El pastelero de Colorado puede negarse a hacer un pastel de boda para una pareja gay según el Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos falla a favor del propietario de Masterpiece Cake, que puede negarse a hacer un pastel de boda para una pareja gay tanto porque supone un conflicto con sus creencias religiosas, como porque se trata de una violación de su libertad de expresión.

Luis M. Álvarez • 04/06/2018

El pastelero de Colorado puede negarse a hacer un pastel de boda para una pareja gay según el Tribunal Supremo | Foto: Youtube

estados unidos tribunal supremo sentencia sentencia judicial ruth bader ginsburg david mullins charlie craig anthony kennedy jack phillips masterpiece cake

Con los votos de siete magistrados contra dos, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos da la razón al pastelero de Colorado, Jack Phillips, al emitir una sentencia este lunes, 4 de junio, mediante la que dictaminan que no se puede obligar a un pastelero a hacer un pastel de boda para una pareja del mismo sexo. Conscientes de la expectación que había en torno a una sentencia que afecta a los matrimonios entre parejas del mismo sexo y la protección contra la discriminación en base a la libertad religiosa, los magistrados han querido dejar claro que se trata de una resolución que se aplica a los hechos específicos de este caso exclusivamente.

Firmada por el juez Anthony Kennedy, el mismo que firmó la sentencia que llevó a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en 2015, no aporta ningún dato sobre cómo debe afectar esta resolución a otros casos similares relacionados con floristas, pasteleros, fotógrafos y otros propietarios de establecimientos que se negado a ofrecer sus servicios a parejas del mismo sexo alegando conflictos con sus creencias religiosas, tan solo arremete contra la Comisión de Derechos Civiles de Colorado por violar la Cláusula de Ejercicio Libre de la Constitución al decidir inicialmente que Phillips no podía negarse a hacer un pastel en base a objeciones morales.

«Estas disputas deben ser resueltas con tolerancia, sin una falta de respeto indebida a las creencias religiosas sinceras, y sin someter a los homosexuales a las indignidades cuando buscan bienes y servicios en un mercado abierto», declara Kennedy en una sentencia que llega como un jarro de agua fría nada más comenzar el mes del Orgullo LGBT. «Las leyes y la Constitución pueden, y en algunos casos deben, proteger a las personas homosexuales y las parejas homosexuales en el ejercicio de sus derechos civiles, pero las objeciones religiosas y filosóficas al matrimonio homosexual son puntos de vista protegidos en algunos casos formas de expresión protegidas», agrega en la sentencia, afirmando que «la hostilidad de la comisión no concuerda con la garantía de la Primera Enmienda de que nuestras leyes se apliquen de manera neutral a la religión».

El incidente que da origen al caso se remota a 2012, cuando David Mullins y Charlie Craig acuden a Masterpiece Cake para encargar una tarta para la recepción de su boda, a lo que Phillips les contesta: «Lo siento, muchachos, no puedo hacer eso». La pareja presenta una denuncia formal ante la Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que da la razón a la pareja en función de una ley de acomodación pública del estado que prohíbe la discriminación por parte de compañías y empresas que ofrecen sus servicios al público, obligando a Phillips a hacer el pastel que le habían encargado al entender que un pastel de bodas para una pareja del mismo sexo no debería suponer un conflicto moral para el pastelero, ya que no se trata de su mensaje, sino el de la pareja que se lo encarga.

Pero Jack Phillips apela la decisión de la comisión y lleva el caso ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, definiéndose como un artista pastelero cuyas tartas son obras de arte a través de las que se expresa, por lo que obligarle a hacer una tarta para una boda gay no solo va en contra de su libertad religiosa, sino también de su libertad de expresión. La libertad religiosa impregna la política por la que dirige su negocio, abierto desde 1993, que no abre los domingos y se niega a hacer tartas que contengan alcohol ni aquellas con las que se celebre Halloween.

Según la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU por sis siglas en inglés: American Civil Liberties Union), representantes de Craig y Mullins, la pareja nunca llega a discutir con Phillips el diseño o mensaje que debía llevar la tarta, por lo que según ellos, la libertad de expresión del artista pastelero no se habría puesto en cuestión. La juez Ruth Bader Ginsburg, una de las que han votado en contra de la sentencia, explica que «cuando una pareja contacta con una pastelería para un pastel de bodas, el producto que buscan es un pastel que celebre su boda, no un pastel celebrando bodas heterosexuales o bodas del mismo sexo, y ese es el servicio que se les negó».

Comentarios

Relacionado con Estados Unidos

Contactos en Estados Unidos Chat Gay Estados Unidos Chat Lesbianas Estados Unidos Noticias de Estados Unidos

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto