"De puertas para adentro". Fernando López Rodríguez.

Creo que podría decir que "De puertas para adentro" es un ensayo sobre la "disidencia sexual" dentro del mundo del flamenco (algo que ya el propio título anuncia). Pero a continuación debería añadir que se trata de un ensayo con una parte importante que descansa sobre la experiencia narrada en primera persona por el autor que, sin llegar a convertir la obra en ningún momento en un diario ni en una autobiografía, sí da un toque enormemente personal al texto. 

Guillermo Arroniz López • 12/01/2018

De puertas para adentro | Foto: Uso permitido

gay libro ensayo danza flamenco baile homosexual maricabollo

Vaya por delante que considero muy valientes muchas de las anécdotas o reflexiones emocionales que el autor decide compartir con el lector.

Además su estudio está muy adecuadamente adornado con referencias y conparaciones literarias; estéticas -más allá de la danza, quiero decir, como pictóricas y cinematográficas por citar algunas-; filosóficas... Y que estos "adornos" son como los de Gaudí: contribuyen a la arquitectura misma y son parte de ella, y ayudan a entender la motivación misma de la obra, la obra en sí, como también sucede con las historias o emociones del propio escritor y bailarín (o bailaor).

"Un ejemplo de esto es la escena de la película Bent*, basada en una pieza teatral homónima de Martin Sherman, en la que dos homosexuales retenidos en un campo de concentración son obligados a trasladar piedras de un punto a otro del espacio, en macabra evocación al mito de Sísifo. Los dos hombres se cruzan en mitad del camino (cuando uno va, el otro regresa) y en ese tránsito, en el que ni se tocan ni se miran, hacen el amor*, describiendo mutuamente una situación imaginaria en la que ambos podrían amarse físicamente". *(en cursiva en el texto original). Páginas 118 y 119.

Todo ello enriquece la obra muchísimo y nos descubre a un autor con numerosas inquietudes y un talento como escritor que sin duda deriva, al menos en parte, de un ingente número de lecturas... sin olvidar el talento innato que sin duda ha tenido siempre para la redacción.

La mía, la lectura de este ensayo publicado por Egales, ha sido gratificante, enriquecedora. No sólo he aprendido algunas cosas sobre la danza en general, el flamenco en particular y sobre determinados espectáculos concretos sino que me ha ayudado a conocerme un poco mejor y a sentirme identificado con las emociones, sentimientos e inseguridades que tan certeramente describe López Rodríguez:

"Es ante esta clase de público (real o virtual) ante el que los artistas podemos permanecer enganchados en una incansable disciplina autoimpuesta no sólo para mantener nuestras capacidades ya adquiridas, sino para multiplicarlas exponencialmente y demostrar, sí, demostrar constantemente que merecemos la pena y que somos dignos de no ser abandonados". Página 71.

Por supuesto lo que he dicho hasta aquí no significa que esté de acuerdo en todo lo que se dice o afirma en el libro, como que "si hay necesidad, todos somos capaces de mentir hasta con la uña de nuestro dedo meñique: hemos observado y absorbido los hábitos corporales de una sociedad heteronormativa y sabemos cómo imitar sus patrones de movimiento y conducta [...] lo que ocurre [...] es que las máscaras [...] se agrietan: nuestras imitaciones, a veces, tienen fallos". Desde mi humilde opinión la máscara o la "representación" depende de cada uno y hay gente más capaz o menos de esa "imitación", de esa "actuación" y por lo tanto no "a veces" sino muchas veces o casi continuamente la "personalidad adoptada" se ve tan falsa que nadie es capaz de creer en ella. Por poner un ejemplo, también cinematográfico, podríamos decir que los protagonistas de "Brokeback Mountain" tenían una "máscara" construida a la perfección, vaqueros de los montes sin pluma ni expresiones que pudiéramos decir propias de los homosexuales. Pero de igual manera cuando en la película "Una jaula de grillos", el dueño del local, el padre del joven que quiere casarse, hace de anfitrión heterosexual para sus futuros consuegros, no puede evitar una pluma casi permanente, a pesar de estar caracterizado como la parte más masculina de la pareja gay, la que no se trasviste, la que lleva la parte económica (algo siempre visto como un rasgo masculino).

El libro, sin embargo, es de una profundidad maravillosa a la hora de analizar casos como el de Miguel de Molina ya que da "una vuelta de tuerca" a lo que a priori se puede pensar de su opción por una "vida libre", "plenamente homosexual" (las expresiones entrecomilladas son mías):

"De alguna manera podríamos considerar la decisión del coplero más valiente y, al mismo tiempo más inteligente, yendo allí donde es aceptado como es y dejando los lugares donde no ocurre esto. Sin embargo, bien es sabido que la cuestión de la autenticidad, o la coincidencia de uno consigo mismo, es una maniobra compleja, en la medida en que el desarrollo de un falso sí-mismo (false self)* construido en virtud de las expectativas del entorno nos hace sentir que lo que somos es realmente* lo que los demás esperan que nosotros seamos". *En cursiva en el original. Página 64.

A través de la descripción de nombres bien conocidos y su arte, como el citado Molina, o Antonio Mairena, o Antonio Ruiz Soler, o también 《el Titi 》 y el casi mítico Ocaña, se analizan las distintas "posturas" que el artista de"sexualidad disidente", por hacer uso de la expresión usada en el propio título del libro, ha adoptado en el mundo del flamenco y la copla para vivir su propia sexualidad e incorporarla o no a su expresión corporal, vocal... a su experiencia estética transmitida al público.

Y si he entendido bien, el libro habla, entre otras cosas, de la tradición heteronormativa del flamenco y en qué medida el bailaor/bailarín (dicotomía nada inocente en sus matices) tiene o puede o debe vivir una doble vida como artista que encarna unas formas de carácter "hetero" sobre las tablas y una vida personal/afectiva acorde con sus propios sentimientos.

Aunque también habla de la diferencia entre "el baile a lo fino" o danza y el baile salvaje, categoría esta última donde entraría el flamenco, y de otros muchos temas de gran interés que invitan al lector a profundizar en temas que van desde la Historia de la Danza, hasta la biografía de los grandes personajes pasando por el propio examen de uno mismo: quién es; quién cree que es; y quién creen los demás que es... ¿Es el acto de bailar algo femenino en sí mismo? ¿Qué circunstancias históricas han llevado a apartar al hombre del baile y la danza?(algo que se explica al menos someramente en el caso de España).

¿Hacen falta más motivos para leerlo? Yo creo que no, honestamente.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto