Chris Voth denuncia que hay equipos de voleibol que no contratan jugadores gays

A pesar de haber jugado con éxito en las ligas de Holanda y Canadá, Chris Volth denuncia que los equipos de voleibol ya no le contratan, y tienen la cara de explicarle que no es por discriminación, sino por su propio bien.

Luis M. Álvarez • 17/08/2016

Chris Voth Twitter | Foto: Uso permitido

canadá manitoba winnipeg voleibol deporte discriminación homofobia laboral

Jugador profesional de voleibol, Chris Voth es miembro del equipo nacional canadiense de voleibol y nunca ha tenido problemas en competir a nivel de la élite, siendo acogido sin ningún problemas por sus compañeros siendo gay. En 2014 decide hacer pública su orientación sexual con la intención de servir de ejemplo y ahora le está costando encontrar un nuevo equipo en el que desarrollar su actividad profesional.

«Tenía una gran oferta en fila, estaba bastante emocionado, y tenía buenas referencias de este club», explica el propio Voth, de 25 años de edad, pero finalmente le dieron una excusa tan repentina e inesperada que su agente le pilló desprevenido cuando le dijo que el club le había rechazado porque estaban preocupados ante la posibilidad de que los hinchas de otros equipos fueran hostiles hacia él por su orientación sexual.

«Ser rechazado es parte del negocio. No es inusual presentar a un jugador a 20 o 30 equipos antes de encontrar uno que acepte. Pero con Chris, ha sido un poco extraño. Los equipos parecen estar realmente interesados un minuto, y al minuto siguiente no puedo conseguir que devuelvan mis llamadas», explica Steve Welch, agente de Voth, que no tiene problema en reconocer que «los equipos realizan una investigación sobre los jugadores, y Chris es muy abierto sobre su orientación sexual. Estoy seguro que algunos de esos equipos han decidido no cogerle por su orientación sexual, pero simplemente no quieren salir y decirlo».

Originario de Winnipeg, en Manitoba, a sus 25 años de edad, Voth nunca ha tenido problemas a la hora de relacionarse con sus compañeros de equipo, la última temporada jugó en un equipo de Holanda, lo que quiere decir que la homofobia no está en el banquillo, sino entre los ejecutivos de los equipos.

Asimismo, Voth no se arrepiente de haber salido del armario, en lo que le parece la decisión más justa para con la afición y para consigo mismo. Ni el jugador ni su agente han querido hacer públicos los nombres ni la nacionalidad de los clubes en los que han sido rechazados. Ambos están convencidos de que, tarde o temprano, encontrarán algún club que no tenga tanto celo a la hora de proteger a sus jugadores porque sean gays.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto