Chat

Contactos

Fotos

Guía

La resaca de los Goya trae cola erecta y gorda

Le decía en la gala Dani Rovira a Antonio Resines que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo y en este caso hemos pillado a ambos porque el presidente de la Academia de cine iba cojo y es un mentiroso.

Jackeltuerto • 10/02/2016

Antonio Resines y Dani Rovira en los Goya 2016 | Foto: Uso permitido

antonio resines dani rovira goya 2016 premios goya isabel coixet pepón nieto borja cobeaga inma cuesta neil patrick harris

Como el rosario de la aurora va a terminar la resaca de la gala de los Goya 2016 que está trayendo más cola que el voto del joven de color que se colaba en las últimas elecciones o el vestido de doña Letizia en su boda con el actual rey Felipe VI. Dani Rovira se arrepiente de presentar una gala que resulta en la que no se homenajea, sino que se plagia, puesto que sigue al dedillo el guion de la entrega de los premios Tony de hace tres años; Antonio Resines exagera desproporcionadamente las cifras de las descargas de cine en España después de haberse olvidado de pedir permiso a Isabel Coixet para utilizar su imagen y reírse de ella en el spot de los Goya, como tampoco debe haber pedido permiso para utilizar el guion los Tony; y los guionistas nominados, que no los aludidos, tuvieron que entrar por la puerta de atrás porque ni deben ser tan guapos como Inma Cuesta ni tan graciosos como Pepón Nieto. Tres eran tres las hijas de Elena, tres eran tres y ninguna era buena.

Dani Rovira no tiene yate

Desconozco si habrá o no una tercera entrega de las aventuras de Rafa y Amaia surcando la geografía española, pero me da la impresión de que no sufriremos veremos a Rovira el año que viene presentando la gala correspondiente. Tal y como manda la más pura tradición católica, tres son los días que ha tardado en lamentar haber presentado su segunda gala de los Goya. Lo hacía en su cuenta de Twitter tras lo que denomina «críticas, desprecios, insultos, acusaciones y decepciones» que han inundado las redes sociales, a las que se sumaba la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN) por su chiste en el que relaciona tener un yate con falta de cultura: «Si a mí me dicen que le van a subir el IVA a los yates, no pasa nada, porque no tengo yate. Pues lo mismo le pasa a Montoro con la cultura». Es posible que el director general de ANEN, Carlos Sanlorenzo, peque de ser un pelín suspicaz —porque seguro que no quería decir que los propietarios de yates son tan incultos como Montoro—, pero también es cierto que Rovira peca en exceso de hablar única y exclusivamente por sí mismo, que no en nombre del colectivo cinematográfico que representa en ese momento. Porque los miembros de ANEN y los propietarios de yates, en general, no tienen por qué adolecer de las mismas carencias que Montoro y, con toda probabilidad, son potenciales consumidores de cultura y, por extensión, de cine español. Lo que sí es cierto es que es un chiste que busca la risa fácil, porque siendo él malagueño, sabrá que hay yates de lujo y yates modestos, y que hasta hay familias que prefieren un yate a un coche, como sabemos otros que también somos de zonas costeras aunque no seamos de Málaga, y nadie se queja por el IVA de un coche. Pregunte si no a sus vecinos, señor Rovira, pero a los de Málaga, no a los de Madrid.

Seguro que, en su día, Neil Patrick Harris no tuvo que pedir perdón a nadie por el papel que hizo presentando la gala de los premios Tony de 2013, pero porque con toda seguridad no metió sus propios chascarrillos, como es evidente que hace sistemáticamente este malagueño gracioso. ¿Cómo?¿Por qué menciono al actor estadounidense? Porque el propio Rovira lo hacía en su gala inmediatamente después del truco de magia en lo que debe ser su manera de defender que están haciendo un homenaje, que no copiando ni plagiando ni apropiándose indebidamente del material intelectual de otros para hacer su propia gala. Sí, pillados, los guionistas de la trigésima edición de los premios Goya copiaron su guion, números de magia y musicales incluidos, de la gala de entrega de los premios Tony de 2013. Y no hay nada más que decir.

Antonio Resines no tiene ordenador

Que el presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España no tiene ordenador lo sabemos porque de ello presumía ante Risto Mejide en su programa Al rincón de pensar (cosa que no debe dársele muy bien a Resines). Quizás por eso desconoce que no es lo mismo la piratería que descargar archivos desde Internet. Lo primero es delito y consiste en gravar aquello que te has descargado en un CD o DVD para venderlo después, y lo segundo no es delito en absoluto. Lo que tampoco es delito es mentir o tergiversar las cifras de descargas anuales en España, 1900 al día según Resines, al menos no hasta que alguien te denuncie por difamación, pero sí lo es pasarse por la piedra las leyes de propiedad intelectual, esas mismas que no tuvieron en cuenta cuando utilizaban la imagen de Coixet sin su permiso ni conocimiento (lo primero podría pasar porque, al fin y al cabo, las imágenes no eras suyas, sino de RTVE, pero los segundo habría sido cuanto menos elegante, aunque fuera para reírse de ella), lo que me lleva a pensar que tampoco deben haber tenido la prudencia de solicitar permiso a los guionistas de la gala de los premios Tony para plagiar su trabajo. El de los guionistas, el de los compositores, el de los coreógrafos, los estilistas, el mago, el presentador…

En casa del herrero, cuchillo de palo y es que debe ser suficiente con exigir a peluquerías y hospitales que paguen los derechos de autor por poner la radio y la televisión, para poder copiar ellos lo que les de la gana. Las autoridades competentes deberían hacer caso de lo que él mismo dice en su discurso: «la ley de la propiedad intelectual existe, y las leyes están para cumplirlas y las autoridades están para que se cumplan las leyes» y tomas cartas en el asunto. Lo mismo es que Resines piensa que sigue encerrado en el último episodio de Los Resines Los Serrano o que está pidiendo a gritos que José Luis Garci —que tampoco tiene ordenador ni utiliza Internet, ni le interesa ni queremos que aprenda a usarlo— le llame para su próxima película. Dios los cría y ellos acabarán juntándose, ya verás.

Los guionistas no tienen estilo

Alguno estará pensando que no debería estar culpando a Rovira y Resines de haber plagiado la gala de los Tony, sino a los guionistas de la gala. Pero hasta en una película el responsable final de la copia o el plagio no es el guionista, sino el director y el productor del material audiovisual de turno, el primero por ser el responsable intelectual final y quien saca verdaderamente adelante el proyecto y el segundo por ser el responsable económico desde el principio. Pero, claro, cuando Rovira es tan gracioso que se salta el guion incluyendo sus propios chascarrillos y Resines se siente por encima de la verdad porque piensa que sigue viviendo en un sueño, no entendemos el enfado de Borja Cobeaga cuando es tratado como un vulgar guionista.

Responsable del guion de la película por la que Rovira consiguiera el año pasado su Goya al mejor actor revelación, Ocho apellidos vascos (Emilio Martínez Lázaro, 2014, EE.UU.), y su secuela, el cineasta vasco ha estado nominado 3 veces a los premios Goya. La primera vez acudía compitiendo al mejor cortometraje de ficción por La primera vez (2001), era el año 2002, pero ni consigue premio ni tampoco ingresar en la Academia, porque estar nominado por un cortometraje no te convierte en miembro de la Academia, por norma suya (¿Será que entienden que si consigues hacer un cortometraje todavía no eres digno de llamarte cineasta? Menuda contradición). La segunda vez compite al mejor director novel, por Pagafantas (2009, España), tampoco en 2010 consigue llevarse cabezón, pero sí se convierte en miembro de la Academia, además de que le permiten entrar por la puerta grande, que va como director y ya es cineasta de pleno derecho. Esta era, pues, su tercera vez nominado, compitiendo al mejor guion de una película que también ha dirigido, Negociador (2014), por eso quizás le sorprende que no le hayan permitido entrar al desactualizado Auditorio Príncipe Felipe por la puerta grande y pisar la alfombra roja, teniendo que hacerlo por donde entraban los guionistas y demás técnicos para los que no se aplica Photoshop cuando salen en una publicación impresa, como le pasaba a Inma Cuesta hace poco, de lo que no debe haberse percatado Rovira quien resaltaba su belleza sin hacer mención a sus cualidades artísticas. Y es que en esta Academia se aplican protocolos de manual, no de profesionalidad, si acaso de popularidad, porque deben pensar que están en los Estados Unidos de América y que Hollywood no tiene nada que envidiar a la Ciudad de la Luz (sigue cerrada y en venta, ¿verdad?).

Lo que Cobeaga puede hacer en futuras ocasiones, que seguro las habrá, es entrar también por la puerta de atrás cuando vuelva a estar nominado como director, y ya de paso llevarse por allí a sus protagonistas, ¡cuánta justicia poética si además fueran Cuesta y Pepón Nieto! Y es que esto mismo sirve para Nieto, que subió al escenario a entregar el premio al mejor vestuario de la mano de Cecilia Freire y Míriam Díaz-Aroca (¿si llaman a Alaska y Rosario para entregar el de música y canción y a Elvira Lindo y Mario Vargas Llosa para entregar el de guion, cómo es que no llaman a David Delfín y Ágata Ruiz de la Prada, por ejemplo, para entregar el de vestuario?). El bochorno no lo tuvo en la gala, lo tuvo después, cuando, para la emisión de los Golyas Golfos 3.0 que se retransmitía de forma simultánea en la página de RTVE, un 'periodisto' hace alusión a «las guapas con el gracioso», equivocándose al completo en los nombres de ellas, a las que aludía como Patri y Úrsula, lanzándole el actor una impagable mirada y contestándole de una manera perfectamente apropiada, justo al contrario de todo lo que habían preparado Rovira y Resines, que se les ha vuelto completamente en contra. ¿No les parece realmente premonitorio que el presidente de la Academia bajara en muleta para su primer discurso en los premios Goya?

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Loco Mundo Gay

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto