Lord Lyllian, el decadente encanto de la clase alta

Más de un siglo ha tenido que pasar para que podamos contar con una versión en castellano de la obra más importante del barón Jacques d’Adelswärd-Fersen. La editorial Amistades Peligrosas ha rescatado esta novela que debe mucho a Oscar Wilde y recoge todo el esplendor y decadencia de la literatura de finales del siglo XIX y principios del XX.

Bastian • 31/08/2018

Portada Lord Lyllian (Amistades Particulares) | Foto: Uso permitido

fersen lyllian decadencia wilde esteticista decadentista narcisismo

1905 fue el año del lanzamiento oficial del Lord Lyllian de Fersen, un libro que con el paso del tiempo se ha convertido en una obra de culto debido a su difícil y tardía adquisición en otro idioma, además de en su francés original. El relato está considerado como uno de los máximos exponentes de la literatura esteticista y decadentista de la conocida como época de entre siglos. El autor fue contemporáneo a Oscar Wilde (durante un breve periodo de tiempo, eso sí), lo que propició que la obra, vida y milagros del inglés fueran determinantes para que el galo lo tomara como principal referente para su creación y estilo narrativo, tal y como hicieron muchos otros escritores y artistas homosexuales de aquella época. Como buen discípulo, Fersen aborda con pasión temas como la exaltación de la juventud, el libertinaje, el narcisismo, la fascinación por los opiáceos, el clasismo sexual (donde los ricos consumen la prostitución ejercida por los de clase más desfavorecida), la corrupción (más carnal que política) o la hipocresía del conservadurismo, todo ello aderezado con una interminable lista de referencias a temas y/o personajes clásicos- algo que para las mentes mediáticas del siglo XXI puede resultar altamente cansina.

Lord Lyllian de Fersen fue publicada en 1905 | Foto: Uso permitido

Pero Fersen, fue un poco más allá con Wilde, hasta el punto de incluirlo en Lord Lyllian, dándole otro nombre y reservándole el papel de un escritor obsesionado con el protagonista y que, además, es víctima de un juicio por conducta inmoral. El paralelismo con la realidad y la mezcla de ésta con elementos ficticios no se limita a la figura de Wilde, sino que es un constante en la novela. De hecho, ayuda a aumentar el mito, la leyenda y el escándalo que marcaron la vida del propio Fersen, quien también sufrió un juicio por realizar Misas Negras- básicamente orgías con menores disfrazadas de actos solemnes- que provocó su exilio. Es precisamente toda esa retahíla de referencias y coincidencias con el mundo real, la que, junto al estilo recargado y pomposo, lo que convierte a la obra del aristócrata en un documento de época sobre el estilo de vida de los gays acomodados de aquellos años.

En cuanto al contenido, Fersen empieza retratando a un Lyllian muy seguro de sí mismo, más preocupado por la forma que por el fondo en todos los aspectos de la vida. Hoy en día sería tildado de “reinona”. Pero, como le ocurre a cada hijo de vecino- independientemente de la renta per cápita del vecindario-, también tiene su punto débil: el amor. Es entonces cuando la prepotencia y soberbia derivan en episodios de ira, inseguridad y desesperación. En definitiva, un análisis complejo de las sensaciones y reacciones humanas más primitivas, que siguen tan vigentes en la actualidad. Tras la lectura, más de uno verá que las cosas no han cambiado tanto (o lo han hecho muy poco si consideramos la gran relevancia que tiene la imagen en nuestros días) desde principios del siglo XX.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Libros

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto