Chat

Contactos

Fotos

Guía

Ébola

Que dice la ministra de sanidad, Ana Mato (que ironía que tenga este apellido tratándose de este ministerio, pero por sus actos la recordaremos), que dice Ana Mato que estemos tranquilos, que no pasa nada, que es muy difícil que se propague el ébola.

Alicia Rocafull • 07/10/2014

VIH-Sida | Foto: Alex Crof/iStoc/Thinkstock

ébola política ana mato rajoy pp

Que dice la ministra de sanidad, Ana Mato (que ironía que tenga este apellido tratándose de este ministerio, pero por sus actos la recordaremos), que dice Ana Mato que estemos tranquilos, que no pasa nada, que es muy difícil que se propague el ébola. Sus palabras en rueda de prensa, unidas a la imagen de unas sábanas extendidas a modo de biombo para aislar a otro supuesto infectado en el Hospital de la Paz de Madrid son todo lo que la población necesita para respirar aliviada. Nos quedamos todos tranquilísimos. Con una enfermera contagiada y con más de treinta personas que han podido intercambiar fluidos con ella. Nos quedamos muy tranquilos, sí.

Mato, que es de siempre muy espabilada, dice también para nuestra tranquilidad que no sabe la fuente del contagio, porque en España en protocolos de contagio somos lo más, somos una potencia mundial. Tampoco son de extrañar estas declaraciones viniendo de quien vienen, alguien que no sabe qué hace un Jaguar en su garaje o quién coño paga la comunión de sus hijos es normal que diga estas cosas. Es normal que no caiga en la cuenta de que traer a dos personas contagiadas para que se mueran en su casa no es muy seguro que digamos.

No podemos esperar más de nuestros gobernantes, que por otro lado son los que nos merecemos. Porque si están ahí es porque alguien les ha votado, y mucho. Por eso era previsible todo esto, no me las quiero dar yo de listilla, pero llevo desde ayer con el “te lo dije” dándole la vara a mi mujer y amigas. Era totalmente previsible que si, días después de morirse el misionero, llega una trabajadora sanitaria que le ha estado atendiendo a un hospital con fiebre se le mande a su casa, que se le receten unas aspirinas y que se le recomiende hacer vida social. Es más, le mandan de vacaciones, tan ricamente, que seguro que eso va a ser estrés.

Ahora nos cuentan que durante sus vacaciones se presentó a unas oposiciones, con miles de aspirantes. Nadie se ha preocupado de esterilizar su casa, de atender al perro de la familia que según el marido (que está en cuarentena) se ha quedado solo en casa con comida y bebida. Pero claro, a ver qué vecino es el guapo que va a sacar al perro…. Y un jefazo del ministerio dice que va a ir a la casa a sacrificar a Scalibur, que así se llama el perro, porque puede ser peligroso…. A este paso van a proponer sacrificar a todo el círculo amistoso de la enfermera, y así se acaba con el problema. Si se supone que el virus no se propaga de persona a animal, ¿por qué quieren sacrificar al pobre perro? ¿Será también verdad lo de que no se propaga por el aire? Cuántas preguntas sin respuesta...

La enfermera, pobre mujer, a ella es a la que le van a cargar las culpas de todo. No será culpa de los magníficos protocolos de la Mato, ni de la cinta adhesiva para sujetar los guantes, ni de las sábanas haciendo de biombo, no, el fallo es humano y es que la pobre enfermera no tuvo cuidado. Al tiempo. Igual que cuando un tren descarrila y mueren 100 personas, es culpa del conductor siempre. Así es que dejad de pedir la dimisión de nadie, amigas, que si pillas el ébola va a ser responsabilidad tuya y solo tuya.

Seguid votando igual de bien, seguid, que como esto se propague y llegue a las altas esferas estamos perdidas, porque cada vez que Rajoy diga Bershka habrá millones y millones de contagiados…

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Alicia Rocafull

Alicia Rocafull es una escritora y bloguera nacida en Madrid en 1967. En 1991 ganó el segundo premio del Concurso de Relatos de Renfe y en 2013 uno de sus cuentos formó parte de una recopilación de microrelatos publicada por Diversidad Literaria. Nacida en el seno de una familia de rancio abolengo, esta oveja rosa se dedica al activismo social en temas LGTB, defensa de los animales y veganismo desde los años 90. Ha sido colaboradora en varias radios online de temática lésbica, creadora de la radio y chat de las ovejas rosas y autora de diversos blogs. Actualmente podéis seguirla en sus perfiles de Facebook y Twitter, en su canal de Youtube, y en su blog La Oveja Rosa.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en La Oveja Rosa

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto