¿Está el Gobierno de Túnez considerando la posibilidad de despenalizar la homosexualidad?

Las relaciones entre personas del mismo sexo se castigan con tres años de cárcel en Túnez según el artículo 230, en vigencia desde la época colonial francesa pero, tras un informe del Comité de Libertades e Igualdad, el Gobierno de Beji Caid Essebi podría estar considerando despenalizar la homosexualidad, entre otras medidas propuestas.

Luis M. Álvarez • 16/06/2018

¿Está el Gobierno de Túnez considerando la posibilidad de despenalizar la homosexualidad? | Foto: Youtube

áfrica túnez derechos lgbt derechos lgtb bouhdid belhedi shams homosexual lesbiana neela ghoshal human rights watch gay bisexual ley bochra belhaj hmida colibe beji caid essebi

Túnez es actualmente uno de los más de 70 países del mundo en el que las relaciones entre personas del mismo sexo se castigan por ley. El artículo 230 de su código penal castiga las relaciones entre personas del mismo sexo con hasta tres años de prisión. Sin embargo, de acuerdo con las recomendaciones del Comité de Libertades e Igualdad (COLIBE por sus siglas en francés: Commission des Libertés Individuelles et de l’Egalité) al presidente del país, Beji Caid Essebi, podría estar considerando despenalizar la homosexualidad. La abolición de la pena de muerte, implementar los derechos de las mujeres y desmantelar la ciudadanía del patriarcado son otros de los cambios progresivos recomendados en el informe de COLIBE.

«El estado y la sociedad no tienen nada que ver con la vida sexual de los adultos. Las orientaciones y elecciones sexuales de las personas son esenciales para la vida privada. Por lo tanto, la comisión recomienda la cancelación [del artículo 230], ya que viola la vida privada evidente por sí misma, y ​​porque ha traído críticas a la República de Túnez de los organismos internacionales de derechos humanos», destaca el informe de COLIBE, cuyo presidente, Bochra Belhaj Hmida, miembro igualmente del parlamento, afirma que han recomendado «la absolución absoluta del artículo 203», aunque también han propuesto una segunda opción mediante la que se cambiaría la pena de prisión por una multa de unos 500 dinares (alrededor de 200 euros).

«Hay pocos registros de sus primeras aplicaciones, pero sí sabemos que desde mediados de la década de 2000, cuando los grupos de la sociedad civil LGBT comenzaron a operar en Túnez y comenzaron a rastrear arrestos, los funcionarios tunecinos encargados de hacer cumplir la ley llevaban a juicio a las personas bajo el artículo 230 de una manera mucho más agresiva que en muchos otros países, donde tales leyes son un remanente colonial que raramente se implementan », asegura Neela Ghoshal, directora en funciones del programa de derechos LGBT de Human Rights Watch, explicando que el artículo 230 es un vestigio del período colonial francés.

Ghoshal sostiene que las propias autoridades tunecinas han hecho un uso arbitrario de este artículo, puesto que han permitido eventos como el Festival de Cine Queer de Mawjoudin, en enero, mismo mes en el que prohibían una manifestación de apoyo a las libertades personales al que asisten activistas laicos y LGBT. Asimismo, destaca que Túnez sigue siendo uno de los pocos países que realiza «exámenes anales forzados, un método totalmente desacreditado para tratar de encontrar ‘pruebas’ de relaciones sexuales anales», una práctica condenada por la ONU, que insta al Gobierno de Túnez a que deje de aplicarlas en junio de 2016, a lo que accedieron, pero sin dejar de realizarlas, según los activistas.

«El rechazo familiar, la violencia en espacios públicos, la violencia dentro de las familias, el suicidio y los problemas que afectan los derechos institucionales, como el acceso a la justicia y el acceso al servicio público» son algunos de los problemas derivados de la aplicación del artículo 230 según Bouhdid Belhedi, directora ejecutiva de Shams, asociación de derechos LGBT que en diciembre del año pasado inauguraqba la primera emisora LGBT de radio del continente africano, Shams Rad, quien no se muestra demasiado optimista con la posibilidad de la legalización de la homosexualidad, aunque sí puntualiza que el informe COLIBE «proporciona combustible para el movimiento dinámico de derecho LGBT en Túnez, y fortalece el mensaje de los activistas de que hora del cambio».

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto