Chat

Contactos

Fotos

Guía

12 maravillosos momentos de sexo anal en el cine heterosexual

Porque el sexo anal no tiene porqué ser un juego erótico exclusivo de los homosexuales, te mostramos 12 maravillosos momentos de sexo anal en el cine heterosexuales.

Jackeltuerto • 20/02/2016

12 maravillosos momentos de sexo anal en el cine heterosexual | Foto: Youtube

sexo anal cine ryan reynolds tim miller juanma bajo ulloa leonardo dicaprio martin scorsese srdjan spasojevic edward norton karra elejalde tony kaye ned beatty david cronenberg j.g. ballard elias koteas james spader almudena grandes vicente aranda jorge sanz quentin tarantino ving rhames bruce willis peter greene victoria abril bigas luna john boorman brad davis pier paolo pasolini rainer werner fassbinder

Cuando a un heterosexual le hablas de sexo anal entra en estado de tensión, sus músculos se contraen, le invade la ansiedad y automáticamente experimenta una sensación de vértigo que le obliga a apoyarse en la pared más cercana. Esto sucede porque la mayoría de ellos desconocen que su zona erógena más placentera está en la próstata, cuyo único modo de acceso es a través del ano. Certificado. Es una pena que tengan que esperar a la prescripción médica, con el fin de evitar uno de los tipos de cáncer más habituales entre hombres, para estimular esa maravilloso punto. Los prejuicios no están sólo en el lado heterosexual, porque es cierto que son muchos los gays que identifican igualmente placer anal con orientación sexual homosexual y no necesariamente tiene porqué ser así.

Pero no todos los heterosexuales tienen los mismos prejuicios, algunos como Wade Wilson, alias Deadpool, saben que se puede gozar y disfrutar de la penetración anal sin temor a que te tilden de sodomita. Bueno, de sodomita sí, pero no necesariamente de homosexual. Aunque algunos fueran víctimas de sus circunstancias, propongo un repaso por aquellos personajes de ficción cinematográfica que, representando a heterosexuales les pusieron mirando a Cuenca. No he encontrado las secuencias concretas de todas las películas, pero seguro que te haces una idea.

1.- Bobby en Defensa (Deliverance, John Boorman, 1972, EE.UU.)

Sólo pensar que Burt Reynolds está en una película en la que se practica el sexo anal y se me acelera el pulso. Aunque, si no recuerdo mal, era Ned Beatty quien era víctima del frenesí de un grupo de oriundos que sentían que cuatro chulitos chicos de ciudad habían profanado su terreno, después de reírse de ellos. Por mucho que se intuyera, más que se viera, con la boca abierta quedé (por no decir que dilaté automáticamente), con la secuencia del «cerdito» en una de las primeras sesiones de madrugada de aquel mítico programa de televisión llamado Cine de Medianoche.

2.- Todos en Saló o los 120 días de Sodoma (Salò o le 120 giornate di Sodoma, Pier Paolo Pasolini, 1975, Italia & Francia)

La maravillosa fábula sobre el abuso de poder ideada por Pasolini no sólo contiene sexo anal, sino todo tipo de fascinantes depravaciones que van desde la coprofilia inducida hasta el sadismo más salvaje. Seguro que muchos estaban convencidos de que eran prácticas exclusivas de los homosexuales, pero lo cierto es que la realidad superó a la ficción en las cárceles de Abu Ghraib por parte de heterosexuales soldados estadounidenses que hacían con los reos iraquíes lo mismos excesos que los cuatro fascistas de la película italiana.

3.- Querelle de Brest en Querelle (Rainer Werner Fassbinder, 1982, Francia & Alemania occidental)

Basada en una novela de Jean Genet, Querelle se define a sí mismo como heterosexual, y no tenemos porqué dudar de la palabra de nadie. Por eso probablemente resulta tan fascinante la secuencia de sexo anal a la que voluntariamente se somete tras hacer trampas con los dados. Impagable.

4.- Chapero en Las edades de Lulú (Bigas Luna, 1990, España)

Adaptación de la popular novela de Almudena Grandes, no estoy convencido de que el cineasta catalán colmara las expectativas de los lectores de la novela, porque lo que no conseguía, ni de lejos, era satisfacer a un servidor que todavía ni había leído la novela en aquel entonces. Pero una secuencia hubo que llamó desde luego mi atención, la del fisting. La incluyo no porque su protagonista fuera o no fuera homosexual, sino porque lo que él no sabía es que iba a ser fruto de tal experiencia dilatadora.

5.- Paco en Amantes (Vicente Aranda, 1991, España)

Originalmente la película estaba destinada a ser uno más de los episodios de la memorable serie de televisión La huella del crimen, pero creció hasta tener vida propia. Una de las secuencias más memorables de la película era la del pañuelito que la experimentada Victoria Abril, en los zapatos de Luisa, le introduce en el ano a Jorge Sanz, en los de Paco, para intensificar las emociones y liberarle de la opresión en el punto álgido. Hoy en día, para la misma práctica, no tienes que manchar un pañuelo, puedes hacerte perfectamente con una prácticas bolas anales.

6.- Marsellus Wallace en Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994, EE.UU.)

Memorable secuencia aquella en la que, escapando de la ira de Marsellus Wallace tras haberle timado en una apuesta amañada y haberle atropellado, Butch termina en el ¿bazar? de Zed, quien se encarga de ambos junto a su colega. Tras atarlos y amordazarlos, la sesión anal comienza con Marsellus Wallace, aunque no termina bien para todos. Es posible que le obligaran, pero yo no le escuché gritar como una perra, no. Cierto es que tiene una maravillosa mordaza puesta, pero te aseguro que eso no te habría impedido chillar. El sujeto pasivo era interpretado por Ving Rhames, mientras que el activo era Peter Greene, siendo Bruce Willis el que les corta el rollo con su katana. Sensualidad posmoderna.

7.- James Ballard en Crash (David Cronenberg, 1996, Canadá & Reino Unido)

No deja de ser sugerente que el protagonista de la película se llame casi igual que el autor de la novela que adapta, J.G. Ballard, añadiendo más morbo al asunto. La película de Cronenberg estaba repleta de sexo anal, pero una de las más sugerentes era aquella en la que voluntariamente y con sumo placer se prestaba James Spader, para gozo máximo del morboso Elias Koteas.

8.- Juantxo en Airbag (Juanma Bajo Ulloa, 1997, España, Portugal & Alemania)

Pocas despedidas de soltero más salvajes que esta, con permiso de los chicos de Resacón en Las Vegas (The hangover, Todd Phillips, 2009, EE.UU. & Alemania) o La boda de mi mejor amiga (Bridesmaids, Paul Feig, 2011, EE.UU.). Impagable la expresión de Karra Elejalde en la famosa secuencia del anillo. A esto es a lo que me refería con lo de estimular la próstata, por supuesto, señores.

9.- Derek Vinyard en American History X (Tony Kaye, 1998, EE.UU.)

Esto es lo que podríamos llamar recibir su medicina. No me refiero a terminar en la cárcel, sino a que siendo skin head, termines siendo enculado por una banda de pavos más grandes que tú. No pienses que el jabón te va a servir como lubricante, mejor relajarte, peor nada como una sesión de sexo anal para conseguir una nominación a Oscar, ¿verdad Edward Norton?

10.- No exactamente Milos en A Serbian Film (Srdjan Spasojevic, 2010, Serbia)

Cruel y salvaje, no digo que no, peor así es como se sienten algunos serbios que les trata su gobierno, que no es muy diferente a cómo algunos españoles perciben que les trata el suyo. No voy a desvelar quien ni como experimenta el sexo anal, tampoco lo disfruta, desde luego, aunque algunos personajes de la película sí disfrutan con la experiencia, desde luego.

11.- Jordan Belfort en El lobo de Wall Street (The wolf of Wall Street, Martin Scorsese, 2013, EE.UU.)

En la misma línea que Jorge Sanz en Amantes, también Leonardo DiCaprio da placentera muestra de las posibilidades de jugar al «asstronauta», quien también consigue su nominación al Oscar. Por cierto, de las pocas veces en las que el personaje real está más bueno que el actor que le interpreta en la gran pantalla.

12.- Wade Wilson en Deadpool (Tim Miller, 2016, EE.UU.)

Pegging llaman en los Estados Unidos al intercambio de rol en la pareja heterosexual. Es decir, que es ella la que le penetra a él con la ayuda de un dildo o similar. Ahora ya sabes lo que le tienes que responder a tu marido cuando te diga que quiere probar la puesta de atrás: tú primero, como Ryan Reynolds.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Loco Mundo Gay

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto