"Gloria Laguna. Ingenio castizo, mito literario y lesbianismo chic". Juan Carlos Usó. El Desvelo Ediciones

Han pasado algunas semanas desde que reseñara aquel otro libro de Juan Carlos Usó, sobre el transformista Egmont de Bries. El autor, a quien no conocía de nada, satisfecho, por lo que parece, con mis palabras tuvo el detalle, no sólo de escribirme un amable mensaje sino también el gesto de obsequiarme con su segundo libro, que es el que hoy me ocupa.

Guillermo Arroniz López • 02/04/2018

Gloria Laguna - Foto: Uso permitido

lesbianismo libro ensayo juan carlos usó siglo xx lesbiana aristocracia literatura

Las estupendas impresiones que me provocó el primer ensayo de Usó, se han visto confirmadas y renovadas por este segundo. De nuevo tiene la grandeza de no eclipsar al personaje. El ego no le traiciona, la vanidad no le pierde. Y aunque el libro tiene muchas virtudes, esta circunstancia en el mundo actual, que abunda en "súper-estrellas" para todo (jueces, periodistas o vecinos de famosos), que venden a su madre por un minuto de gloria televisiva, y se vuelven protagonistas de todo (un todo vacío que equivale a nada, es decir, eso que llaman "el postureo"), insisto, esa humildad de un autor trabajador que ensalza a la persona de la que habla y deja sus opiniones en la retaguardia, hace brillar la obra y al autor.

Con respecto a la obra en sí he de decir que me ha gustado mucho y ha sido capaz de atraerme con la seducción del velo que muestra sin dejar de mantener un cierto misterio. Es encantadora la forma en que se nos cuentan anécdotas de Gloria Laguna, e incluso se reproducen sus palabras, extraídas de entrevistas, sin que se nos abrume con un catálogo enciclopédico, lejos de esas biografías que parecen pretender abarcar desde el momento en que al biografiado le salió el primer acné hasta el listado de comidas favoritas que le hacía su mamá. Gloria Laguna se asoma entre las páginas con su desparpajo e ingenio, y la cogemos cariño, sin que por ello nos abrume con su presencia.

"[...] era conocida en todo Madrid por su carácter mordaz, su afición a la cuchufleta y la sátira, y su ingenio majoy descarado. Muy aficionada a los epigranas, la condesa de Requena definió el gran apetito que solía exhibir su madre con la siguiente frase:

Mamá tiene un apetito enciclopédico". Página 38.

"[...] propinó una sonora bofetada en la tarde solemne de un Viernes Santo a un tipo que quiso propasarse con ella y al que la condesa de Requena calificó despectivamente como

Este desgraciao* que aún no llegó el día y ya quiere tocar a Gloria". Página 39. *En cursiva en el original.

El libro consigue, en resumen, que queramos conocerla personalmente, por más que eso sea imposible, tomar un café con ella y rememorar las tardes de las primeras décadas del siglo XX en el Casino de San Sebastián. Y aprovechando que menciono la ciudad por excelencia para el veraneo aristocrático de aquellos años he de subrayar que a través de la condesa de Requena, el autor nos pinta con gran maestría la época y los ambientes sociales en los que vivió, revelándose como un excelente "cazador y reproductor de atmósferas". Por más que Usó -la edad le impide haber estado allá- no viviera los años que describe, lo hace con pincelada suelta y verosímil, consiguiendo que nos apasionemos con aquellos primeros coches, asistiendo a aquellas fiestas de disfraces y bailes en los palacios de la nobleza madrileña, acudiendo al teatro a los estrenos de Benavente.

Como en el libro anterior Juan Carlos Usó ha realizado un extenso y profundo trabajo de investigación en las hemerotecas, persiguiendo a la homenajeada por las notas de sociedad de numerosos periódicos y revistas a través de los que asistimos a jornadas de descanso y diversión fuera de Madrid (excursiones medio campestres, con tarde de toros incluida), bodas de familia, y tertulias, o incluso accidentes automovilísticos y anunciadas apariciones en escena que no llegaron nunca. A ello añade en este caso la lectura de obras literarias en las que algún personaje parece estar inspirado en Gloria Laguna, más de cerca o más libremente. De ahí, y de su relación con el mundo del teatro (amiga de María Guerrero) y el de la literatura (Hoyos y Vinent era familia directa, posiblemente sale la expresión "mito literario" que está incluida en el subtítulo del libro.

Aunque no se evita ninguna anécdota, ni el escándalo que provocaron las miradas entre una tiple y la condesa, entre el escenario y el palco; ni la rumorología provocada por la separación matrimonial... todo se relata, pero se hace sin caer en las trampas del morbo, en las sombras facilonas de la imaginería sexual propia del porno barato. Los datos están en las fuentes que recoge, fechadas e identificadas, y Usó las presenta con coherencia y gusto. Sin verter sobre las anécdotas sus juicios de valor, ni adornos, por otra parte innecesarios. Gloria Laguna, exquisito personaje que se rescata del olvido en el que había caído, no merecía eso y el trabajo del autor está al nivel de la aristócrata, cercana y caprichosa, llena de ingenio y -siempre que pudo- luchadora por la libertad, así fuera la propia.

Al final de la obra, y antes de las notas, encontramos un "epílogo" donde se hace un repaso rápido de las protagonistas y los libros del lesbianismo en la España del final del siglo XIX y principios del XX. Un sintético pero estimulante fragmento de este ensayo, consecuencia sin duda de numerosas lecturas colaterales o tangenciales o sencillamente independientes de Gloria Laguna, y que habrán hecho las delicias del autor al tiempo que lo convertían en un especialista capaz de hacer una síntesis que invita al lector a seguir investigando sobre las mujeres y las obras (valientes todas) que nos menciona.

Una obra exquisita para lectores (ellas y ellos) que quieran saber un poco de nuestro pasado, de mujeres que podrían ser de la nobleza, ir a los toros y regalar un manto a una imagen de la Virgen tanto como tener aspiraciones artísticas, lucir desparpajo y luchar por su libertad de acción, favorecer al desvalido o amenazar con usar el manto mencionado como colcha de su cama si el cabildo catedralicio no se dignaba aceptarlo, mientras entraba a su servicio Pedrito un 《nada equívoco, indisimulado mariquita》. Un libro para quien quiera descubrir a una gran mujer.

"Ahora... los tiempoa han cambiado y no creo vuelvan a iluminae nuestras verbenas esos chispazos del ingenio madrileño".

Eugenio Ruiz y Rodríguez de la Escalera, cronista de la alta sociedad, más conocido como Monte-Cristo y citado en la página 119.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Guillermo Arroniz López

Guillermo Arróniz López es escritor, escritor y escritor. Y cuando le queda algo de tiempo, escribe. Colabora como crítico de Literatura y Espectáculos en El Librepensador y ha publicado la novela “Epitafio del Ángel”, a la que siguió una colección viva de nanorrelatos históricos. Egales acaba de publicar Pequeños Laberintos Masculinos, su primera colección de relatos gays.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Aviso legal | Privacidad | Publicidad | Ayuda y contacto

En Universo Gay utilizamos cookies propias y de terceros, que pueden ser desactivadas en la configuración de tu navegador, para personalizar tu experiencia en el sitio y mejorar nuestros servicios, contenidos y publicidad mediante el análisis de tus hábitos de navegación.