Chat

Contactos

Fotos

Guía

Rottenmeier. Roberto Carrasco. Punto en boca.

Escrita con buena pluma, con notable verosimilitud a pesar de ciertos elementos fantasmagóricos o extrasensoriales, truculenta, violenta física y psicológicamente. No apta para sensibilidades muy acentuadas... 

Guillermo Arroniz López • 04/12/2014

Rottenmeier | Foto: Uso permitido

libro novela heidi literatura drama truculenta venganza abusos infantil

"El cielo púrpura se tenía de dorado, como si Dios hubiese dejado caer un plato de oro líquido sobre la noche y este poco a poco fuera diluyendo la oscuridad al mismo tiempo que creaba increíbles y bellísimas figuras allá arriba, para regocijo de los madrugadores y los insomnes". Página 58.

Hay numerosos elementos que convierten esta novela en una obra de interés para el público general pero también para otros escritores que, cómo el propio Carrasco, buscan fórmulas y técnicas y las encuentran en los clásicos, aunque renovándolas. Así, la novela nace de un 'manuscrito encontrado' (recurso literario de tradición inmejorable pues se viene practicando desde el mismo "Quijote"). No es en sí un manuscrito encontrado pero sí se origina a raíz de uno de ellos. Lo cual permite la contemporaneidad (la forma y los acontecimientos por los que se hallan ese libro del que nace el actual están inmersos en nuestros días) al mismo tiempo que el carácter pasado de los acontecimientos.Por otra parte el personaje principal de la obra, y narradora de la misma, es un personaje secundario de una novela por todos conocida, aunque sea a través de unos dibujos animados. Dar vida a uno de esos personajes, desarrollar su antes y su después de la aparición en un gran clásico resulta osado y peligroso pero, cuando se sabe hacer de forma solvente, como es el caso, cabe la posibilidad de entrar en la fama misma de la obra original.

Digámoslo claro: "Rottenmeier" es una historia truculenta, dramática, terrible, esquizofrénica. Con unos toques de terror psicológico a lo "Quevedo Puchal" que desembocan en mundos menos fantásticos o esotéricos. En cambio se internan en dramas humanos que se repiten desde hace cientos de años, quizá desde que el ser humano tiene conciencia de sí mismo y libre albedrío para hacer voluntariamente el mal. ¿De dónde le viene a la famosa señorita, institutriz de Clara la amiga de Heidi, ese carácter amargado, estirado, obsesionado por el orden? Roberto Carrasco nos propone una explicación con esta novela. Y no es fácil de digerir. Desde los prostíbulos a la locura; desde los abusos a la relación de sumisión de los criados hacia el señor. Todo el ambiente transpira a través de un corsé retorcido que va retorciendo los vericuetos mentales de unos y otros, sobre todo de la señorita Rottenmeier que llega a confundir realidad con deseo, bien y mal, justicia y venganza.

"A la edad de siete años, conocí qué es lo que reside en el alma de las personas, de qué está hecho ese poso, esa raíz, esa semilla que latía antes de que Dios llamara hombre al hombre. Y desde aquel día, no pude dormir tranquila, sabiendo que somos el diablo". Página 72.

Escrita con buena pluma, con notable verosimilitud a pesar de ciertos elementos fantasmagóricos o extrasensoriales, truculenta, violenta física y psicológicamente. No apta para sensibilidades muy acentuadas... si bien, todo hay que decirlo, dramas mucho peores que este se dan cada día en el mundo aunque los ignoremos para seguir adelante. Lo importante, sin embargo, no son los terribles hechos que se cuentan sino la evolución de la protagonista y cómo esos hechos influyen en el mecanismo enfermizo y terrible de su mente, muy perturbada y castigada... Sin embargo, el autor parece decirnos que, aunque dura, siempre hay una redención. Brindo también por su mensaje. Todo un redescubrimiento (no se pierdan tampoco el relato que escribió para la antología "Tiempo al tiempo") entre las letras españolas.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Libros

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto