Chat

Contactos

Fotos

Guía

Dextrocardiaco. Juan Arcones. Stonewall.

La novela de Juan Arcones se inscribe muy bien en la generación de nuevos escritores homosexuales españoles. Si bien nadie haya abanderado un movimiento como tal, comparte algunas de las características frecuentes en estos autores como Raúl Portero, Valentín Castrege (¿alguien sabe algo de él?), David Silvestre Valor, Daniel Fernández… Una historia que transcurre en nuestros días (sí, la de Daniel Fernández también en un futuro hipotético), y que aborda el problema o el nudo sentimental de un joven gay. Con un estilo claro, directo, sin barroquismos formales, con una historia fácil de seguir y unos personajes muy identificables en el mundo “real” contemporáneo, con el diálogo como forma de hacer verosímil y cercana la narración adquiriendo un peso importante en la obra.

Guillermo Arroniz López • 24/04/2014

Dextrocardiaco | Foto: Uso permitido

novela gay homosexual joven libro literatura stonewall editorial narrativa ficción madrid

"Nunca me había sentido tan cerca de una persona, y nunca había visto tan cerca su miseria. Tenía un problema. Era obvio. Pero, por suerte, yo estaba allí. ¿Estaría él cuando yo tuviera un problema? ¿Estaría él en los momentos malos? Y, en la penumbra, me di cuenta de que, a lo mejor, lo que me atraía de Lucas es que estaba roto, y yo trataba de arreglarlo".

Página 88.

La novela de Juan Arcones se inscribe muy bien en la generación de nuevos escritores homosexuales españoles. Si bien nadie haya abanderado un movimiento como tal, comparte algunas de las características frecuentes en estos autores como Raúl Portero, Valentín Castrege (¿alguien sabe algo de él?), David Silvestre Valor, Daniel Fernández… Una historia que transcurre en nuestros días (sí, la de Daniel Fernández también en un futuro hipotético), y que aborda el problema o el nudo sentimental de un joven gay. Con un estilo claro, directo, sin barroquismos formales, con una historia fácil de seguir y unos personajes muy identificables en el mundo “real” contemporáneo, con el diálogo como forma de hacer verosímil y cercana la narración adquiriendo un peso importante en la obra.

En el caso concreto en el que estamos se trata de un protagonista de veintidós años, que ejerce su primer trabajo, y que se encuentra enclaustrado tras el último fracaso amoroso. La relación, tras tres meses, ha acabado con un mail, lo cual no es baladí. Las nuevas formas de comunicación a través del móvil y la música indies o hipsters ocupan una parte importante de la historia, reflejando un momento muy concreto de nuestro presente.

Lo que parece plantearnos Arcones es la inestabilidad de las relaciones de pareja entre hombres jóvenes que se sienten atraídos por su mismo sexo… para después plantearnos una duda existencial, una incapacidad para tomar una decisión, las riendas o el camino en el caso de unos jóvenes que son más adolescentes que adultos todavía y que siguen manteniendo costumbres universitarias: fiestas entre semana, borracheras, y peregrinaciones de bar en bar.

Al protagonista le presentan un “bello tenebroso”: un DJ imprevisible que coquetea con las drogas y que aparece y desaparece como el Guadiana, haciendo que las noches se prolonguen hasta el día e impidiendo después, como era de esperar, la concentración en el trabajo o incluso la capacidad de pensar. Como la relación, a la que cuesta que le pongan nombre, no parece que avance, sino que da saltos hacia ninguna parte, se abre un abismo que viene a cubrir la presencia de un nuevo “novio”, mucho más formal y claro… incluso rozando, en comparación, lo aburrido. Pero ni el tenebroso lo es tanto, ni el tedioso lo resulta cuando se encuentra en su salsa. La cuestión es hasta qué punto la atracción por el “chico malo” radica en la tentación de hacer esas cosas prohibidas a las que nos invita, o por el contrario descansa en el inevitable deseo de traerlo a “la luz”, por hacer que su vida sea más ordenada: sólo lo justo para que no se pierda la adrenalina pero el equilibrio sea posible. Es decir, la cuadratura del círculo. ¿Por quién se decantará el personaje principal de la historia? Eso se lo dejamos al lector, para que lo descubra y para que evalúe qué habría hecho en lugar de Marc, ese muchacho tan enamoradizo, si el lector tuviera veintidós años, estuviera en un lugar tan maravilloso como Madrid y se sintiera influenciado por sus arquitecturas, desde la Gran Vía a la plaza del Dos de Mayo donde sucede ese momento en el que el juego infantil y el deseo del gran amor romántico (como si de la escena del barco de Titanic se tratase) se mezclan de forma inconsciente.

Comentarios

Relacionado con Madrid

Contactos en Madrid Chat Gay Madrid Chat Lesbianas Madrid Guía LGTBI de Madrid Noticias de España

También te puede interesar...

Más en Libros

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto