Chat

Contactos

Fotos

Guía

El NHS rectifica tras discriminar a una pareja del mismo sexo por un tratamiento de fecundación

Laura y Rachel demandan por discriminación al Servicio Nacional de Salud del Reino Unido al pretender cobrarles 6000 libras esterlinas, y obligarles a pasar varios tratamientos de fecundación en centros privados, antes de autorizar un tratamiento que sí le habrían administrado a una pareja heterosexual sin obligarles a agotar otras posibilidades.

Luis M. Álvarez • 14/12/2017

El NHS rectifica tras discriminar a una pareja del mismo sexo por un tratamiento de fecundación | Foto: Youtube

reino unido barnsley laura hineson rachel morgan lesbiana homosexual fertilidad sanidad

Residentes en Barnsley, entre noviembre de 2014 y mayo de 2016, Laura Hineson y Rachel Morgan fracasan en su intento de concebir mediante inseminación artificial, por lo que son remitidas al Sheffield Fertility Centre. Tras financiarse ellas mismas tres ciclos de IUI (inseminación intrauterina) sin conseguir mejores resultados, deciden solicitar un tratamiento de fecundación in vitro a través del National Health Service, el servicio sanitario público del Reino Unido, al que tendría derecho cualquier pareja heterosexual. Para su sorpresa, en el Barnsley CCG les indican que deben abonar alrededor de 6.000 libras esterlinas para un tratamiento privado adicional en lo que es una política que sólo se aplica a parejas del mismo sexo. Tras presentar una demanda por discriminación, el centro médico ha rectificado.

«Para nosotras, se trata de luchar por la igualdad LGBT. Deberíamos tener acceso al tratamiento de FIV y una familia, independientemente del sexo de la persona de quien nos enamoramos», declara la pareja, a la que habían exigido que debían completar el tratamiento seis veces de manera privada para poder acceder al tratamiento cubierto por los servicios sociales, cuando una pareja heterosexual podría acceder al tratamiento sin demostrar que no habían tenido éxito de forma privada, teniendo únicamente que demostrar que lo habían estado intentando de forma natural durante dos años, entre otros criterios. Además, a las parejas del mismo sexo les es requerida la inseminación intrauterina antes de que puedan acceder a la fecundación in vitro.

«Era claro para nosotros que Laura y Rachel se habían enfrentado a una discriminación directa basada en su sexualidad. Nos complace que el CCG haya reconocido esto finalmente y haya aceptado revisar su política para que otras parejas del mismo sexo no enfrenten una desventaja injusta con respecto a las parejas heterosexuales en la misma situación», declara Rosa Curling, abogado de la firma Leigh Day que ha llevado el caso de la pareja y que ha demostrado la desigualdad en el trato entre parejas heterosexuales y homosexuales, en lo que habría sido un considerable impacto «tanto en el tiempo de concebir como en su situación financiera», además de violar la Ley de Igualdad de 2010.

No es la primera vez que se produce una discriminación hacia una pareja de lesbianas, en marzo del año pasado, Sarah Murphy y Jenny Doherty, son directamente rechazadas para un tratamiento de fertilidad por el NHS, viéndose obligadas a intentarlo de forma privada.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto