Chat

Contactos

Fotos

Guía

Un Oscar y otros objetos fálicos para meterte donde quieras

Si no tienes la posibilidad de conseguir un Oscar y no tienes un buen dildo, te proponemos otros objetos fálicos para meterte por donde quieras.

Jackeltuerto • 27/02/2016

Premio Oscar | Foto: Uso permitido

dildo oscar mae west sexo anal vagina penetración

A partir de mañana algún que otro cineasta tendrá en su poder un nuevo objeto fálico que meterse donde le quepa. No me refiero sólo al vibrador que los actores y actrices más afortunadas podrán disfrutar gracias a la polémica bolsa de regalo que no les ha enviado la Academia (pero que se la ha enviado alguien), me refiero a la mismísima estatuilla. Conste que no lo digo sólo por la sugerente forma que tiene, sino porque, creo recordar, que Kenneth Anger aseguraba en su maravilloso Hollywood, Babilonia, que era el uso que le daba el mítico Rodolfo Valentino, así de contentos se ponen cada vez que ganan uno. Mito o timo, poco importa, porque a no ser que sea falso, pocos son los mortales que podremos comprobar los placeres de introducirnos tan codiciado trofeo, a no ser que sea uno de esos falsos que nada tiene que ver con el original, ni por tamaño ni por material. Por eso os propongo una lista de objetos fálicos alternativos, para que puedas meterte por delante o por detrás, o por los dos sitios a la vez, o todos por el mismo sito… todo siempre en función de tus posibilidades y capacidad de dilatación.

Eso sí, mi recomendación es que utilices todo siempre con preservativo. Si vas a utilizarlos por la puerta de atrás es mucho más límpio y cómodo, aunque allá tú mismo, pero para darles uso vaginal, definitivamente con protección, que la vagina es todo un ecosistema que no queremos alterar de ninguna manera. Para mayor y mejor fricción utiliza lubricantes de agua o de silicona, el primero mejor por delante, el segundo definitivamente por detrás.

Ricas frutas

Es lo más socorrido. Ese platanito que tienes en casa, con esa forma curvada, tan durito, tan sugerente. Cuanto más gordito mejor. Y si está un poquito verde, lo mismo cuando salga está madurito. Cuanto más curvadito, más fácil llegar a la próstata en caso de que seas de sexo masculino. Si es que es una fruta de lo más versátil que vale hasta para explicar cómo hacer sexo oral.

Sanas verduras

La segunda mejor opción es, sin duda alguna el calabacín. El volumen es siempre mayor, tanto por fondo como por grosor. Y si más que el tamaño, lo que te importa es la fricción, prueba con un pepino o con una zanahoria. Qué rico después el arroz con verduras o la ensalada. Ten cuidado no te pille tu pareja, que puede incluso llegar a demandarte.

Sugerentes salchichas

Yo no me comería una salchicha después de haberla sacado de un preservativo. Más que nada porque la mayoría suelen tener espermicidas que podrían alterar considerablemente su sabor. Cuando hablo de salchichas, hablo de las típicas salchichas de Frankfurt y similares, que encontrarás en distintos tamaños y modalidades. Cierto que son más blandas, pero no a todo el mundo le gustan los extremos duros.

Lindos cubiertos

Para quien no le importa el tamaño, o sobre todo están iniciando en el placer anal, siempre puede utilizar un utensilio que todos tenemos a mano en cualquier hogar. Cuando hablamos de cubiertos no hablamos de cuchillos, ni de una cubertería cualquiera, sino de esas que vienen con los mangos reforzados, para que niños y ancianos los puedan coger mejor. Más que la profundidad, en este caso el juego está más en abrir camino en círculos, más que en llegar hasta el fondo.

Robustos termos

Lo sé, lo has pensado alguna vez. Tan liso y tan firme, tan compacto y tan grueso. Prueba a metértelo llevo y menéate con él metido dentro, a ver el efecto del impacto del líquido en las paredes vaginales o anales. Imagínate el numerito si una vez dentro, le quitas el tapón y sirves el contenido en tu copa o vaso favorito. El vídeo no es sexual, pero entre las medidas, la boca, el tacto y las temperaturas, pareciera que Jorge habla de otra cosa.

Latas y botellas

Lo he visto. Latas y botellas, hasta de las de 2 litros de refrescos. Menuda capacidad de dilatación. En este caso puedes jugar también con la temperatura, porque imagínate que las dejas un buen rato en la nevera antes de utilizarlas o incluso las tienes en el congelador. Pero tampoco te pases, que mira como terminó Roscoe Fatty Arbuckle.

Botes y sprays

Los cuartos de baño, además de intimidad, ofrecen una amplia variedad de utensilios a tu alcance. Que si el bote de champú o el de gel, que si el bote de laca o la espuma de afeitar. Mira a ver el sentido en el que te lo metes, que no es plan que se desparrame por dentro. ¿Era a esto a lo que se referían en los anuncios de Fa?

La escobilla del baño

En cuestiones eróticas las filias son tan amplias y variadas como la imaginación de cada cual, por eso, en algunos casos (o extremos), la escobilla del wáter puede ser un utensilio apropiado para disfrutar. Imagínate que te lo metes analmente con las cerdas por dentro, tampoco es muy diferente de pasarlo por el retrete, aunque claro, el desparrame puede ser descomunal. Algo más apropiado sería meterte el mango, y tratar de limpiar el retrete con tu culito… Si te parece poco mango, prueba con los de la escoba o la fregona, te proporcionan una mayor profundidad.

¿Quién tiene el mando?

Antaño los mandos eran un poco mazacotes, pero hoy en día suelen estar diseñados con sugerentes líneas curvas que se adaptan a nuestras manos. Y claro, lo que un día está entre tus dedos, otro día bien puede acabar perfectamente donde te metes los dedos.

Llámame al móvil

Seguro que muchas veces has pensado lo de estar encima del móvil y llamarte en modo vibrador. Ya sea en la zona del clítoris, en la zona perianal o directamente en el inicio rectal, la vibración siempre nos hace gozar. Pero aunque no he visto las puertas de Tanhauser, te aseguro que circula un vídeo en el que una pava se introduce uno de aquellos modelos antiguos de Nokia y contesta nada más sacarlo de la vagina.

Lápices y bolígrafos

No a todo el mundo le estimula el tamaño, a veces, sobre todo cuando eres principiante, hay cosas más sencillas con las que puedes ir abriendo camino. Además siempre puedes ir ampliando tamaño con esos bolígrafos que tienen cuatro colores hasta llegar hasta los que tienen ocho o diez. Que no por ser adolescente tienes menos posibilidades.

Tan grande y sigue jugando con muñecas

Puede parecer insólito, pero he encontrado gente que se mete partes de muñecas en la vagina. Digo yo que meterte una muñeca entera tiene sus peligros, que si te dejas un brazo dentro, que si sale sin cabeza, que si se queda entera dentro porque la metes y sacas sólo las piernas. Las posibilidades son infinitas. Yo más que una Barbie, metería una Nancy, que es más robusta.

Acércale el micrófono

Ideal para escuchar el sonido interior. No me digas que no. ¡Y la de veces que has visto que se lo acercan a algún famoso y has pensado que le metieran la alcachofa en la boca!

No sin mi joystick

¡Tan cotidiano, tan manejable, tan estimulante! Pocos objetos cotidianos te han dado tanto placer sin metértelo en ningún sitio. Hay algunos que casi les cuesta soltarlo, ni que fuera una parte de ellos mismos. ¿Y a nadie se le ha ocurrido comercializar uno con forma de pene?

Como el mango de una raqueta

Esto ya es una cosa muy personal, porque hace muchos años tuve un encuentro fugaz con un londinense de esos que le preguntas con muchas ganas que de dónde es, pensando que te va a decir algún país de África, y te responde que del mismo Londres. Y claro, luego llegas a casa y te encuentras todo aquello y yo lo único que puede pensar es que estaba tan duro como el mango de una raqueta. Y ya desde entonces en mi subconsciente asocia una cosa a la otra. Al terminar se fue corriendo, le entró el sentimiento de culpa porque decía que ni siquiera era homosexsual, ¿o querría decir homosensual?

Duro como un bate de béisbol

Quizás en España no sea un instrumento muy accesible, pero además de poder utilizarlo como arma de defensa, un bate de béisbol ofrece grandes y duras posibilidades, ya sea por su mango, o por el otro lado.

Armas de fuego y de agua

Ya lo decía Mae West: «Tienes una pistola en el bolsillo o es que te alegras de verme?Todo depende del arma, está claro, pero en este caso, más que el tamaño, lo que impone es el hecho de que sea un arma de fuego. Claro que también puedes probar a meterte una pistola de agua y disparar cuando la tengas dentro.

Bola de remolque

La has visto en algunos coches. Quizás has pensado en la persona que conduce el vehículo, pero no me digas que alguna vez no has pensado meterte esa superficie tan lisa, tan firme, tan fría.

El freno de mano y la palanca de marchas

Estas son dos de los objetos más eróticos que puedes encontrar en un coche. Tan sólo cuando conduces, lo de echar del freno de mano ya es como una demostración de poder cuando tiras fuerte para demostrar tu poder. De la misma manera, jugar con la palanca de marchas puede tomarse como una sutil sugerencia para pasar al siguiente nivel de una relación. Pero claro, si estás sólo o sola y de tanto cogerlos has sentido el deseo de tenerlos dentro, ponte la música a tope y a hacer millas. Y cuando se te gaste por el uso, siempre podrás cambiarlo.

Bolardos

¿Recuerdas aquella intervención urbana en el barrio de Lavapiés? Sí, claro, en este barrio el que no interviene, interfiere. Me refiero a cunado revistieron los bolardos con una especie de preservativos de lana que al final no sirvieron más que para terminar empapados de pis de perro. Bueno, pues ya sabes donde les hubiera dicho yo a los de la intervención que se metieran los bolardos, ¿verdad? ¡Anda que no lo has pensado alguna vez cuando estabas sentado en alguno de ellos esperando por alguien!

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Loco Mundo Gay

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto