Chat

Contactos

Fotos

Guía

Cadena perpetua con agravante de violencia de género y crimen de odio para el asesino de Diana Sacayán

Sentencia inédita en argentina para Gabriel Marino, quien es condena a cadena perpetua con el agravante de violencia de género y crimen de odio por la identidad de género al ser considerado culpable del asesinato de la activista transgenero, Diana Sacayán.

Luis M. Álvarez • 19/06/2018

Cadena perpetua con agravante de violencia de género y crimen de odio para el asesino de Diana Sacayán | Foto: Youtube

argentina buenos aires diana sacayán sasha sacayán transfobia flavia flores lara maría bertolini susy shock micaela saban orsini inadi homofobia transgénero transexual derechos lgbt derechos lgtb

Después de 11 audiencias, en las que se han acreditado los hechos por los que se acusa a Gabriel Marino, de 25 años de edad, del asesinato de la activista Diana Sacayán, el primer proceso celebrado en Argentina por lo que ha sido denominado un «travesticidio», el Tribunal Oral en lo Criminal N.º 4 de Buenos Aires emite su sentencia este lunes, 18 de junio, mediante la que condena al acusado a cadena perpetua con agravante por violencia de género y crimen de odio a la identidad de género. Amigos, familiares y activistas congregados en la sala y en los pasillos del Palacio de Tribunales que se llenan de júbilo y alegría por la primera condena de estas características en el país andino.

«Se hizo justicia, es lo que Diana se merecía. Pudimos lograr que, por primera vez, el poder judicial se pronuncie sobre lo que sucede con la muerte de nuestras compañeras. Estamos orgullosos», declara Sasha Sacayán, hermano de la víctima, añadiendo que «p or primera vez en la historia, la Justicia se pronunció sobre un travesticidio. Diana, aún no estando físicamente, sigue haciendo aportes que van a cambiar la historia de nuestro país (..). Me liberó un poco todo el enojo, toda la angustia y el dolor que sentí durante estos dos años y medio [de proceso]», en los que apenas ha tenido tiempo «ni para el proceso de duelo».

Diana Sacayán es asesinada «con ferocidad» en octubre de 2015. Su cuerpo es encontrado en su domicilio del barrio porteño de Flores, atado de pies y manos, debajo de un colchón. A través de dos cámaras de seguridad cercanas al domicilio, se acredita que Gabriel Marino, de 23 años de edad en ese momento, accede al lugar en dos momentos diferentes, quedando acreditada su participación en el asesinato de la activista, con la que había mantenido algunos encuentros íntimos desde un par de semanas antes de que se cometiera el crimen. La investigación permanece abierta dado que Marino ha quedado absuelto de sustraer los 20.000 dólares que faltan del domicilio de la víctima, además de que en su segunda visita al lugar del crimen, la noche que tienen lugar los hechos por los que se le condena, iba acompañado por una segunda persona que no ha sido identificada todavía.

«El juicio a Diana ha sido un juicio a todas las travas. Y es sólo el comienzo. Que la justicia empiece a condenar crímenes de odio, que empiece a hablar de travesticidios, de las condiciones en las que vivimos, del sistema prostituyente que nos mata y nos condena es muy, muy emocionante», señala la activista transgénero, Florencia Guimaraes, tras conocerse la sentencia. «Es la primera condena por odio a una persona travesti», subraya Micaela Saban Orsini, abogada del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI por sus siglas), señalando que la figura de «odio» como agravante se incorpora al Código Penal en la misma modificación que el «feminicidio» a través de la Ley 26.792, publicada en diciembre de 2012.

Según Luciana Sánchez, otra de las abogadas querellantes, el juicio por el asesinato de Diana Sacayán es considerado histórico por tres motivos: «Primero, porque estamos hablando de una referente de derechos humanos a nivel mundial (…). También porque, lamentablemente, nunca había llegado a juicio un asesinato de una travesti con una calificación que reconociera que el odio a la víctima por su identidad de género es uno de los motivos del asesinato. Y la otra razón es que son pocos los casos de asesinatos de travestis que llegan a juicio. Solo cuatro han tenido condena y, en general, fueron bajas en relación al tipo de crimen». Por otro lado, la activista Lara María Bertolini puntualiza que «no se hizo justicia, escribimos nosotras la justicia. Otra vez el colectivo travesti le mostró a la sociedad que escribe historia. Ser travesti es sinónimo de dignidad (…). Con el veredicto sentí libertad. Ahora los travesticidas se van a tener que cuidar. Todo violento se va a tener que cuidar»,

Sánchez reconoce que con este caso se comienza a utilizar de manera oficial el término «travesticidio» en Argentina, al hacerlo en su registro la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y después el Observatorio de Políticas de Género del Consejo de la Magistratura porteña, así como el Ministerio Público Fiscal de la Nación lo incorpora igualmente a su protocolo especializado. « Es muy fuerte sentir que las instituciones pueden leer el odio de identidad de género. Es sentir que estamos dentro de la ola, por primera vez, porque las travas siempre estamos afuera de todo», afirma la artista transgénero, Susy Shock. «Queremos dejar de ser invisibilizadas. A nosotras nos matan y nos tiran a un zanjón (…). Este es un fallo histórico. Y todavía hay muchas chicas en la morgue esperando para tener justicia. Vamos a seguir peleando para eso», reclama la activista Flavia Flores.

Diana Sacayán asume su identidad de género a los 17 años, siendo detenida en numerosas ocasiones durante su adolescencia por el código de faltas bonaerenses, cuando todavía se consideran criminales a las personas transgénero. En el año 2001 funda el Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL por sus siglas), a través de la que promueve la inclusión educativa, laboral y sanitaria de los miembros del colectivo LGBT. Asimismo, es una una de las primeras personas transgénero que consigue su DNI con el nombre y género con el que se identifica, de manos de la propia Cristina Fernández de Kirchner, expresidenta de Argentina. Y solo un mes antes de su asesinato, en septiembre de 2015, consigue ser testigo de cómo el proyecto de cupo laboral que ella misma redacta y presenta hasta en tres ocasiones es finalmente aprobado en lo que se conoce actualmente como la Ley Diana Sacayán que establece que al menos el 1 % de los puestos laborales en el sector público deben estar ocupados por personas «transexuales y transgénero que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo», que sus seguidoras reclaman s e cumpla igualmente a nivel nacional.

Comentarios

Relacionado con Buenos Aires

Contactos en Capital Federal Chat Gay Capital Federal Chat Lesbianas Capital Federal Guía LGTBI de Buenos Aires Noticias de Argentina

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto