Chat

Contactos

Fotos

Guía

Holanda niega asilo a un refugiado por no demostrar «suficientemente» que es homosexual

Sahir y Mushtak son pareja desde hace más de dos años, ambos son de origen iraquí, pero mientras a uno le han concedido el asilo en base a su condición de homosexual, al otro se lo han negado porque «no ha demostrado suficientemente»

Luis M. Álvarez • 31/05/2017

Sahir Ahmad | Foto: Uso permitido

holanda amsterdam sahir ahmad mushtak nahemy iraq asilo refugiado sharia

Sahir Ahmad y Mushtak Nahemy son una pareja del mismo sexo de 29 y 32 años de edad, respectivamente. Ambos son naturales de Irak, desde donde han llegado hasta Holanda huyendo de la sharia que condena a muerte a las personas homosexuales. Pero mientras Nehmy no ha tenido ningún problema en conseguir el asilo, la petición de Ahmad ha sido rechazada porque no «ha demostrado suficientemente» que es homosexual.

El periplo de Ahmad y Nahemy comienza cuando, tras 10 meses de relación, uno de los hermanos del primero descubre que mantienen una relación homosexual a través de unos mensajes que se habían intercambiado. Tras denunciar el hecho al resto de su familia, la pareja decide huir para no enfrentarse a la sharia. «Llegamos cruzando ocho países hace un año, seis meses y veintisiete días, pero seguimos viviendo entre cuatro paredes, sin privacidad y con gente que nos mira como si fuéramos delincuentes y culpables. Estamos en Holanda, y sin embargo quieren que uno de nosotros regrese a casa. Cuando ya no es un hogar, ni siquiera, para los heterosexuales», declara Mushtak, explicando que nunca se han separado desde que abandonaron Irak y llegaron hasta Holanda en noviembre de 2015, después de cruzar Turquía Grecia, Austria y Alemania con documentación falsa. Actualmente siguen viviendo en un centro de acogida provisional y lo que no esperaban era este tipo de rechazo por parte de las autoridades holandesas.

Además del testimonio en el juicio de varios amigos de Ahmad y el del propio Nahemy, con quien mantiene una relación sentimental desde hace ahora dos años y medio y quien ha asegurando que mantienen relaciones sexuales con regularidad, también han aportado pruebas gráficas como fotografías con la bandera LGBT y un vídeo de la pareja a bordo de un barco en el desfile del orgullo de Amsterdam. Pero después de tres meses de proceso judicial, un tribunal de Amsterdam ha dictaminado que Ahmad debe ser deportado a Irak porque «no ha demostrado suficientemente» su orientación sexual, recibiendo además una carta en la que se le advierte que va a ser trasladado a un centro de expulsión en los próximos días.

«Es evidente que el Servicio de Inmigración y Naturalización debe comprobar su identidad e inclinación. Pero cuando vienen de países como Irak, sin puntos de referencia y obligados a reprimirse, poner en duda su homosexualidad es descorazonador (…). Está amenazado con ser devuelto a Irak por las dudas sobre su orientación sexual. Si vuelve allí, será asesinado porque está prohibida la homosexualidad», asegura Sandro Kortekaas, presidente del grupo de Apoyo al Asilo para Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales, que lamenta el método de selección para conceder el estatus de refugiado a las personas homosexuales. « Algunas personas no pueden hablar acerca de sus emociones y sentimientos, y Sahir es así. La homosexualidad puede ser un problema para algunos, tanto que lo llegan a ocultar durante toda su vida», explica Erik Hagenaars, abogado de la pareja.

«Volver a Irak sería mi fin. Me matarán en el propio aeropuerto. Y si no, ya la hará mi familia más tarde (…). ¿Cómo se demuestra que alguien es gay? He presentado pruebas de todo tipo, y aún así, el juez rechaza mi solicitud. Volver a Irak es una sentencia de muerte», afirma Sahir, recordando su «felicidad» al entrar en un bar de Amsterdam que tenía colgada una bandera arco iris.

Otra asociación LGBT de Holanda, COC, ha advertido de que no se trata de un «caso aislado» y que otros solicitantes de asilo homosexuales también han visto cómo rechazaban sus respectivas solicitudes de asilo, viéndose obligados a vivir de manera ilegal en Holanda si no querían volver a sus respectivos países. A pesar de ser el primer país del mundo que legaliza el matrimonio igualitario y de ser uno de los lugares más tolerantes del mundo, donde incluso los políticos se cogen de la mano para apoyar al colectivo LGBT, varias son las asociaciones que han denunciado las dificultades que han tenido que afrontar los refugiados LGBT en los últimos años para conseguir el asilo en Holanda.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto