diálogo con Universo Gay, nos brindan opiniones sobre temas como las cultura y la diversidad en ambos países.

Ariel Alan • 20/08/2014

Roberto Fernández Canuto | Foto: uso permitido

roberto fernández canuto xu xiaoxi

El español Roberto F. Canuto y el chino Xu Xiaoxi han unido y fusionado sus estilos, sus culturas y su formación en proyectos en común. El resultado es la productora “Almost Red Productions”, y han realizado trabajos como "Desire Street" y "Ni Jing: No Robarás”, presentados y premiados en diversos festivales internacionales. En diálogo con Universo Gay, ambos nos dan su visión sobre el arte que realizan.

Roberto F. Canuto es natural de Gijón (Asturias), director y guionista, y está afincado en China desde el 2011. Licenciado en Comunicación Audiovisual - Imagen y Sonido en la Universidad Complutense de Madrid y con un Master en Dirección de Cine en la NYFA de los estudios “Universal” de Los Ángeles. Se dio a conocer con su cortometraje “Toto Forever” en 2010, considerado ya un clásico del cine gay después de muchas selecciones en festivales internacionales y de su temática Yaoi, siendo una “Cult Movie” en algunos círculos. Su primer largometraje es “Desire Street”. En China rueda “Ni Jing: No Robarás”, que ha tenido una gran aceptación recibiendo premios y reconocimientos allí donde se ha estrenado. Habitual colaborador con el chino Xu Xiaoxi, juntos forman un tándem único y una de las escasas colaboraciones de directores Chinos y Europeos que han tenido repercusión y continuidad. Por su parte, Xu Xiaoxi, también director y guionista, se graduó en Bellas Artes en la Nelson Mandela Metropolitan University de Sudáfrica y con un Master en Dirección de Cine en la NYFA de los estudios Universal en Hollywood. Ha dirigido el corto experimental “The Fluxus of ID - Tributo a Maya Deren” y el largometraje "Desire Street", además de otros cortometrajes de ficción. Es uno de los primeros directores chinos en tener una exhibición monográfica en el Museo de Arte Contemporaneo A4 de Chengdu y ha recibido numerosos premios en festivales internacionales.

Roberto F. Canuto

¿Cómo y cuándo decidió radicarse en China?

A principios del 2011, justo al terminal la post-producción de “Desire Street” en Los Ángeles, decidí regresar a España y registrar una productora audiovisual en Asturias, pero la situación que me encontré no era muy alentadora. Estábamos en los momentos más álgidos de la crisis. Fue entonces cuando Xiaoxi me comentó la posibilidad de fundar la productora en China. Desde el regreso a su país había tenido muchas ofertas para hacer trabajos de publicidad, y juntos podríamos sacar adelante la compañía allí, así que decidí trasladarme a China e iniciar esta aventura, que de momento está dando excelentes resultados. De ahí que dejáramos por algún tiempo la promoción de “Desire Street” para centrarnos en los trámites y hacer que “Almost Red Productions” sea una realidad. Ahora estamos retomando la promoción de la película en festivales. El aspecto más duro de estar en China es el estar alejado de mi familia. De todos modos tengo pensado regresar algún día para trabajar en España o al menos compaginar mi trabajo en China con coproducciones entre los dos países.

¿Qué diferencias o similitudes ha encontrado en lo cultural con respecto a España?

Aunque la sociedad China no es tan distinta a la española como pudiera parecer, al compartir valores como la familia y el estilo de vida (especialmente en Chengdu, que es una sociedad distinta a la de Pekín, por ejemplo), si nos centramos en los aspectos culturales las diferencias son enormes. En los últimos años, con el desarrollo económico, la sociedad China se ha transformado para convertirse al capitalismo extremo, y eso se ha trasladado también a todo lo relacionado con lo cultural. En general, no se valoran aspectos artísticos de las producciones, sino solamente y exclusivamente su posible beneficio económico. Esto empobrece mucho el resultado de la mayor parte de las obras, en cualquier arte. Solo hay que ver la cartelera China y las películas que se han producido en los últimos meses, que están batiendo records de recaudación, pero que dejan mucho que desear desde todos aspectos creativos. En España ha sucedido casi lo contrario, al tener una industria en los años 80 muy dependiente de ayudas estatales, se ha relajado en cierta medida la cercanía con el público. En los últimos años creo que todo está cambiando. Me parece muy necesaria la defensa y la subvención de obras artísticas por parte del Estado, porque el cine no debe ser sólo entretenimiento, sino que es también el patrimonio cultural de nuestro país. Por otro lado se debe encontrar un balance entre lo artístico y lo comercial. Debe haber de todo. Así que, si hablamos de diferencias entre la industria cultural china y española, creo que no hay punto de comparación.

¿Cómo surgió la idea de “Desire Street” y qué reacciones ha tenido a partir de sus proyecciones?

Inicialmente tanto Xiaoxi como yo estábamos preparando dos cortometrajes para la graduación del Master de Dirección en la “New York Film Academy” de Los Ángeles. Ya habíamos trabajado juntos en los guiones de “Toto Forever” y “Mei Mei”, así que también empezamos a desarrollar estos nuevos proyectos en equipo, y enseguida nos dimos cuenta de que los personajes pertenecían al mismo universo. En ambos casos estábamos explorando situaciones extremas en las que la influencia religiosa o familiar conduce a una represión sexual. En ese momento decidimos unir las dos historias e integrarlas, incluyendo el personaje del hijo, Andrea, de la tercera historia, que trata de huir de ese entorno familiar para vivir su idilio amoroso con un chico. El proceso de producción fue complejo y, una vez finalizado el Master, seguimos con la post-producción hasta completar la película con la música de Andrea Centazzo.

Las reacciones han sido excelentes. Promocionamos la película en varios festivales en 2011, antes de viajar a China y obtuvimos muy buenas reacciones, incluyendo el premio especial del jurado en el festival “Mix México” en su estreno. Recientemente hemos re-iniciado la promoción y nos acaban de galardonar con el premio a Mejor Largometraje en el “Festival De Cine Asturiano 2014”. En el estreno en China en el Museo de Arte Contemporáneo A4 estábamos expectantes porque la temática que trata “Desire Street” no suele ser habitual en las salas chinas, pero las reacciones han sido increíbles. El público está disfrutando de la historia y se han sorprendido por las situaciones extremas a las que se ven expuestos los personajes. Entienden la ironía y el humor sarcástico de las situaciones. Estamos muy contentos y esperamos seguir promocionando la película allá donde podamos.

-¿Qué puede adelantarnos sobre su próximo proyecto?

Estamos trabajando con el guión y esperamos empezar la producción en Octubre o Noviembre este 2014. Queremos rodar en un pueblo de China, en el que representaremos a una minoría étnica que preserva tradiciones inusuales y que entra en conflicto con la cultura China y el capitalismo de hoy en día. Va a tener momentos sorprendentes, mezclando aspectos basados en la realidad con otros ficticios. Creo que va a ser un proyecto muy interesante, pero es aún un poco pronto para hablar de él. Esperamos poder presentarlo pronto.

- ¿Tiene pensado realizar alguna presentación en España?

Desire Street se ha presentado en el Festival de Cine Asturiano en Junio y podrá verse en las proyecciones que el festival está organizando el 13 de Septiembre en Gijón. Al igual que “Ni Jing: No Robarás”, que ya se había presentado en España en el FICXIXON, Festival Internacional de Cine De Gijón 2013, y que ha obtenido en el Festival de Cine Asturiano el premio a Mejor Actriz para Sherry Xia Ruihong y el segundo premio a Mejor Cortometraje. También ha estado nominado su actor principal. Además esperamos tener la oportunidad de presentar las dos películas en diferentes eventos en varios lugares en España.

Respecto al nuevo cortometraje, esperamos que tenga una gran aceptación en festivales y presentarlo en España muy pronto, pero eso no depende de nosotros. Vamos a cruzar los dedos para que tenga mucho éxito.

- ¿El tema de la aceptación de la diversidad, lo ve diferente en España, Estados Unidos y en China?

Muy diferente, tanto la aceptación social de la diversidad como la protección oficial. En España estamos a la vanguardia en todos los aspectos. Creo que en los últimos años, y sobre todo con las nuevas generaciones, se ha llegado a niveles de relativa “normalidad” en el sentido de que se trata la diversidad con naturalidad. Creo que se han alcanzado buenos niveles de protección e igualdad a niveles de protección social, con leyes que ayudan a la igualdad de derechos. Hay que seguir luchando por la total igualdad en todos los aspectos, pero en España podemos estar orgullosos de la evolución positiva de la sociedad en este aspecto.

Estados Unidos está avanzando, pero está aún a años luz de la sociedad española. Es una sociedad muy atrasada en estos temas y, aunque en algunos Estados ya se están aprobando leyes que ayudan a la igualdad de derechos y al respeto por la Diversidad, la sociedad discrimina las minorías y termina por crear guetos como es el caso del distrito de “West Hollywood” en Los Ángeles. Recuerdo, recién llegado a la ciudad, hacer el típico recorrido por la ciudad en un autobús turístico. El guía, al pasar por West Hollywood, hizo referencia al tipo de gente que vivía en ese distrito y advirtió al público de que no se escandalizara si veían a parejas homosexuales cogidas de la mano. En ese momento pasamos al lado una pareja de chicos paseando por la acera y los flashes de las cámaras empezaron a dispararse en todo el autobús. Fue una situación patética.

Respecto a China, es un poco lo contrario que en Estados Unidos, porque la sociedad parece aceptar la Diversidad con cierta naturalidad, quizás porque las influencias religiosas son escasas en el país. Sin embargo sigue siendo un tema tabú y las minorías no tienen protección jurídica. En general parece ser que cada cual vive como quiere, pero si se es distinto al resto es mejor no hacer mucho ruido.

Xu Xiaoxi

- ¿Al conocer y trabajar con Roberto, qué diferencias o similitudes ha encontrado en lo cultural y con respecto a su trabajo con un director español?

El trabajar con alguien como Roberto, con una cultura muy distinta a la mía, estimula la creatividad por el contraste de ideas y propuestas. La mayor diferencia que encuentro entre trabajar con él o con otros compañeros en China es la “pasión” que muestra en los proyectos y el hecho de que el uso de la creatividad no tiene límites para él. Creo que en general la creación en España es mucho más valorada que en China, pues me da la impresión de que allí se valoran los aspectos artísticos mucho más, y no solamente los económicos. Estamos hablando de dos países con una historia y una cultura milenaria, China debería centrarse más en preservar sus valores artísticos y culturales, y no supeditarlo todo a la economía.

-¿Conoce el cine español? ¿Qué le parece?

Conozco muchos artistas españoles, principalmente pintores, porque inicialmente me especialicé en pintura y obtuve una licenciatura en Bellas Artes en la Universidad Nelson Mandela de Sudáfrica. Admiro el trabajo de artistas muy diversos como Goya, Velázquez, Miró o Picasso. Conozco parte del cine español y me gusta especialmente Luis Buñuel (sus trabajos en España son los mejores), Victor Erice (que es un genio) y Pedro Almodóvar, que es muy apreciado en China, aunque sus películas no se hayan estrenado oficialmente. Es un gran director y un referente en el cine contemporáneo.

Hay algo muy especial en el trabajo de muchos directores españoles, que creo representa la esencia del arte español, guiados por la creatividad y la pasión, sin poner límites… y también en muchos casos con gran sentido del humor. He visto otras películas que me parecen realmente interesantes y espero algún día poder trabajar en España y colaborar con alguno de esos actores y profesionales tan estupendos a los que realmente admiro.

- Ha pasado ya un tiempo desde el rodaje de “Ni Jing: No Robarás”, ¿cómo ve ahora esa película?

El rodaje de “Ni Jing: No Robarás” fue muy especial. Ha sido mi primer trabajo en China después de mi estancia en Los Ángeles y el colaborar con un grupo de personas sin demasiada experiencia, pero con mucho interés en hacer un buen trabajo, y combinar mis experiencias en América con la cultura local, ha hecho posible crear un cortometraje muy diferente al tipo de cine que se hace normalmente aquí, pero preservando valores locales que lo hacen reconocible para el público local. Las reacciones aquí han sido estupendas y cada proyección termina con gran interés por parte de los espectadores por conocer detalles de la historia y el proceso de creación.

El rodaje fue muy complicado, al no tener demasiados recursos económicos, compensados por la dedicación de todo el equipo. Estoy muy satisfecho con el resultado y me ha abierto las puertas de la producción narrativa en China. Por supuesto, nunca se está del todo satisfecho y me gustaría cambiar cosas, pero visto con la distancia del paso del tiempo estoy muy contento. Desde que regresé a China me he centrado más a la publicidad para que la productora saliera adelante, pero gracias a “Ni Jing: No Robarás”, he conocido a mucha gente que se ha interesado por las obras de ficción y me ha hecho propuestas, por lo que espero ir abriéndome camino en este ámbito, que es el que realmente me interesa.

-¿En cuanto al tema de la aceptación de la diversidad, lo ve diferente en su país con respecto a España?

El tema de las minorías y la diversidad no se habla con claridad en China. Hay una aceptación implícita, pero se prefiere ignorar el tema. Ahora mismo China está muy abierta a la evolución. Está recibiendo muchas influencias al llegar muchas series de televisión y producciones con temática LGBT. La gente se interesa por esos temas y los acepta en mayor medida que hace una década. También recibe influencias de Japón, sobre todo las generaciones más jóvenes, que están acostumbradas a leer comics Yaoi, que se centran en el amor entre chicos. En realidad se acepta la situación siempre que no se haga obvia, pero no hay ningún tipo de protección oficial. Creo que en España se tratan estos temas con más naturalidad y se trata con gran respeto a las minorías, muy al contrario que en Estados Unidos, que se ven como casos excepcionales y raros. Creo que en España hay un gran respeto y es un ejemplo a seguir, aunque seguro que queda camino por recorrer hasta alcanzar la completa igualdad.

El aspecto más importante en China es la familia, que es muy tradicional. Creo que se puede aceptar la diversidad, pero al tratar temas como el matrimonio, va a ser muy difícil de aceptar el incorporar parejas homosexuales. También es muy importante el tema de la descendencia. Al tener la política del hijo único, todas las parejas reciben presiones familiares para tener descendencia, sino son mal vistas por la sociedad. Esto dos aspectos son un obstáculo para las parejas homosexuales y su aceptación.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Entrevistas

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto