Chat

Contactos

Fotos

Guía

Una de poesía... doble. Desarraigo y otros poemas, Silvia Cuevas-Morales. Palabras bajo tu cama, José Luis Labad Martínez.

Es muy interesante ver cómo se van desarrollando los caminos poéticos contemporáneos, con los enormes matices que cada uno aporta por su bagaje y sus gustos, por sus lecturas y las influencias recibidas y las formas como esas influencias van siendo digeridas y sintetizadas. Aquí vienen dos ejemplos de poetas contemporáneos con marcos muy diferentes.

Guillermo Arroniz López • 13/11/2014

Desarraigo | Foto: Uso permitido

libro literatura poesía lésbica poetisa poeta versos amor nostalgia deseos erotismo

Es muy interesante ver cómo se van desarrollando los caminos poéticos contemporáneos, con los enormes matices que cada uno aporta por su bagaje y sus gustos, por sus lecturas y las influencias recibidas y las formas como esas influencias van siendo digeridas y sintetizadas.

Aquí vienen dos ejemplos de poetas contemporáneos con marcos muy diferentes.

Silvia Cuevas-Morales es una poetisa Chilena, que ha vivido muchos años en Australia aunque ahora está sólidamente afincada en Madrid. Su experiencia internacional hace que tenga referencias muy variadas, que se han unido a una identidad lésbica que apenas florece, sin embargo en la PLAQUETTE que nos ocupa.

Por su lado Pepe Labad es un poeta Español que finaliza una trilogía de obras dedicadas a la mujer y el amor a la mujer. Sus referencias son de un mundo cercano, diario, lleno de sentimientos, de sensaciones basadas en la experiencia personal o ajena. Sus versos están dedicados a su esposa, a su nieta, a su hija... y nos cuentan historias de mujeres maltratadas, enamoradas, abandonadas... o inmigrantes, cuando la pobreza acaba con cualquier amor.

La PLAQUETTE de Silvia es, además, una edición bilingüe catalán-castellano, de sólo 35 ejemplares por lo que si tienen la ocasión de hacerse con uno, ¡no la desaprovechen! El tono de su poesía suele ser algo desgarrado, o nostálgico, cantando muchas veces la pérdida de la amada o su falta de respuesta a un amor entregado y honesto o bien juegan con el erotismo y el humor. En estos poemas, sin embargo, encontramos un matiz fúnebre que no habíamos hallado en otros textos de la autora y que vuelven esta edición algo muy único:

“[…] La lejanía te raptó

y la línea del teléfono

no alcanzó mis oídos muertos […]”.

Tercera denegación.

“Cómo añoro el silencio de las rocas

La conversación de los muertos[…]”.

¡Silencio!

“[…] Cómo se morirán de risa

los muertos en sus mausoleos!

Viendo los rostros acongojados

De enemigos envejeciendo lento […]”.

La risa de los muertos.

Los poemas, en cambio, de José Luis Labad, nos tocarán más el alma sensible y nostálgica: pasión por mujeres que no están, o que no saben del amor del amado, memorias de noches eróticas o sueños y fantasías sobre noches eróticas, recomendaciones a la mujer… en un tono muy íntimo y cercano, siendo muy reseñable esa tendencia a subtitular los poemas, que empieza en el mismo título del libro.

“Perdemos el firmamento

Cada vez que no reímos

Y nos marchitamos por ello […]”.

Tiempo desbordado

(Sin saber qué decir, qué hacer).

“Llegaron de tierras lejanas,

con hambre y pobreza,

pero con dignidad;

esperando la tierra prometida,

el afecto que les prometieron,

pero solo encontraron cartones […*”.

Ruido de miseria.

(Dejando cosas olvidada en el jardín).

En ambos casos un lenguaje cercano y directo, fácilmente comprensible para el lector, que habla de sentimientos y sensaciones con los que resulta muy fácil empatizar.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Libros

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto