Ariel Capone y su maleficio

Ariel Capone no es solamente un chico morboso, sexy, sensual y simpático. Tiene, sobre todo, mucho talento artístico, mucha creatividad, mucho ingenio, y los pies muy bien puestos en la tierra. Aquí su entrevista.

Eduardo García • 23/05/2013

Ariel Capone y su maleficio

ariel capone escritor teatro el maleficio de la duda guionista argentino novelas relatos

1-¿Cómo es eso de que eres un poco de aquí y un poco de allá? ¿Argentino o español, cómo te sientes tú?

Español, claro. Mi madre es madrileña y yo vine de Buenos Aires cuando tenía diez años. Tengo muchos recueros de Argentina, eso sí, porque conservo recuerdos de mi vida incluso de cuando estaba en la cuna. Crecí con una familia de inmigrantes (la de mi madre) que añoraba España como el paraíso perdido que habían tenido que dejar. Mi abuelo estaba enamorado de Sara Montiel.

2-¿Fernando o Ariel, cuál es al final tu nombre artístico?

Me llamo Fernando Ariel Caponi Baides. Recuperar la “e” al final de mi apellido para firmar mis novelas y mis obras de teatro fue una decisión que tomé hace tiempo. Mi tatarabuelo era un Capone que, por un error en el pasaporte, al llegar a Buenos Aires desde Italia, le cambiaron el apellido. Soy Fer para los amigos. Y soy Ariel para los que me conocen por mis novelas.

3-¡Joder! Eres escritor, haces y escribes teatro. Háblame un poco de tu vida como bloggero, escritor de novelas, relatos y de guiones para teatro. Inicios en este mundillo, novelas publicadas, obras de teatro que han visto la luz.

El blog lo tengo un poco dejado, la verdad. Hay épocas en las que me da el subidón de escritor y lo retomo. Cuando las cosas salen bien, cuando publicas y sales en los medios es fácil venirte arriba y adoptar el papel de “escritor”. En mi caso necesito de ese plus de energía para creerme lo que hago y volverme más productivo. Pero desgraciadamente hoy en día ser escritor supone también estar dándole el coñazo a editoriales y productoras de teatro para nada, tener en la recámara una novela o dos escrita desde hace tres años que no puedes publicar, y eso me mina bastante el ánimo. El mercado de la novela está fatal. Publicar hasta hace un par de años era posible, ahora te miran todo con lupa. No apuestan por la calidad, solo rigen las normas marketinianas. Es comprensible porque no hay un duro. La burbuja literaria ha estallado y es verdad que hasta hace poco se publicaba mucha mierda. Personalmente, he estado escribiendo este último año mucho teatro. Por lo menos son proyectos que salen adelante, que en pocas semanas ves montados. Que se realizan. Que se pagan. No esperes sacar un duro con tus novelas a no ser que seas de ese diez por ciento de escritores que en este país viven de lo que escriben. Este último año he estrenado obras de teatro en Madrid, en Miami, en México, en La Coruña y en Buenos Aires.

4-¿Te sientes más cómodo escribiendo teatro o novelas?

Puedo escribir una obra cortita para microteatro en una tarde o una obra larga en un mes. Una novela te lleva un par de años de trabajo y luego empieza la odisea de intentar publicarla en una editorial decente. No hay nada como sacar un libro, esa es mi mayor satisfacción. Pero ver representada una historia que todavía tienes fresca en la cabeza es una pasada. Me gustan ambos géneros, pero si tuviera que elegir uno del cual vivir, sería de la novela. El viaje a la hora de escribir un libro es maravilloso, y nunca sabes donde te puede llevar.

5-Así que ganaste el premio del teatro breve de la Sociedad Cervantina. ¿Cómo fue la experiencia?

Fue una obra corta que todavía no hemos representado basada en un relato de mi primer libro que edité cuando todavía era un crío y que amadrinó Carmen Romero, la esposa de Felipe Gonzalez entonces. Recibí el premio de manos de Luis Ansón y he de reconocer que me puse un poco nervioso, con lo suelto que soy yo en este tipo de actos (risas).

6-¿Qué significado tiene para ti cada una de tus novelas y cómo las definirías a cada una?

ROSA DE LOS VIENTOS fue mi primer libro de relatos al más puro estilo “imito a García Márquez porque es mi autor favorito”. No pasa nada por imitar a tu ídolo. Isabel Allende lleva haciendo lo mismo con Gabo desde toda la vida. VOLVER A SER IMELDA fue mi primera novela. Creo que es un relato irregular, un ejercicio que me impuse a mí mismo para saber si tendría la paciencia de construir una historia larga con una trama compleja, superando la inmediatez del relato, que es más aquí me siento y aquí te escribo. EL MALEFICIO DE LA DUDA es, creo mi primera obra adulta y personal. Hay cierta mezcla de géneros que la hacen, bajo mi punto de vista, atractiva. Ha envejecido bien este último año. Me sigo emocionando leyéndola. Me encanta. Para otra persona menos exigente consigo mismo esto pudiera resultar narcisista. Para mi, que soy mi crítico más despiadado, es muy tranquilizador estar orgulloso de ella. Bueno, la escribí muy a mi medida. Puede que me guste porque, al igual que cuando te haces una paja, pues te la haces como a ti te gusta. (Risas)

Mi próxima novela, LA RAYUELA ESPIRAL, es mi me mejor obra. No creo que vaya a escribir nada mejor. Estoy en proceso de cambio de agente literario, por lo que todo se retrasa y se retrasa. Los escritores somos los seres con más paciencia del universo.

7-Apadrinado nada menos que por Alaska y por Eduardo Mendicutti. ¿Cómo se dio ese glorioso apadrinamiento?

Eduardo había presentado mi anterior novela. Es un encanto, muy a diferencia de otros autores gays de su generación (ejem, ejem). Lo de Alaska fue una sorpresa, simplemente le gustó muchísimo EL MALEFICIO DE LA DUDA. Creí que no me contestaría. Me mandó un mail a los pocos días. Decía que no había podido dormir en toda la noche. Que había aprovechado una gripe y se la había leído del tirón en catorce horas. La presentamos en el hotel Oscar. Un gran día. Alaska es mi ídola desde la infancia.

8-A pesar de tener personajes gays, tus novelas no son lo que suelen llamar “literatura gay”. ¿No quieres ser etiquetado como escritor de este tipo de literatura?

Es que intento introducir personajes gays en mis novelas con naturalidad. No trato de retratar el mundo gay. Quizá porque lo he tenido siempre tan cerca no es lo que me parece más interesante de contar. Además, para que una cosa sea “gay” no es necesario que aparezcan homosexuales. Tengo relatos de personajes heterosexuales que son súper mega mariconas.

9- ¿Qué podemos esperar próximamente de Fer Ariel Capone?

Estoy ultimando una obra titulada A.T.S que se estrenará en el verano, y acabo de escribir un relato para un libro junto con otros autores que saldrá muy pronto.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Eduardo García

Eduardo García nació en Santo Domingo y, tras residir unos años en Chile, donde publicó sus tres primeras novelas, se afincó en Madrid. En España ha continuado con su labor de escritor, además de dedicarse a dar clases de yoga y a las terapias alternativas. Sus últimas novelas están disponibles en Gaymazon. Su columna La cuenta, por favor ha sido nominada a los premios Bésametonto 2013.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en La cuenta, por favor

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto