Feliz #DiaDelOrgullo

Hoy celebramos el Día del Orgullo Gay, con Orgullo, desde abajo y desde la lucha en la calle. Un Orgullo de denuncia, porque el Orgullo es protesta, es cólera y es rabia. Rabia por este golpe de estado financiero, neoliberal, neocolonial y fascista. Estos días, más que nunca, cuando algo está cambiando en nuestro país, debemos salir a la calle.

Alicia Rocafull • 28/06/2015

oveja orgullosa - Foto: Uso permitido

orgullo pride orgullo gay gaypride lgbt lesbianas gais mado

Hoy se celebra nuestra fiesta, El Día del Orgullo Gay.

Tal día como hoy, el 28 de Junio de 1969, nuestras hermanas neoyorquinas no iban en carrozas. La revuelta de Stonewall no fue una cabalgata, fue el principio de una revolución. Apenas doscientas personas gais, lesbianas y transexuales, hartas del acoso policial, hicieron estallar su rabia contra la homofobia, la misoginia, el clasismo, la putofobia, la plumofobia y el racismo.

En estos días salimos de nuestras casas, nuestras calles, nuestros sitios de cruissing, nuestros locales de ambiente, nuestras saunas, nuestras aulas, nuestros paros, nuestros centros de trabajo y nuestros negocios para unirnos a la resistencia. Porque no vamos a dejar que nos sigan acosando, estafando, agrediendo, echándonos de nuestras casas y del país. Por nuestra supervivencia, resistimos la masacre neoliberal y el terrorismo heteropatriarcal y fascista. Hoy como ayer seguimos gritando:

¡¡¡¡NO PASARÁN!!!!

En estos días en que algo está cambiando en nuestro país, hoy que en muchos ayuntamientos ondea nuestra bandera por primera en la historia, hoy también debemos denunciar la comercialización del Orgullo, aunque entendemos que con la que está cayendo el empresariado gay-lésbico trate de sacar tajada. Nos siguen ofreciendo consumo y estupidización. Hoy los centros históricos de muchas ciudades se llenarán de banderas del arcoíris, la misma bandera que muchas mantenemos ondeando en nuestras fachadas y vestimentas durante todo el año. Pero nosotras no somos meras consumidoras, sino mentes y cuerpos pensantes, sujetas políticas que vamos a seguir incordiando políticamente por todas partes, les guste o no. No nos gusta que barrios emblemáticos de toda España se conviertan solo por un día en lugares de reivindicación gay, y que durante el resto del año no usen ningún distintivo porque “no es negocio”. Tanto armario no es bueno. Así nos va.

Seguiremos defendiendo a muerte la soberanía sobre nuestros úteros, no permitiremos su okupación ni por parte del Estado ni de la Iglesia. Porque mi cuerpo es mío y solo mío. No es plato de gusto para ninguna mujer el tener que abortar, pero la decisión es nuestra y sólo nuestra.

Okuparemos sus consultas médicas y sus centros de reasignación de género hasta que nos dejen decidir por nosotras mismas cuándo, cómo y por qué cambiar o no cambiar nuestro nombre en el DNI, tomar o no tomar hormonas, operar o no operar nuestros cuerpos. Es su transfobia lo que nos pone enfermas, y no las ropas, los nombres o los pronombres que nos da la gana usar cada día. Porque mi cuerpo es mío y sólo mío.

No podrán curar nuestras desviaciones, no nos creemos ni su normalidad ni su rectitud. Nos echan a la calle para hacer de nuestro derecho a techo un negocio, aún a costa de condenarnos a la exclusión social. Estamos hartas de su corrupción, de ver cómo roban nuestro dinero público mientras nos aburren con el mantra de la santa austeridad. Hartas de mantener corruptos y familias reales, mientras se atreven a cuestionar si mi familia es legítima o no.

Seguiremos protestando contra la destrucción de la educación pública y enfrentaremos la franquista Ley Wert, aun sin Wert. No permitiremos que se siga alimentando la homofobia en los colegios e institutos con la complicidad de la iglesia católica. Sacaremos a la iglesia de nuestras aulas. Porque estamos hartas del acoso al alumnado y al profesorado homosexual, hartas de que invisibilicen sistemáticamente a nuestras familias. Porque necesitamos estudiar y formarnos como ciudadanas críticas frente al sistema y no nos vamos a quedar mirando cómo nos invitan a dejar nuestros estudios o a salir del país para seguir formándonos, investigando o ejerciendo, y todo por la supuesta falta de dinero público.

Seguiremos protestando cada vez que suban otro impuesto, cada vez que cierren un teatro, quiebre una productora o suban el precio de los cines. También gritaremos cada vez que se fomente la tortura y el asesinato de toros, mientras los artistas de verdad ven sus carreras caer en picado porque no hay trabajo, no se subvencionan películas o sigue subiendo el IVA de teatros y cultura.

Con Orgullo, desde abajo y desde la lucha en la calle. Un Orgullo de denuncia, porque el Orgullo es protesta, es cólera y es rabia. Rabia por este golpe de estado financiero, neoliberal, neocolonial y fascista. Cólera contra este capitalismo que busca recomponerse aún a costa de la destrucción y el aniquilamiento de cualquier opción de vida digna. Protesta contra estas políticas que pretenden privatizar desde los bienes comunes hasta nuestros propios cuerpos. Cuerpos que se resisten y se revuelven contra las hostias de la iglesia y contra las hostias de la policía.

Ahora que está llegando el cambio, ahora más que nunca es fundamental la lucha colectiva, sumar fuerzas entre nosotros incordiando por doquier, no callando ante las injusticias, siendo honestos y dándoles así una lección a los deshonestos.

Así es que estos días, nos vemos en las calles. Festejando y reivindicando.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Alicia Rocafull

Alicia Rocafull es una escritora y bloguera nacida en Madrid en 1967. En 1991 ganó el segundo premio del Concurso de Relatos de Renfe y en 2013 uno de sus cuentos formó parte de una recopilación de microrelatos publicada por Diversidad Literaria. Nacida en el seno de una familia de rancio abolengo, esta oveja rosa se dedica al activismo social en temas LGTB, defensa de los animales y veganismo desde los años 90. Ha sido colaboradora en varias radios online de temática lésbica, creadora de la radio y chat de las ovejas rosas y autora de diversos blogs. Actualmente podéis seguirla en sus perfiles de Facebook y Twitter, en su canal de Youtube, y en su blog La Oveja Rosa.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Aviso legal | Privacidad | Publicidad | Ayuda y contacto

En Universo Gay utilizamos cookies propias y de terceros, que pueden ser desactivadas en la configuración de tu navegador, para personalizar tu experiencia en el sitio y mejorar nuestros servicios, contenidos y publicidad mediante el análisis de tus hábitos de navegación.