Chat

Contactos

Fotos

Guía

Todos los «slashers» son películas bisexuales (o casi)

Como te lo cuento, desde mi punto de vista, casi todos los «slashers» son bisexuales, porque lo importante es clavarla, da lo mismo el qué. Y aprovechando que es viernes 13, pues ¿qué mejor una lista con los 13 mejores slashers absolutamente bisexuales?

Jackeltuerto • 13/05/2016

Jason | Foto: Uso permitido

cine greg mclean wes craven ole bornedal slasher cine de terror robert harmon sean s. cunningham john carpenter tobe hooper bob clark jesús franco mario bava luciano ercoli william castle alfred hitchcock

Nunca he secundado las manifestaciones contrarias a películas como El silencio de los corderos (The silence of the lambs, Jonathan Demme, 1990, EE.UU.) o Instinto básico (Basic instinct, Paul Verhoeven, 1992, EE.UU.) que colectivos LGTB condenan porque muestran un aspecto sórdido o sesgado de la homosexualidad. Cierto es que considero que hay que reivindicar una mayor aceptación en un medio tradicionalmente repleto de homosexuales en todas y cada una de las etapas de su producción, pero también lo es que nunca he visto ninguna manifestación en contra de una película porque su asesino sea heterosexual, ya sea hombre o mujer.

De hecho, siempre me he sentido fascinado por ese subgénero de terror conocido hoy en día como slasher. Películas que huyen de la profundidad psicológica en favor de la profundidad de la penetración de un arma punzante. Y hablando de profundidad, si el erotismo es una de las características habituales del slasher, y podemos interpretar la acción de clavar el puñal como sustituto de la liberación de la ansiedad sexual, creo que todos podemos llegar a la misma conclusión. Y por eso me tomo la libertad de afirmar que todos los slashers son películas bisexuales.

Quizás podríamos separar entre slashers heterosexuales y bisexuales en función de si sólo penetra a personas de un sólo género, pero no me voy a tragar aquello de que lo hizo por necesidad, cuando puntualmente penetran el cuerpo de una persona de su mismo sexo. No, si todos sabemos que es lo mismo el que la chupa como el que la deja chupar, aplicamos lo mismo en el cine slasher. Aquí una breve selección de los 13 más estimulantes.

1. Psicosis (Psycho, Alfred Hitchcock, 1960)

Tan compleja es la personalidad de Norman Bates que no sé si estamos hablando de un slasher —el primero oficialmente—, que no sabría decir si es bisexual o transexual. La película de Alfred Hitchcock está repleta de momentos morbosos, pero hay una maravillosa secuencia en la que podríamos decir que se corre en la cara de Arbogast, el detective que investiga la desaparición de Marion Crane, para terminar la faena cuando lo acorrala al final de la escalera.

2. Homicidio (Homicidal, William Castle, 1961, EE.UU.)

Fascinado quedo al descubrir esta película de William Castle en la que la asesina es una rubia con peinado de peluquería permanente que una vez consuma el acto con su pareja, se dispone a tirarse todo aquel o aquella que se cruce por su camino. Y pensabais que la era de oro del cine de terror eran los años ochenta. ¡Qué ingenuos!

3. La muerte camina con tacón alto (La morte cammina con i tacchi alto, Luciano Ercoli, 1971, Italia)

Hablando de sangre y sexualidad, las películas de Luciano Ercoli nos gustan tan sólo por su título. Sólo tres obras en su filmografía, pero cada cual más delirante y tan sensuales como sugerentes. Antes de los tacones nos regala Días de angustia (Le foto proibite di una signora per bene, 1970, Italia), con al presencia de un mito erótico español como Simón Andreu y después vendría La muerte camina a medianoche (La morte accarezza a mezzanotte, 1972, Italia), pero en todas ellas queda perfectamente claro que la orgía es de sangre como podría ser perfectamente de oros fluidos.

4. Bahía de sangre (Reazione a catena, Mario Bava, 1971, Italia)

Otro cineasta que también tiene perfectamente claro con cada título de su filmografía el doble sentido de «coger el mango» o «clavarte a alguien» es Lucio Fulci. Gran artífice del giallo, un subgénero que podría tildarse de fetiche para algunos cinéfilos. ¿Te gusta el giallo? ¡Ay, picarón!

5. Las vampiras (Vampiros lesbos, Jesús Franco, 1971, Alemania occidental

Otro que ha dejando clara constancia de los vínculos entre terror y erotismo descontrolado es este polifacético y prolífico cineasta madrileño, Jesús Franco, que supo hacer de su capa un sallo y de su cine una fuente ilimitada de perversión psicodélica.

6. Crimen en la noche (Dead of night, Bob Clark, 1972, Canadá, Reino Unido & EE.UU.)

El artífice de aquellas comedias tan claramente homoeróticas de los años ochenta, como Porky’s (1982, Canadá & EE.UU.) y su secuela, había dado antes muestras de la cualidad bisexual de su cine en esta película que consigue el premio al mejor guion en Sitges. Unos lo llaman metáfora sobre la guerra de Vietnam y sus consecuencias emocionales, otros lo llamamos lo que pasa cuando pasas tanto tiempo entre hombres, que te das cuenta que te gusta tanto la carne como el pescado y luego ya, siempre quieres más. Y fíjate que luego haría Rhinestone (1984, EE.UU.) con Sylvester Stallone, prolífico actor de cine gay, y Dolly Parton, gran diva mariliendre como ninguna.

7. La matanza de Texas (The Texas chainsaw massacre, Tobe Hooper, 1974, EE.UU.)

Los paletos vampiros americanos de Tobe Hooper no tenían tampoco problema para beberse los fluidos de sus víctimas, independientemente de su orientación sexual y su identidad de género. Por cierto, que la inspiración para leatherface parte de Ed Gein, mítico perturbado que inspirara también la novela de Robert Bloch que da pie a Psicosis, así como para el personaje de Buffalo Bill en El silencio de los corderos.

8. La noche de Halloween (Halloween, John Carpenter, 1978, EE.UU.)

Es posible que inicialmente no quisiera convertirse en uno de los precursores del cine de terror de los años ochenta, pero lo cierto es que su película constituye un punto de inflexión en las convenciones de este subgénero.

9. Viernes 13 (Friday the 13th, Sean S. Cunningham, 1980, EE.UU.)

Hay secuencias a lo largo de esta franquicia que dejan perfectamente claro que Jason es bisexual. Se ventilaba a sus víctimas como quería y donde quería, pero una de mis favoritas es aquella en la que empala a una pareja mientras cuando están fornicando. Es el poliamor sangriento.

10. Carretera al infierno (The hitcher, Robert Harmon, 1986, EE.UU.)

Ya no es sólo la ambigüedad sexual que despierta la obsesión de este autoestopista por el jovencito que le recoge, en la piel de un animal sexual como Rutger Hauer, sino que el resto de las películas de Robert Harmon estuvieran protagonizadas por mitos homoeróticos como John Travolta, Jean-Claude Van Damme, Armand Assante o Tom Selleck. Qué quieres que te diga, yo lo tengo claro.

11. El vigilante nocturno (Nattevagten, Ole Bornedal, 1994, Dinamarca)

Tras perseguir a chicas indefensas, el protagonista de la ópera prima de Ole Bornedal no tiene problema en probar con el vigilante nocturno. Primera película del ahora popular Nikolaj Coster-Waldau gracias a su igualmente complejo personaje, sexualmente hablando, de Juego de tronos (Game of thrones, David Benioff & D.B. Weiss, 2011, EE.UU.)

12. Scream (Wes Craven, 1996, EE.UU.)

El cine de Wes Craven es bisexual desde la médula, ya sea por Las colinas tienen ojos (The hills have eyes, 1977, EE.UU.), aunque recomiendo antes el remake dirigido por el gran Alexandre Aja, por su Pesadilla en Elm Street (A nightmare on Elm Street, 1984, EE.UU.) o por la saga de ghostface con al que le dio una segunda vuelta de tuerca al subgénero slasher.

13. Wolf Creek (Greg McLean, 2005, Australia) & Wolf Creek 2 (2013)

Una de las últimas joyas slasher es la agotadora persecución que Greg McLean nos propone con este justiciero al que no le gustan los forasteros, más que para penetrarlos con su arma. Fíjate que creo que me gusta incluso más la secuela que la primera.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Loco Mundo Gay

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto