Reseña de La escalera oscura (Alejandro Melero, ed. Stonewall)

En La escalera oscura Alejandro Melero nos presenta once relatos de distinta extensión, en los que con técnicas narrativas diversas, nos relata las vivencias de personas enfrentadas a conflictos emocionales de variado origen y desenlace. La maestría del autor queda sobradamente demostrada en cada uno de ellos puesto que utilizando elementos, tramas y técnicas múltiples aborda momentos cruciales en las vidas de personas dispares.

Koro • 02/03/2016

La escalera oscura | Foto: Uso permitido

la escalera oscura alejandro melero stonewall

Alejandro Melero es un dramaturgo, ensayista y profesor de cine español. Se doctoró en Estudios Cinematográficos en Londres, en el Queen Mary de la Universidad de Londres. En 2009 comenzó su labor docente en la Universidad Carlos III. Sus estudios académicos se han especializado en las relaciones entre el cine y la homosexualidad. Su ensayo Placeres ocultos. Gays y lesbianas en el cine español de la Transición (Notorious, 2010) aborda el reflejo en la cinematografía española de los homosexuales. Sus obras teatrales oscilan entre el drama y la comedia y en ellas también aparece la homosexualidad como asunto frecuente, junto a otro tipo de relaciones. La reposición de su obra Clímax abrió la temporada en el Teatro Alfil en 2013. Ese mismo año tuvo en cartel en Madrid Nuestro hermano y Una vida perfecta.

En La escalera oscura Alejandro Melero nos presenta once relatos de distinta extensión, en los que con técnicas narrativas diversas, nos relata las vivencias de personas enfrentadas a conflictos emocionales de variado origen y desenlace. La maestría del autor queda sobradamente demostrada en cada uno de ellos puesto que utilizando elementos, tramas y técnicas múltiples aborda momentos cruciales en las vidas de personas dispares.

En referencia a la extensión nos encontramos con relatos como Kokoro, un microrelato en el que en dos páginas el autor resuelve el dolor ante la pérdida del ser amado, provocando la sensación de desgarro en el lector de manera drástica. En la parte opuesta en extensión el relato que cierra la obra titulado Último y penúltimo deseo de la niña Carmela , nos ofrece ya una novela breve de más de cuarenta páginas, necesarias todas ellas para desarrollar la trama que nos narra un drama rural que recuerda a Delibes.

Respecto a las técnicas utilizadas el autor nos muestra una maestría exquisita en saber ajustar la forma con el sentido del contenido. En el relato con el que comienza la obra, Habla Miguel, el acierto reside en abordar el conflicto desde distintas voces, lo que provoca que el lector finalmente tenga que juntar las piezas del puzzle para juzgar a los actuantes del asesinato. Técnicamente en Espejos de luces tenues, Melero, divide el relato en actos al modo dramático lo que hace que el ritmo de lo narrado tenga carácter trágico. En Último y penúltimo deseo de la niña Carmela resulta muy interesante el uso del diálogo intercalado con la narración puesto que con esos personajes que hablan se juzga de manera deliberada lo que sucede en el relato, sin dejar así al lector tener una visión objetiva. Destaca respecto a la importancia de la técnica narrativa el cuento que da título a la obra La escalera oscura, cuando sólo y al final en un par de líneas resuelve todo el conflicto de un preadolescente homosexual que siente que su madre consuela a quien no es.

Todas las técnicas narrativas descritas se sustentan en un tono y en un vocabulario refinadísimo que consiguen que cada situación sea perfectamente imaginable para el lector. Destacan los monólogos de los personajes de Habla Miguel, en los que cada personaje está construido por su forma de hablar. De similar ambiente y tono leemos Los buenos amigos relato en el que los personajes muestran sus fobias y prejuicios envueltos en un ambiente de ciudad de provincias, que queda perfectamente reflejado gracias al vocabulario utilizado en las descripciones.

En este libro de relatos encontramos a distintos personajes que viven variados conflictos. Los temas en su mayoría son el deseo sexual y homosexual, el emocional el físico, el amor, la pérdida, la incomprensión de ese deseo, los prejuicios y el dolor para superarlos. La sociedad como un mundo cerrado en el que no hay sitio para esos impulsos que llevan a situaciones límites al ser humano. La escalera oscura, La piedad, Espejos de luces tenues, La Prueba, Las decisiones difíciles, Hostal Amparo nos muestran historias de homosexuales que viven en la opresión, que deben superar su condición, que luchan contra los cánones sociales en distintas épocas, lugares y edades.

Por otro lado encontramos Confesiones de un carnero en el que un narrador sin piedad en voz de un carnero nos cuenta una historia absolutamente terrorífica.

Hay en casi todos los relatos un tema que sin ser principal, está latente en todos y es lo rural, lo provinciano, como origen de toda la cerrazón contra la que tienen que luchar los personajes.

En estos once relatos, Melero, demuestra de sobra que sobre una misma temática como es la condición humana sujeta a sus deseos y a la sociedad, se pueden construir relatos de maneras muy distintas. Nos enseña el libro que las pasiones tienen y son voces de distinto ritmo. Y es así como de la mejor manera nos deja esa sensación de que el ser humano no es algo único e idéntico, sino que cada uno de nosotros somos y tenemos muchas lecturas posibles.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Libros

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto