Chat

Contactos

Fotos

Guía

Mayoría homofóbica

Hace un año por estas fechas, un grupo de personas anónimas indignadas con la situación de las personas LGTBI en Rusia decidimos poner en marcha una iniciativa a través de las redes sociales. Representantes de partidos mayoritarios como el PSOE e IU y menos mayoritarios como Equo o ISI fueron fundamentales en la organización de todo aquello y en el éxito conseguido. Un año después, el Congreso ha aprobado por práctica unanimidad bajarse los pantalones ante Putin.

Mario Erre • 04/08/2014

Cominicado Rusia 2013 | Foto: Uso permitido

rusia putin pp psoe iu upyd equo zapatero lgtbi isi inés sabanés

Hace un año por estas fechas, un grupo de personas anónimas indignadas con la situación de las personas LGTBI en Rusia, con las leyes “anti-propaganda gay” y demás inventos de ese señor de aspecto tan afeminado llamado Putin y que preside la segunda potencia armamentística del planeta gracias a un sonoro pucherazo, decidimos poner en marcha una iniciativa a través de las redes sociales, que, como suele suceder, se nos fue de las manos desde el minuto uno. De repente nos encontramos con miles de personas que se adherían a la concentración que habíamos convocado frente a la embajada de Rusia en Madrid, por lo que decidimos pedir ayuda a organizaciones sociales y políticas que entendíamos que podían comulgar con la causa.

Me voy a a ahorrar las críticas y las citas a organizaciones que pasaron olímpicamente e incluso se rieron de nosotros y, a posteriori, tras el éxito de la convocatoria, se dedicaron a lloriquear por los medios y las redes sociales diciendo que habían sido excluídas y me voy a centrar en las que desde el primer momento nos apoyaron y pusieron todos los medios a su alcance a disposición del evento.

Representantes de partidos mayoritarios como el PSOE e IU y menos mayoritarios como Equo o ISI fueron fundamentales en la organización de todo aquello y en el éxito conseguido para que nada menos que una mañana de jueves en agosto centenares de personas nos reuniéramos frente a la legación rusa y le entregáramos una carta al mismísimo embajador en persona, acompañados de figura políticas como Inés Sabanés o Juan López de Uralde y activistas de siempre como Boti, Toni Poveda o Shangay Lily.

Todo aquello fue muy épico y muy bonito pero ahora vamos a los hechos. Y los hechos son que un año después, la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso ha aprobado por mayoría bajarse los pantalones (y nunca mejor dicho) ante Putin y aceptar sus condiciones para que sean las parejas españolas exclusivamente heterosexuales las que puedan adoptar niños rusos, dejando bien clarito que, en caso de fallecimiento de los padres adoptantes el niño adoptado sea devuelto al orfanato ruso a seguir pasando hambre y destrozarle aún más la vida, no vaya a ser que caiga en manos de un degenerado homosexual o demoníaca lesbiana, que, por esas cosas de la vida pudiera terminar haciéndose cargo de él por ser pariente cercano del adoptante fallecido.

¡Qué vergüenza y qué asco! ¿Y quiénes han avalado este disparate? TODOS los partidos del arco parlamentario: PP y CiU (como era de esperar) y PSOE por acción votando a favor, y todos los demás, incluyendo a Izquierda Unida y UPyD, por omisión absteniéndose. Lo de UPyD y la abstención en leyes anti LGTBI ya es un clásico (lo hicieron ya en el parlamento Europeo) pero lo de IU es más inexplicable, quizás no hayan querido ofender a la madre Rusia, tierra de Lenin y Stalin y que durante tantos años acogió a La Pasionaria. Vaya usted a saber.

Así que ya vemos por donde respira cada uno: por el dinero antes que por las convicciones. Y que no vengan diciendo que es porque “se trataba de salvar al menos a los menores adoptados por parejas hetero” porque NO cuela: Señores del PSOE e IU sus votos son vergonzosos, y más sabiendo que con la mayoría absolutista del partido de la Gürtel la ley habría salido adelante igual y ustedes, votando en contra, al menos hubieran sido coherentes con lo que de ustedes se esperaba con un simple y simbólico voto de protesta que en nada hubiera variado el resultado final. Es cierto que los grandes avances en materia LGTBI vinieron de la mano de Zapatero, pero lo que está quedando claro es que se lo debemos exclusivamente a Zapatero, y no a su partido, o lo que queda de él. Y desde luego, el maniquí que han puesto al frente del partido está demostrando ser justo eso: un maniquí. Luego no se sorprendan en las noches electorales.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Mario Erre

Mario Erre, gallego-argentino-madrileño de 41 años, residente en Chueca desde que Chueca comenzaba a serlo, por lo que ha visto y oído de todo, y que en sus ratos libres trabaja como entrenador personal para sobrevivir en la jungla capitalista y salvaje en la que se ha convertido este nuestro viejo y maltratado planeta.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Errando

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto