Chat

Contactos

Fotos

Guía

Dejan entrar al pastor homofóbico de Arizona en Botswana para detenerle y deportarle después

A pesar de que le habían dejado entrar en el país, el gobierno de Botswana detiene al pastor homofóbico de Arizona, Steven Anderson, con la intención de deportarle tras una entrevista en la que propaga odio y violencia contra la comunidad LGTB.

Luis M. Álvarez • 21/09/2016

Steven Anderson Facebook | Foto: Uso permitido

botswana gaborone steven anderson homofobia

Después de permitirle la entrada en el país y una semana después de que le denegaran la entrada en Sudáfrica y el Reino Unido, el gobierno de Botswana confirma su intención de expulsar al pastor homofóbico estadounidense, Steven Anderson, después de detenerle por la indignación que han provocado sus opiniones en una entrevista en una emisora de radio de Gaborone, en la que llegó a decir que las personas homosexuales deberían ser «lapidadas hasta morir».

«Me han prohibido la entrada en Sudáfrica y el Reino Unido. No se me permite incluso hacer una conexión de vuelo a través de Londres. Lo siento por la gente que vive en Sudáfrica, pero gracias a Dios que todavía tenemos una puerta abierta en Botswana. Estoy alerta por informes de multitudes que esperan en Botswana, donde la libertad de religiosa todavía existe», publicaba Anderson en el muro de Facebook de su iglesia cuando le rechazan la entrada en Sudáfrica.

La homosexualidad es ilegal en Botswana, se castiga con penas de hasta siete años de acuerdo con la ley 164 de su código penal. Sin embargo, su presidente, Ian Khama, no está dispuesto a permitir un discurso de odio en su país, por lo que ha ordenado la detención de Anderson y su deportación. «Le recogieron en la estación de radio. Dije que lo debían recoger y sacarlo fuera del país. No queremos expresiones de odio en este país. Que lo haga en su propio país», declara Khama.

Anderson dirige la Faithful Word Baptist Church, que considera la homosexualidad una abominación que debería estar castigada con la pena de muerte. Fundada en Arizona, su iglesia ha sido catalogada como un grupo de odio contra los homosexuales. Levantó ampollas con sus declaraciones tras los atentados del club Pulse de Orlando, cuando dijo que había «50 pedófilos menos en el mundo».

«Si un hombre yaciera con otro, de la misma manera que yace con una mujer, ambos estarían cometiendo una abominación: deberían ser condenados a muerte», proclamaba en 2014, asegurando que el mudo podría estar libre de Sida si se ejecutaran a todas las personas de la comunidad LGTB, explicando cómo se ahorrarían millones de dólares en pruebas e investigaciones si buscaran la verdadera cura a través de la exterminación. Anteriormente, en 2009 habría llegado a rezar a Dios por la muerte del presidente Barack Obama. Ese mismo año, Christopher Broughton, miembro de su iglesia, acudió a una visita de Obama en Phoenix llevando una pistola y un rifle de asalto.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto