Chat

Contactos

Fotos

Guía

Transfobia y catolicismo

Un transexual no puede ser padrino de bautizo. “Resulta evidente que esta persona no posee el requisito de llevar una vida conforme a la fe y al cargo de padrino, no pudiendo por tanto ser admitido al cargo ni de madrina ni de padrino”. Esto ha dicho la Congregación para la Doctrina de la Fe ante el caso de Alexander Salinas, un chico de 21 años que aspiraba a ser padrino de sus dos sobrinos en la localidad gaditana de San Fernando. La familia de Alex ha manifestado la voluntad de apostatar. Y yo que me alegro.

Alicia Rocafull • 02/09/2015

biblia | Foto: Uso permitido

transfobia transexuales lgtb religión catolicismo secta trans transexual cádiz obispo españa

Ante la noticia de la negativa (por segunda vez) por parte del Obispado de Cádiz, de permitir a Alex, un joven transexual, que fuera el padrino de bautismo de su sobrino, quiero comentaros unas cuantas cosas. Antes de empezar quiero que quede claro que esta es mi opinión, como ex niña católica, como lesbiana, como mujer y como oveja, y que, seguramente, muchos no vais a estar de acuerdo con ella. Y que quede claro también que no quiero juzgar la actitud de nadie, ni la de monseñor Rafael Zornoza Boy ni mucho menos la de Alex Salinas, faltaría más.

“No se puede violar la integridad física de una persona para el tratamiento de un mal de origen psíquico o espiritual. En estas circunstancias no se presentan órganos enfermos o funcionando mal; así que su manipulación medicoquirúrgica es una alteración arbitraria de la integridad física de la persona. No es lícito sacrificar al todo, mutilándola, modificándola o extirpándola, una parte que no se relaciona patológicamente con el todo. Es por esto que no se puede correctamente asumir el principio de totalidad como criterio de legitimación de la esterilización antiprocreativa, del aborto terapéutico y de la medicina y cirugía transexual. Diverso es el caso de sufrimientos psíquicos y malestar espiritual de base orgánica, originados por un defecto o por una enfermedad física, sobre el cual, en cambio, es legítimo intervenir terapéuticamente” (Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios, Carta de los agentes sanitarios, Ciudad del Vaticano 1995, n. 66, nota 128).

Esto es lo que dice la Iglesia Católica, Apostólica y Romana sobre la transexualidad, considerando esta como un mal psíquico o espiritual.

La Santa Iglesia Católica Pedófila Apostólica y Romana S.A, o la también llamada Secta Papista, es una empresa multinacional con sede en El Vaticano desde 1929, tras un "acuerdo entre caballeros" perpetrado por el Papa y el muy católico líder fascista de Italia, Benito Mussolini.

La Iglesia ya existía desde mucho antes, pero estaba sin sede oficial ni cristo que la fundó (es un decir, precisamente Cristo sí que tenía). Esta secta está basada en una versión neopagana y distorsionada del cristianismo con una mitología que comprende el conjunto de los seres (muy) vivos que pertenecen a los depredadores del grupo conocido como hpercatólicus y que incluye a curas, cardenales, obispos, arzobispos... Posee una estructura jerárquica: arriba esta Dios, abajo Satanás, y entre medias está la virgen, que fue preñada por un palomo que en realidad era un tres en uno y le llaman santísima trinidad, luego están los censuradores católicos, los antigais, los antipreservativos… y finalmente están los millones y millones de personas que dicen ser católicas, pero nunca han leído La Biblia ni tienen ningún interés en hacerlo. Pero queda muy bonito el lomo del libraco en la estantería del gabinete.

La Iglesia Católica forma una comunidad, la más grande que se haya estudiado, cuyo jefazo es el llamado "Papa". Se supone que el Papa lo ve todo, lo sabe todo, porque es omnisciente, que lo dice en su título de Papa, y también tiene un ómnibus, aunque este de ahora es más de ir a patita, porque es más campechano. Con todo esto, la Iglesia Católica tiene asegurada la continuidad en el tiempo.

Los católicos reciben su energía de Dios, que es algo así como la fuerza de Star Wars o las espinacas de Popeye.

Este Dios de los católicos es un herético ser antropomorfo, que quiere decir que tiene forma de señor con barba. Los católicos recogen toda su historia en un libro sagrado, al que llaman La Biblia, que es la que os he dicho antes que queda tan bien en la estantería del gabinete. Por este libro son capaces de cometer las mayores atrocidades, como comprar el resto de libros del mismo color para que la estantería quede más mona, o quemar a millones de brujas, o incluso montar una guerra santa en un pis pas.

La Iglesia Católica tiene, como cualquier otro club privado, una serie de normas, e igualmente una lista de cosas que no valen para pertenecer al club. Esta lista ha sido elaborada por el Consejo Papal y quiero destacar unas cuantas cosas:

Los gais. El cielo es para la gente buena, y apegada a Dios. Y ser gay no es de estar apegado a Dios, ni mucho menos. Es pecado, es de viciosos y de maricones.

Los transexuales. Son también animalitos de Dios, pero uno no puede coger y operarse el cuerpo solo por el hecho de tener un problema psicológico. Es pecado.

El desarrollo humano y el progreso científico son muy peligrosos, y deben someterse a consideración eclesial.

El pensamiento independiente. ¿Para qué están los sermones? Ya piensa el Papa por todos los católicos.

La teología de la liberación y el comunismo. El nazismo, el fascismo y el franquismo están bien, vistos, sobre todo si gracias a ellos existe el Vaticano y hay menos judíos y herejes en el mundo.

El sexo, solo dentro del matrimonio. Nada de amor propio. Un órgano sexual nunca debe encontrarse con su homólogo. Dios creo el camisón con agujero para algo, así es que ya sabes, apaga la luz, procrea y a dormir.

El divorcio. Lo que ha unido Dios que no lo separe el hombre. A no ser que la violencia de género ponga fin a la sagrada unión, en ese caso tú te lo has buscado, mujer, por no ser sumisa y como Dios manda. Y a él, Dios ya le juzgará en el cielo, pero estas cosas mejor que se queden en casa.

Los condones. El látex es un instrumento del Diablo. Si quieres planificación familiar, utiliza el Método Ogino, calendario y bolígrafo rojo. Anda que no conozco yo hijas de esta práctica, las hijas de ogino. Tantas como hijas de la marcha atrás (que también es pecado). La abstinencia tampoco está mal y no falla.

El aborto. Da igual que sea al día siguiente o un mes después. Es pecado matar a un ser humano, aunque sea un proyecto de tal, o aunque te hayan violado. El aborto de mayores ya es otra cosa, la pena de muerte es un castigo bien merecido y no es pecado ni nada.

Comer carne en Cuaresma. Pescado sí. En potaje con garbanzos es muy católico.

La Apostasía. Aquí se entra, pero no se sale. Esto es como hacerse de Jazztel, cuesta mucho luego darse de baja. (Pero se puede).

Hay muchas más cosas que no valen para pertenecer a esta secta, pero voy a parar ya, que luego os aburrís y me dejáis de leer.

Yo no sé tú, pero yo paso de pertenecer a un club donde no me quieren, donde sé que no voy a acatar las normas porque no estoy conforme. Es como ser negro y querer entrar a formar parte del Ku Klux Klan, no tiene sentido.

Una cosa son las creencias y otra la religión. Una cosa es ser espiritual y otra muy distinta pertenecer a una secta. Vive tu fe, la que tengas, y sé feliz. Practica el amor incondicional, esa es la mejor religión, la del AMOR.

Piénsatelo, aún estás a tiempo.

De la Iglesia también se puede salir, no hay que pagar ninguna penalización como en Jazztel, y tampoco te van a llamar los párrocos a la hora de la siesta para insistirte en que vayas a misa.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Alicia Rocafull

Alicia Rocafull es una escritora y bloguera nacida en Madrid en 1967. En 1991 ganó el segundo premio del Concurso de Relatos de Renfe y en 2013 uno de sus cuentos formó parte de una recopilación de microrelatos publicada por Diversidad Literaria. Nacida en el seno de una familia de rancio abolengo, esta oveja rosa se dedica al activismo social en temas LGTB, defensa de los animales y veganismo desde los años 90. Ha sido colaboradora en varias radios online de temática lésbica, creadora de la radio y chat de las ovejas rosas y autora de diversos blogs. Actualmente podéis seguirla en sus perfiles de Facebook y Twitter, en su canal de Youtube, y en su blog La Oveja Rosa.

Comentarios

Relacionado con Cádiz

Contactos en Cádiz Chat Gay Cádiz Chat Lesbianas Cádiz Guía LGTBI de Cádiz Noticias de España

También te puede interesar...

Más en La Oveja Rosa

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto