Chat

Contactos

Fotos

Guía

Encuentran el cuerpo decapitado y desmembrado de un refugiado sirio homosexual en Turquía

Encuentran el cuerpo decapitado y desmembrado de un refugiado sirio en Estambul, quien habría denunciado que le estaban amenazando y que anteriormente ya habría denunciado un secuestro en el que le habían violado y golpeado.

Luis M. Álvarez • 05/08/2016

Muhammed Wisam Sankari | Foto: Uso permitido

turquía siria estambul refugiado asesinato crimen de odio homofobia homosexual muhammed wisam sankari

Natural de Siria, Muhammed Wisam Sankari era un refugiado homosexual que vivía en Estambul desde hacía un año, donde había llegado huyendo de la guerra. El pasado 23 de julio se ausenta de su casa en el barrio de Aksaray, en un distrito tan conservador como Fatih. Dos días después, en la zona de Yenikapi, dentro del mismo distrito, encuentran su cuerpo decapitado y salvajemente mutilado, hasta tal punto que sus amigos sólo pudieron identificarle a través de la ropa que llevaba puesta en ese momento.

Kaos GL (Kaos Gay and Lesbian Cultural Research and Solidarity Association) es una ONG que trabaja en favor de los derechos LGTB en Turquía, desde donde denuncian que la víctima había denunciado que recibía amenazas de grupos homofóbicos, quienes le amenazaban frecuentemente. Cinco meses atrás había denunciado a la policía que había sido víctima de un secuestro, le habían violado y golpeado, pero ni se llegó a abrir ninguna investigación, ni mucho menos se produjo ninguna detención.

«Se lo llevaron en un coche a un bosque donde lo golpearon y lo violaron (…). Lo iban a matar, pero salvó la vida saltando (del coche) a la carretera. Lo denunciamos a la policía, pero no ocurrió nada», explica Rayan, su compañero de piso, quien asegura que su amigo se sentía amenazado y que apenas podía moverse en su propio barrio después de haberse tenido que mudar de otra vivienda por ser homosexuales, asegurando que Sankari tenía la intención de viajar a otro país para solicitar asilo.

«Le dijimos que no saliera, pero dijo que se iba durante 15-20 minutos. No volvió a casa en toda la noche. Al día siguiente, nos asustamos cuando no pudimos dar con él», explica Görkem, otro de sus amigos, «no vino en toda la noche. Fue al día siguiente cuando entramos en pánico al ver que no podíamos contactar con él. Fuimos a la Asociación de Solidaridad con refugiados y migrantes (SGDD-ASAM, por sus siglas) - a la que se delega el registro de peticiones de asilo. Nos redirigieron al cuartel de policía de Fatih. Pero, ¿cómo íbamos a ir, qué les íbamos a decir, qué íbamos a saber?».

Dos días después de la desaparición de Sankari, reciben una llamada de la policía para identificar un cadáver. «Habían cortado a Wisam violentamente. Tan violento que dos cuchillos se habían roto dentro de él. Lo habían decapitado. Su cuerpo de cintura para arriba estaba irreconocible, los órganos internos fuera. Pudimos identificar a nuestro amigo por sus pantalones», explica Görkem.

«Tengo tanto miedo. Tengo la sensación de que todo el mundo me mira por la calle", explica Diya, otro amigo de la víctima, quien asegura haber sido secuestrado en dos ocasiones anteriormente y explica que los refugiados homosexuales sienten tal temor que tan sólo pueden esperar a ver quién será el siguiente. Al contrario que muchos otros países musulmanes, la homosexualidad no está penada en Turquía, pero la homofobia sigue siendo una actitud generalizada en la sociedad. Hasta el momento, los medios de comunicación turcos no se hacen eco de la noticia, más allá de unos pocos medios de izquierdas, como tampoco ha habido ninguna confirmación oficial indicando si se trata de un crimen de odio, como todo parece indicar, en lo que muchos denominan la crónica de una muerte anunciada.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto