Francia cede al Vaticano que rechaza al embajador francés por ser abiertamente gay

El Papa Francisco predica la tolerancia hacia los homosexuales, pero sólo lejos del Vaticano y dentro del armario, es lo que se desprende del rechazo del Vaticano al embajador francés propuesto por François Hollande, católico practicante, pero abiertamente homosexual.

Luis M. Álvarez • 20/04/2016

Laurent Stefanini Facebook | Foto: Uso permitido

papa francisco vaticano francia laurent stefanini françois hollande política unesco

A sus 56 años de edad, Laurent Stefanini es un diplomático francés que, entre 2001 y 2005 ya había sido número dos de la embajada francesa en el Vaticano, siendo entocnes condecorado con la orden de San Gregorio el Grande, una de las más altas distinciones papales, motivo por que parecía el candidato ideal para ocupar el puesto de embajador de Francia en el Vaticano, como había sido designado por François Hollande desde enero de 2015. Sin embargo, tras los 15 meses de silencio de la Santa Sede sobre este nombramiento, ha habido un cambio de opinión y pasará a ser el embajador de Francia en la Unesco a partir del 25 de abril.

«¿Quién soy yo para juzgar a un homosexual que busca al Señor con buena voluntad?» decía el Papa Francisco en 2013 en lo que algunos interpretaban como el comienzo de una nueva era reformista en la Santa Sede. «Yo prefiero que las personas homosexuales vengan a confesarse, que permanezcan cerca del Señor, que podamos rezar juntos», declaraba un año después. Es posible que en aquella ocasión se olvidara de puntualizar que los prefiere dentro del armario y/o lejos del Vaticano, porque según publicaba hace un año el semanario francés Le Nouvel Observateur, «el Papa no quiere un embajador gay en el Vaticano», afirmación que se confirma tras la reciente publicación del diario católico La Croix, que sostiene que el Vaticano consideraba este nombramiento como una provocación por parte del ejecutivo francés. El problema no parece ser tanto que el gobierno de Hollande aprobara el matrimonio igualitario en 2013, sino que, siendo católico practicante, Stefanini haya hecho público que es homosexual.

El protocolo habitual de la Sante Sede es pronunciarse sobre un nombramiento de este tipo dentro de los primeros 60 días, interpretándose su silencio como un rechazo. De hecho, no es la primera vez que rechazan el nombramiento de un homosexual con su silencio, como sucediera en 2007 con Jean-Loup Kuhn-Delforge, que había sido nominado al mismo puesto y quien, para colmo, tenía una pareja estable junto a la que aparecía en actos oficiales.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto