Chat

Contactos

Fotos

Guía

David Cary gana batalla legal contra la Policía de Londres por no investigar un abuso homofóbico

David Gray es un homosexual que ha ganado una batalla legal de nueve años contra la Policía Metropolitana de Londres, después de que hayan admitido que no investigaron como hubieran debido el abuso homofóbico que había denunciado.

Luis M. Álvarez • 02/11/2016

Metropolitan Police | Foto: Uso permitido

reino unido metropolitan police scotland yard homofobia

Después de 9 años, David Cary, de 54 años de edad, gana la batalla legal contra la Policía Metropolitana de Londres, a la que llevó a los tribunales por discriminación, alegando que no habían investigado de manera apropiada una denuncia por abuso homofóbico de un vecino al que había denunciado en 2007. Antes de que el Tribunal de Apelación llegara a tomar su decisión, el lunes, 31 de octubre, Scotland Yard decide darle la razón, pedir disculpas y abonar una compensación.

En febrero de 2007, David Cary denuncia a la policía una agresión verbal de su vecino cuando al volver a su casa en bicicleta y le llama «maricón» y «marica». Aunque la policía investiga la acusación, no llega a tomar medidas al respecto, motivo por el que Cary cursa una reclamación señalando la manera en la que le habían tratado los oficiales. Tras desestimar su reclamación, Cary apela dos veces ante el Comisionado Independiente de Quejas de la Policía (IPCC por sus siglas en inglés), que tampoco le concede mayor atención, por lo que en febrero de 2010 emprende acciones legales tanto contra la Policía Metropolitana como contra el IPCC.

El IPCC llega a una acuerdo con Cary en julio de 2012, pero la Policía Metropolitana decide no ceder… hasta que el caso llega al Tribunal de Apelación, cuya audiencia estaba prevista para este lunes. Scontland Yard ha preferido resolver el caso y emitir una disculpa antes de llegar a las últimas consecuencias antes de llegar a males mayores. «He perdido nueve años (…). No estaba pidiendo un trato de preferencia, sólo ser tratado como cualquier otra persona», declara David Cary, enfadado, molesto y frustrado por el modo en el que se ha desarrollado todo el caso, agregando que la compensación no le devolverá todo el esfuerzo que ha invertido en el proceso.

La policía ha admitido que la demanda original del Sr. Cary podría haber sido considerada de una manera «más profesional y comprensiva», asumiendo que había habido «fallos» en la investigación y que las fuerzas policiales deberían «aprender e implementar» lo que este caso les había enseñado, añadiendo que había «cambiado dramáticamente» la manera en la que se investiga un crimen de odio.

A pesar de que Jane Deighton, abogado del señor Cary, ha acogido con satisfacción la rectificación de la policía y ha celebrado que se pusiera fin a la «reacción de patada en modo defensivo cuando los civiles revelan una caso de mala conducta en el cuerpo de policía», su defendido considera que es «muy difícil creer» que algo haya cambiado tan drásticamente. «Me sentí despreciado y tratado como un ciudadano de segunda clase. Sentí que prolongaban el caso con la esperanza de desgastarme. Sin la mejor representación legal y la campaña de apoyo que he tenido, podrían haberlo logrado», declara David Cary.

En realidad no parece faltarle razón, puesto que recientemente sólo llegaron a suspender a Mike Neville, un alto cargo de la policía británica que cuestionaba el matrimonio igualitario y había realizado varias publicaciones en las redes sociales en las que comparaba la lucha por los derechos del colectivo LGTB con la propaganda nazi, cuando defendió públicamente el Brexit, ese fenómeno que ha conseguido que la homofóbia y la xenofóbia soterradas afloren de nuevo en el Reino Unido.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto