Chat

Contactos

Fotos

Guía

El diario de Eva (extracto)

Conoce a Eva, una chica joven, bella y egocéntrica que piensa que tiene todas las armas para conseguir lo que quiere en la vida. Aunque ella todavía no lo sabe, la vida se encargará algún día de demostrarle que todo lo que sube, baja, y viceversa.

Eduardo García • 28/06/2012

El diario de Eva (extracto)

diario eva joven bella puta perra

25 de mayo

Me gusta verme bien, saber que estoy muy buena, que los hombres me miran cuando camino. Sé que tengo solamente 16 años, pero soy una perra, una gran perra, una puta, es como si hubiese vivido mil vidas antes de esta y por eso me las sé todas. Me gusta usar a los hombres, darles placer, pero sobre todo, que me lo den a mí, conseguir lo que quiera por medio del placer que les doy, de cómo los hago gozar. Para algo tiene que servirme este cuerpo que tengo con la carne dura, sin celulitis, con las tetas paradas, erectas, los pezones grandes y jugosos. No me importa que mis amigas me celen, todo lo contario, me encanta, me gusta que me envidien, que vean lo que ellas no son ni nunca podrán ser porque soy la más puta de todas, la que se las sabe todas.

Cómo disfruto con los chicos tontos, idiotas, que abren la boca sorprendidos ante mi belleza cuando paso cerca de ellos, cuando se derriten si les sonrío, o si se les sale la baba cuando cruzo mi manipuladora mirada con las de ellos.

Los hombres son objetos que hay que usar, no sirven para nada más. Bueno, no sólo los hombres, también puedo usar a las mujeres si se da el caso.

La gente se sorprendería de que una chica de mi edad sepa tanto de la vida, que hable y piense como lo hago. A veces me hago la inocente, dependiendo de la situación. Siempre consigo lo que quiero, y siempre lo haré.

26 de mayo

En realidad, aprendí a usar mis encantos desde muy joven, coqueteando con mi padrastro, el esposo de mi madre. La muy puta engañaba a mi padre con ese imbécil y terminó dejándolo y casándose con este, que es más imbécil todavía. Lo bueno es que no siento remordimientos cuando coqueteo con él, y siempre me complace. Sé que algún día, si se da la ocasión y lo necesito, me iré a la cama con mi padrastro y así mi madre, tonta, estúpida perdida, sentirá que es una vieja que no es mi competencia. Para eso tengo juventud y belleza. Teniendo eso, lo tengo todo, absolutamente todo. Claro, no es solamente tener juventud y belleza, es saberlas usar, convertirlas en tus armas para ganar cualquier batalla. Me gusta ganar, no soporto perder. Me gusta ser una puta mala.

28 de mayo

Ayer me acosté con mi profesor de piano. No es el primer hombre con el que follo, ya en otra ocasión contaré mi primera vez. No estuvo mal mi profesor de piano, aunque quería ser un poco romántico y tuve que seguirle el rollo de que me creía sus palabras y sus ridículos piropos pasados de moda. A veces los hombres son tan ridículos. Si se vieran con los mismos ojos con que yo los veo, se arrancarían la lengua de tajo y no hablarían tanta mierda.

29 de mayo

Discusión con mi madre. Quería verme estudiar toda la tarde encerrada en mi habitación, pero mi padrastro me sacó permiso para poder ir al cine con algunas compañeras de estudio. Sé que a mi madre le molesta sobremanera que mi padrastro me apoye, huele el peligro, no es tonta, sabe que puedo quitárselo cuando me dé la gana. Pero que se esté tranquila, que por ahora no me interesa. Cuando llegue el momento, ya lo haré y ella se va a enterar.

30 de mayo

Estoy contenta de llamarme Eva. Creo que mi madre sabía lo que hacía cuando me llamó así. Eva. La primera mujer, la que invitó al hombre al pecado, la que lo incitó a hacer lo que no debía. Me importa una mierda que muchos digan que Eva no existió, que es un invento de la Iglesia para justificar todas las barbaridades que ha hecho a través de los siglos por medio de sus manipulaciones. Yo elijo creer que existió porque de esa manera siento que mi nombre tiene importancia, tiene historia, tiene un pasado. Me agrada pensar que esa mujer, real o no, haya llevado a Adán a pecar, a hacer algo porque ella lo llevó a hacerlo, incluso cuando él sabía que no era lo correcto, que era algo prohibido. Así quiero ser yo, tener ese poder de manipulación que tuvo ella. Quiero que los hombres y las mujeres se arrastren a mis pies, que me complazcan en todo lo que quiero. Es lo que me merezco por ser joven y bella, por perra.

2 de junio

Hoy fui a estudiar a casa de dos de mis compañeros de clases y terminamos teniendo buen sexo. Tengo la mente perversa, así que me desnudé frente a ellos y les dije que si querían follarme, quería antes verlos a ellos follar. Sé que son heterosexuales, y por eso me divirtió ver a lo que fueron capaces de llegar por mí. Me excitó mucho verlos hacer algo que les disgustaba, y todo por conseguir acostarse conmigo. Los complací, se lo merecían, pues a pesar de todo, soy muy justa. Permití que me follaran por delante y por detrás y que se corrieran encima de mis tetas. Había que verle las caras, ¡un poema! Pobres tontos imbéciles. Pero por la mierda, tenían unas pollas inmensas y jugosas. Me los disfruté.

3 de junio

¡Odio a Estela con todas mis fuerzas! Es la idiota del curso, la que más estudia y la que siempre saca buenas notas. Pero no la odio por eso, porque yo también saco buenas notas aunque no estudie, pues con coquetear con los profesores y las profesoras, tengo el problema resuelto. Detesto a la hija de puta esa porque, a pesar de ser una patética y estúpida gorda con una triste existencia en la que no hace nada más que estudiar, me mira como si yo fuera menos que ella, y eso no lo puedo soportar. Estoy acostumbrada a que todos me admiren y me endiosen. Ella me trata como si fuera una mierda, cuando ella es la mierda, la estudiosa solitaria, la que no es popular ni tiene amigos populares, como yo. Hoy fue capaz de decirme que le daba pena pensar lo que sería de mi vida dentro de cinco o diez años más, si es que aún estaba viva. No sé por qué razón, pero ese comentario me molestó mucho y le di una bofetada. Pensé que la cosa iba a quedar ahí, que ya la había humillado con el golpe que le di delante de todo el mundo. Pero no, la maldita desgraciada me respondió de la misma manera. Terminamos peleando tiradas en el suelo como dos chicas de barrio bajo. ¡Qué vergüenza! Obviamente, el escándalo llegó hasta la dirección y terminamos castigadas las dos sin hora de recreo por toda una semana. Llevaré mi castigo con dignidad, porque sé que mis chicos me irán a visitar a la biblioteca, donde tengo que estar mientras el resto se divierte en el patio. Algún día me las pagará.

7 de junio

No tengo ganas de escribir en estos días. Cuando sienta deseos, lo haré de nuevo. Ya tendré algunas cosas que contar.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Eduardo García

Eduardo García nació en Santo Domingo y, tras residir unos años en Chile, donde publicó sus tres primeras novelas, se afincó en Madrid. En España ha continuado con su labor de escritor, además de dedicarse a dar clases de yoga y a las terapias alternativas. Sus últimas novelas están disponibles en Gaymazon. Su columna La cuenta, por favor ha sido nominada a los premios Bésametonto 2013.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en La cuenta, por favor

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto