El Gobierno británico confirma la Ley Alan Turing, pero el activista George Montague no quiere el perdón

El Gobierno del Reino Unido anuncia oficialmente su intención de aprobar la Ley Alan Turing con la que concede el perdón a quienes fueron condenados por ser homosexuales. Pero algunos, como el activista George Montague, prefieren disculpas que llegan tarde en lugar de un perdón que se queda corto.

Luis M. Álvarez • 21/10/2016

El Gobierno británico confirma la Ley Alan Turing, pero el activista George Montague no quiere ese perdón | Foto: Youtube

reino unido gay alan turing ley alan turing george montague

En respuesta a una petición de la familia del matemático Alan Turing, solicitando el perdón de más de 49.000 personas que fueron condenadas por ser homosexuales, Theresa May se había comprometido en septiembre a introducir la Ley Alan Turing. Mes y medio después, el jueves, 20 de octubre, como consecuencia de una proposición parlamentaria del diputado John Sharkey, del Partido Liberal Demócrata, el gobierno del Reino Unido confirma su intención de aprobar la Ley Alan Turing, aboliendo condenas, concediendo «el perdón póstumo» y automático a todos los fallecidos y borrando los registros criminales de quienes hagan la correspondiente petición ante el Ministerio del Interior, con el objetivo de evaluar cada caso puesto que, tal y como advierte Sam Gyimah, secretario de justicia, el perdón se concede sólo a aquellos que fueron condenados por mantener relaciones homosexuales consentidas, quienes «serían inocentes de cualquier crimen hoy en día».

«Es un día trascendental para miles de familias en todo el Reino Unido que han estado haciendo campaña por este asunto durante décadas», señala Sharkey, aplaudiendo el acuerdo con el que se conseguirá aprobar una ley que para algunos, como el diputado John Nicolson, se queda corta, por lo que ha propuesto que se aplique también automáticamente a los condenados que siguen estando vivos sin la necesidad de solicitarlo expresamente. Su propuesta se debate hoy viernes, 21 de octubre, aunque el gobierno ya ha adelantado que no la apoyará al considerar el peligro de que «personas culpables de infracciones que todavía se consideran delito hoy reclamen ser exoneradas». Al igual que Nicolson, Paul Twocock, de Stonewall, considera que la medida «no llega lo suficientemente lejos», y hasta algunos condenados, como el activista George Montague, de 92 años de edad, no quieren el perdón, exigiendo en su lugar unas disculpas.

«Aceptar un perdón significa aceptar que fuiste culpable (…). No soy culpable de haber estado en el momento y el lugar equivocado», señala a la BBC el activista, que fue condenado en 1974 por mantener «actos indecentes con un hombre». Padre y abuelo por imperativo social, sólo al cumplir los 59 años de edad, justo el día después de la muerte de su madre, admite públicamente su homosexualidad, para separarse de su esposa, aunque no se divorcian, y vivir con su nueva pareja, con la que se casa en 2015. Mucho antes había llegado a ser condenado en un juicio que sostiene fue irregular y no se pudo defender después de haber sido arrestado por un efusivo policía homofóbico poco después de que el propio Alan Turing fuera condenado. «No debieron perdonar a Alan Turing. ¿De qué fue culpable? Su delito fue haber nacido con la capacidad de enamorarse de otro hombre», sostiene el que se autodenomina «el gay más viejo del pueblo» quien, en lugar de perdón, pide «disculpas. Y no sólo para mi, sino para miles que ahora ya están viejos como yo».

Desde la abolición hasta el perdón

Las leyes que condenan la homosexualidad son abolidas en Gales e Inglaterra en 1967, para ser abolidas en Escocia en 1980 y en Irlanda del Norte dos años después, aunque sigue habiendo discriminación con respecto a las relaciones heterosexuales al contemplar excepciones, como una edad de consentimiento superior para las relaciones homosexuales, que se irían igualando con el paso de los años. Pero mientras están en vigencia, más de 65.000 homosexuales son condenados, de los que se estima que todavía viven alrededor de 15.000. El 24 de diciembre de 2013, la reina Isabel II promulga un edicto mediante el que concede a Turing el indulto a título póstumo.

Considerado como uno de los padres de la informática moderna gracias a la denominada máquina de Turing, Enigma, con la que consigue descifrar los códigos secretos de los mensajes de los nazis, contribuyendo a la precipitación del final de la Segunda Guerra Mundial, Alan Mathison Turing es arrestado y acusado de mantener relaciones sexuales con un joven de 19 años de edad en 1952. Tras declinar defenderse, se somete voluntariamente un proceso de castración química para evitar ir a la cárcel. Sólo dos años después se suicidaba con una manzana impregnada con trazas de cianuro.

El propio David Cameron, primer ministro británico en el momento del indulto, lo celebra con un tuit: «Me alegro de que Alan Turing haya recibido un indulto real. Al descifrar el código Enigma en la Segunda Guerra Mundial jugó un papel fundamental en la salvación de este país». Comienza entonces una campaña, liderada por la familia del matemático, para recoger firmas hasta elevar una petición al gobierno británico para indultar a los demás condenados por «sodomía», contando con el apoyo de figuras públicas como el astrofísico Stephen Hawking, el actor Stephen Fry, el activista Pater Tatchell, Rachel Barnes, el cómico Matthew Todd, el cineasta Morten Tyldum o el actor Benedict Cumberbatch, que interpreta a Turing en un biopic cinematográfico, The imitation game (2014, Marten Tyldum, Reino Unido & EE.UU.).

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto