Chat

Contactos

Fotos

Guía

¿Tienes un minuto?

¿A cuántos de nosotros no nos han parado en la calle alguno de estos chicos preguntándonos lo mismo una y otra vez? ¿Cuántas veces no habremos querido responder de esta manera y llegar a buen puerto? Que lo disfruten...

Eduardo García • 12/07/2012

¿Tienes un minuto?

greenpeace sonrisa falsa tienes un minuto chico guapo una caña

-¿Conoces Greenpeace?-Me preguntó la chica cuando se me acercó con la carpeta en la mano y una sonrisa más falsa que las tetas de Miss Hawaii.

-Algo he escuchado.-Le contesté acelerando el paso.

-¿Tienes un minuto?

-Lo siento, ando con prisas.

Sin embargo, unos pasos más adelante, se me acercó otro chico con la misma pregunta.

-¿Conoces Greenpeace?

-No, pero no me importaría conocerte a ti.

-¿Tienes un minuto?-Me dijo de manera automática.

-Si es contigo, todos los que quieras.

-Pues te explico…

-Pero primero dime que aceptarás tomar un café conmigo.-Le dije, mirando su sonrisa congelada en ese hermoso rostro juvenil.

-Ahora no puedo, estoy trabajando.

-Pues dime a qué horas sales de trabajar y te paso a recoger por aquí mismo.

-Pero al menos déjame explicarte lo que es Greenpeace.

-Hombre, que lo sé muy bien, es lo de salvar el planeta y las ballenas y una cantidad de teoría muy bonita que si se llevara a la práctica este mundo no se estaría yendo a la mierda.

-Tío, pero no puedes pensar así.-Me dijo.

-¿Has mirado a tu alrededor? ¿Has visto las noticias? ¿Te das cuenta de cómo nos vamos hundiendo? ¿Has visto las medidas nuevas tu presidente?

-¡Pero eso no es culpa de Greenpeace, tío!

-Y mía tampoco, y dudo que sea culpa tuya.-Le dije con deseos de tomarlo en mis brazos y llevármelo hasta mi guarida.

-Pero tío, al menos déjame explicarte de lo que se trata esto.

-Dale, explícame, pero te advierto que si me mencionas la ecología y las ballenas, o si mencionas a una tortuguita antigua en Galápagos, tendrás que irte ahora mismo a tomar el café conmigo.

-Tío, pero dame libertad de expresión, que tengo que hacer mi trabajo.

-¿Puedes responderme a una pregunta?

-Claro, tío, a lo que quieras.-Me dijo, dudoso.

-¿Hacen casting para escoger a los chicos más guapos de Madrid para que nos paren en las calles?

-…

-No te sonrojes, sabes que es así. Nunca he visto a uno solo de ustedes que sea feo. Todos son chicos hermosos, guapísimos, con una hermosa sonrisa que lamentablemente suele ser ficticia. A ver, ¿por qué me sonríes cuando me preguntas si conozco a Greenpeace?

-Pues por ser simpático, tío. Nos entrenan para ser amables.

-¡¿Amables?! Yo diría más bien que nos acosan en las calles. No les importa que andemos con rapidez, que estemos en medio de una conversación con otra persona o en el móvil, siempre nos abordan y nos preguntan lo mismo. ¿Crees que a todo el mundo nos interesa saber lo que es Greenpeace?

-Tío, pero no te pongas así, que era sólo una pregunta, chaval.

-El problema no es la primera pregunta, es lo que viene después, cuando no mostramos el más mínimo interés. Continúan con el acoso casi denunciable, caminan a nuestro lado, nos quitan la paz a los transeúntes, no podemos caminar tranquilos sin que nos caigan encima como una de las tantas pestes que cayeron en el mundo cuando el Antiguo Testamento. ¿Te parece eso normal y agradable? ¿Te parece eso que es ser amable?

-Tío, lo siento, no era mi intención molestarte.

-¿Cómo te llamas?

-Javi.

-Un gusto, Javi. Tú no me molestas, pero si multiplicas a un Javi por diez en una sola cuadra, ¿no crees que tengo derecho a sentirme agobiado?

-No era mi intención…

-Tal vez no es la intención de ninguno de ustedes. Si te pica un mosquito, bueno, pues pasa, pero en el momento en que te pican diez, ¿no te desesperas?

-Pues sí, tío.

-Entonces me estás dando la razón.

-Pues no, pero entiendo tu punto de vista, tío.

-¿Entonces te tomarás el café conmigo?-Volví a preguntarle.

-Es que no puedo, tío, estoy trabajando.

-¿A qué horas sales?

-No tomo café.

-Pues una caña, o lo que quieras tomar. Lo que quiero es tenerte frente a mí sin que la curiosa de tu compañera de Greenpeace nos esté mirando como lo está haciendo desde aquella esquina, y te aseguro que no tiene ya la sonrisa de antes.

-Salgo a las seis.

-A las seis menos cinco estaré aquí recogiéndote, y nos vamos a tomar alguna caña por ahí, ¿vale?

-¿Me dejarás explicarte lo que es Greenpeace?

-¡Por la mierda! Lo tuyo es casi una obsesión. Eso ya lo hablaremos más adelante. Tú me explicas eso, y yo te explicaré unas cuantas cosas más que quiero que sepas. Te veo en un rato.

-¡Vale! Hasta ahora, tío.

-Hasta ahora, Javi.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Eduardo García

Eduardo García nació en Santo Domingo y, tras residir unos años en Chile, donde publicó sus tres primeras novelas, se afincó en Madrid. En España ha continuado con su labor de escritor, además de dedicarse a dar clases de yoga y a las terapias alternativas. Sus últimas novelas están disponibles en Gaymazon. Su columna La cuenta, por favor ha sido nominada a los premios Bésametonto 2013.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en La cuenta, por favor

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto