Chat

Contactos

Fotos

Guía

El Vaticano «respeta» a los homosexuales, pero rechaza que puedan ordenarse como sacerdotes

La actualización del manual de formación del clero ratifica que la Iglesia no puede permitir sacerdotes homosexuales ni tan siquiera afeminados o que toleren la cultura gay.

Luis M. Álvarez • 08/12/2016

Cardenal | Foto: OSTILL/iStock/Thinkstock

vaticano sacerdote cura homosexual homofobia

Hace 30 años, el Vaticano publicaba El regalo de la vocación sacerdotal, una guía para la formación del clero católico que L'Obsservatore Romano, la revista oficial del Vaticano, actualizaba el jueves, 7 de diciembre, confirmando que las personas con «tendencias homosexuales profundamente arraigadas» o que «apoyan la llamada» cultura gay «no pueden unirse al sacerdocio». Una política que contrasta con la famosa respuesta que diera el Papa Francisco al preguntarle sobre la posibilidad de la admisión de sacerdotes homosexuales: «¿Quién soy yo para juzgar?», en lo que había dado la errónea impresión de que el Vaticano podría suavizar su posición con respecto al colectivo homosexual en los tiempos de Bergoglio.

«La Iglesia, respetando profundamente a las personas en cuestión, no puede admitir en el seminario ni en las santas ordenanzas a los que practican la homosexualidad, presenten tendencias homosexuales profundas o apoyen a la denominada 'cultura gay'. Esas personas, de hecho, se encuentran en una situación que les impide gravemente relacionarse correctamente con hombres y mujeres. Uno no debe pasar por alto las consecuencias negativas que pueden derivarse de la ordenación de personas con tendencias homosexuales profundamente arraigadas», constata este manual que en su versión de 2005 ya estipulaba su rechazo a que las personas homosexuales pudieran ordenarse como sacerdotes.

Lo que este nuevo decreto sí permite es una exención para las «tendencias homosexuales que sólo pueden ser la expresión de un problema transitorio, como por ejemplo el de la adolescencia que aún no está completo», advirtiendo además que «seriamente imprudente admitir a un seminarista que no haya alcanzado un estado emocional maduro, resuelto y libre, casto y fiel en el celibato», agregando que los futuros sacerdotes también necesitan entender «la realidad femenina», dando a entender que entienden la realidad masculina sólo por ser de género masculino.

El documento también aborda la revolución digital alertando de que la necesidad de «ser prudente frente a los riesgos inevitables de frecuentar el mundo digital, incluyendo diferentes formas de dependencia que pueden ser tratadas con medios espirituales y psicológicos adecuados», entrando nuevamente en una contradicción al recomendar que «los medios sociales formen parte de la vida cotidiana del seminario», porque ofrecen «nuevas posibilidades de relaciones interpersonales (y) para conocer a otras personas».

«Las personas que estaban abiertas a aceptar hombres gay sanos en los seminarios todavía lo harán. No niega el hecho de que hay miles de sacerdotes gay sanos y solteros y célibes en todo el mundo», matiza James Martin, un sacerdote jesuita y editor de America Magazine, advirtiendo que esta actualización no cambia el funcionamiento de los seminarios, así como tampoco parece contemplar el reciclaje de clérigos como Giovanni Cavalcoli, que en una afirmación digna de una película de ciencia ficción de bajo presupuesto llegaba a culpar a los homosexuales de los terremotos de Italia, Massimiliano Pusceddu, que en un sermón llegaba a afirmar que «debería seguir siendo válida» la pena de muerte para los homosexuales, o el arzobispo Norberto Rivera, que llegaba a cuestionar que la homosexualidad no fuera considerada com una enfermedad, por lo hablar del cardenal arzobispo del «imperio gay», Antonio Cañizares, que, no contento con la llamada a capítulo del Papa Francisco tras arremeter contra refugiados, inmigrantes y homosexuales, hacía un llamamiento para la desobediencia civil al considerar injustas las leyes sobre la igualdad de género.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto