Chat

Contactos

Fotos

Guía

Los políticos deberían hacer más el amor que la guerra

El beso en la boca entre Iglesias y Domènech pone de manifiesto la necesidad de intercambio de fluidos que tienen algunos políticos.

Jackeltuerto • 03/03/2016

Los políticos deberían hacer más el amor que la guerra | Foto: Youtube

pablo iglesias xavier domènech política besos tomás gómez antonio miguel carmona al gore mijail gorbachov leonid brezhnev erich honecker barack obama michelle obama

Lo mejor del teatrito de la investidura no han sido las réplicas al discurso de Pedro Sánchez, ni el recuento de una votación que estaba cantada de antemano, ni siquiera el piquito que se daban Pablo Iglesias y Xavier Domènech, con palmadita en el culo incluida, tras el discurso de este último, sino la cara de los de la primera fila ante tan tierna muestra de cariño. Cómo se nota que están faltos de intercambio de fluidos, no como los futbolistas, que ya hemos visto que no tienen mayor problema en sellar su afecto en público con un beso en la boca. Es una pena que no podamos encontrar ni media docena de besos entre políticos, porque lo cierto es que si se besaran más, nos caerían mucho más simpáticos.

Brezhnev & Honecker

Cuando se cumplía el trigésimo aniversario de la República Democrática Alemana, en 1979, el líder soviético, Leonid Brezhnev, y el presidente de Alemania Oriental, Erich Honecker, compartían un beso fraternal en la boca que llegaría a conocerse como «el beso del Kremlin».

Honecker & Gorbachov

Y debían gustarle los besos al presidente alemán, porque tras su reelección como secretario general del Partido Comunista en Berlín Oriental, el 21 de abril de 1986, volvía a besarse con el líder soviético, solo que esta vez no era Breznev, sino Mijail Gorbachov.

Gore & Gore

Por mucho que durara la friolera de 3 segundos, y de que fuera con una mujer, el beso entre el vicepresidente Al Gore y su esposa consiguió llamar la atención de los medios de comunicación, que señalaron que más que fruto de un gesto espontáneo, respondía a una calculada estrategia para identificarlo como católico monógamo y diferenciarlo de Bill Clinton tras el escándalo con Monica Lewinsky.

Obama & Obama

Mucho más natural y espontáneo era el beso entre Barack y Michelle Obama durante un partido de la NBA, que ni estaba preparado, ni ellos tenían intención de que tuviera tanta repercusión, tan sólo se trataba de esa típica tradición estadounidense de enfocarte con la cámara, esperando que te beses con tu pareja, cosa que los Obama no dudaron en hacer para alegría de su hija.

Gómez y Carmona

La llamada rebelión de Callao, que Tomás Gómez llevaba a cabo como respuesta a su destitución por parte de Pedro Sánchez, culminaba con un beso de Antonio Miguel Carmona. En función del medio que le preguntase, posteriormente Carmona alabaría la amistad que le unirá toda la vida con Gómez, o se justificaría diciendo que se trató de un efecto óptico, pero lo cierto es que fue suficiente para hacer el chiste fácil.

Precisamente, una de las mejores campañas de United Colors of Benetton era aquella de 2011 que hacían para la Fundación UNHATE en la que se recogían besos de líderes mundiales besándose en lo que la compañía denominó «imágenes simbólicas de reconciliación, con un toque de irónica esperanza y provocación constructiva». Una pena que fueran imágenes manipuladas digitalmente, porque habría sido realmente un ejemplo que todos esos besos se hubieran producido realmente.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Loco Mundo Gay

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto