Noche de sexo con un chapero

Me miré en el espejo, tenía la barba de dos días, la que no molesta para los besos, salvo los que se puedan dar entre las nalgas. Ayer cumplí los treinta y ocho, y la verdad es que aparento bastantes menos, si no fuera porque de vez en cuando me tengo que quitar alguna cana.

Besametonto • 07/02/2013

Rentboy España

rentboy españa besametonto

Para celebrar mi cumpeaños monté una fiesta estupenda en un local de Madrid, reuní a mis amigos, mis conocidos, chicos guapos, algún que otro modelo y unos cuantos actores porno. Nos reímos, bebimos, bailamos hasta que me di cuenta, que me había quedado sólo. Volví a casa entre el cansancio que provoca poner tu mejor sonrisa, y las ganas de haber vuelto abrazado por alguien. Miré mi agenda, pero no eran horas para molestar a nadie. Me acosté recordando que al menos me quedaba el consuelo de que al día siguiente había quedado en llamar a David porque llegaba a la ciudad por la tarde. David me contestó a la primera, “Acabo de llegar, si me prestas tu ducha, voy para tu casa directamente”. Le prestaba mi ducha, mis toallas, mis sabanas, y el hueco que dejaba esta estúpida soledad. Cuando David llegaba a casa, no había eco en las paredes, su bronceado contrastaba con los muebles blancos, sus ojos azules eran las ventanas que me faltaban en mi apartamento del centro, sus músculos y su energía de los veinticinco años eran lo que a veces deseaba para mí. Bueno, había un pequeño detalle. El dinero que dejaba en la mesilla. Pero no es más que eso. Una anécdota.

Cuando David entró por la puerta, le abracé, le di el beso que deseaba darle, como si fuéramos amantes, como si lo hubiera estado esperando desde hacía un mes. Dejó su maleta junto a la puerta y de una bolsa me sacó un regalo. “Feliz cumpleaños”. De todas las felicitaciones, era la suya la que menos me esperaba, abrí el paquete y me encontré con una caja de chocolatinas de Armani Dolce. “Como se nota que has estado trabajando en Milán…”. Nos acercamos lo labios, sin pestañear hasta que su mirada se volvió tórrida hasta acabar en un mordisco. “Vaya, vienes con ganas he…”. Le empecé a desnudar, cada vez estaba más fibrado, con una espalda para abrazar toda una noche, perfectamente vestido, perfectamente desnudo, con un miembro que no necesitaba de mucho para levantarse hasta el techo. Mientras entró a la ducha, (la ducha de antes siempre debe de ser privada), me relajé un momento, me di cuenta que en una fracción de segundos junto a él, se habían esfumado las sombras. Que importa entonces los pequeños detalles o la anécdota.

No le dio tiempo a secarse para tirarse encima de mí, arrancarme los calzoncillos, y comerme las nalgas, cada bocado que le daba era una subida de adrenalina que luego suavizaba con la saliva de su lengua. Me dominaba para excitarme, intentando inmovilizarme los brazos mientras su cabeza bajaba entre mis piernas. Sabía que entre más me retuviera, más fuerte sería mi respuesta, entre más le consintiera, más me consentiría. Sabía exactamente en qué momento, me levantaría, le daría la vuelta contra la pared y me lo follaría…

Pasaron dos o tres horas, a veces no llevo la cuenta… “¿Te llamo un Taxi o te quedas a dormir?”, se sorprendió un poco, pero me contestó que prefería irse al hotel a dejar sus cosas. Cuando cerró la puerta, me tumbé en la cama, miré la mesita de noche y ahí estaba, el dinero que me había ganado. Si, tal vez, me acueste sólo, pero al menos, no soy yo el que pago por compañía*.

*La edad del cliente y el chapero se puede alterar al gusto del lector. Es un error hacer estereotipos, del tipo, chico, joven, gay, se acuesta con macho, maduro por dinero. Hay de todo, y para todos los gustos… Sino, entra en Rentboy.com/es y lo comprobarás.

Besametonto

Puedes seguir Rentboy España en Facebook o Twitter

Y el blog de Rentboy en Español donde puedes encontrar más relatos, actualidad y chulazos: blog.rentboy.es

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Besametonto

Dicen que no se sabe de donde salí. Aparecí en una fiesta de Madrid y decidí agotar hasta el último aliento disfrutando de la noche. Desafortunado en el rostro y agradecido en el miembro, he sacado partido de lo que esconden los demás, empeñándome siempre en que mis miserias formaran parte del show. Dicen algunos, que han pagado por mis favores, otros dirán que les he escrito un poema, que canto, que actúo, que tengo una web donde lo enseño todo y que incluso una vez me vieron con tacones. No es fácil etiquetarme, cada día que me levanto lleva consigo su propia fecha de caducidad. Para saber más de mi personaje, visita www.besametonto.net.

Comentarios

Relacionado con España

Contactos en España Chat Gay España Chat Lesbianas España Guía Gay de España Noticias de España

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto