Estilismos perrofláuticos

Pablo Iglesias debería saber que uno no puede presentarse con esas pintas a ver a un señor que desciende de los Reyes Católicos y debería saber que para llegar al poder y, lo que es más importante, conservarlo, no puede ir uno con trapos de perroflautas

Anna Al-Fawetta • 25/01/2016

Estilismos perrofláuticos | Foto: Youtube

pablo iglesias felipe vi estilismos vicepresidente gaixample chueca perroflautas podemos albert rivera

Pablo Iglesias debería saber que uno no puede presentarse con esas pintas a ver a un señor que desciende de los Reyes Católicos. Es más, debería saber que la gente cool y bien vestida de las áreas de Chueca y el Gaixample de Barcelona le votaron mayoritariamente con la esperanza (ains...Esperanza...tú sí que tienes glamour...) de que el pisar las moquetas del poder, las peluquerías y las tiendas de ropa de la calle Ortega y Gasset fuera todo uno, por lo que ahí tenemos su primer incumplimiento de programa, porque aunque no estuviera escrito ni firmado, Iglesias es lo suficientemente inteligente como para saber que no puede ganar en los barrios gais y vestir mal al mismo tiempo.

Pablo debería saber que para llegar al poder y, lo que es más importante, conservarlo, no puede ir uno con trapos de perroflautas, pues corre el riesgo de, por muy vicepresidente que llegue a ser, no le dejen pasar a los cócteles posteriores a los consejos europeos que es donde se corta el bacalao (los gorilas de las discotecas europeas no son Rajoy o Sánchez, querido perroflauta-en-jefe) o, peor aún, podría resultar que su horripilante indumentaria le haga invisible para las maricas que marcan las tendencias, casi todas muy de derechas (¡qué diría la Preysler!), o, como mucho, del PSOE-sector Susana Díaz, y, por más poder que llegue a acumular, jamás saldría en el “¡Hola!”, ni siquiera en el “Pronto” ni en “Sálvame”, por lo que millones de marujas españolas y ss hijas y nietas “chonis” no sabrían de su vida y milagros, por más titulares de telediario que acumule.

Por tanto, señor embajador de los ayatolas en la España que quiere usted destruir, le aconsejamos que cambie de estilismo si quiere que su paso por el Gobierno sea útil, y, recuerde que, jamás su electorado gay le perdonara que lleve una camisa de su talla o superior y mucho menos que esta sea blanco-camarero-de-cafetería-nebraska y la lleve usted metida por dentro, por más paquete que pueda llegar a marcar: corta, por fuera y una o dos tallas menos, y si no la rellena le dice al rey o a quien sea que espere a que le hagan efecto los esteroides: no hay nada que pueda ser mas importante que tener buenos brazos, ni siquiera el gobierno de España. Y el color de la camisa solo de cuadritos rojos y amarillos con las líneas verdes y azules tipo leñador. El vaquero siempre pitillo o hiperpitillo, y para ver al rey, negro, con cazadora de cuero o imitación y con botas de chúpame-la-punta o zapatillas nike negras.

Eso si quiere mantener su estilismo de persona poco aseada, porque nada le iría mejor para mantener el voto gay y marujil que imitar los estilismos de Albert Rivera, que ese si que tiene un estilo DE NARICES.

No olvide, señor perroflauta máximo, que una vez esté en el poder y tenga que hacer y no solo largar, cuando haga algo mal, que será continuamente, los gays dirán aquello de “que se podía esperar de un tío tan mal vestido”. Y de hacer desastres puede uno salir con el honor indemne (González, Aznar, Zapatero), pero de hacerlos mal vestido JAMÁS.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto