La Ópera de Budapest suspende 15 representaciones de «Billy Elliot» tras una campaña homofóbica

Un periódico afín al eurófobo, xenófobo y ultracoservador Gobierno de Viktor Orbán, en Hungría, lanza una campaña homofóbica mediante la que asegura que los niños que vean el musical de «Billy Elliot» corren el riesgo de convertirse en homosexuales, lo que ha llevado a la Ópera de Budapest a suspender las representaciones temporalmente debido a la drástica disminución de la venta de entradas.

Luis M. Álvarez • 24/06/2018

La Ópera de Budapest suspende las representciones de «Billy Elliot» tras una campaña homofóbica | Foto: Youtube

hungría budapest viktor orbán magyar idök homofobia homosexual katrin hugendubel gay teatro musical elton john stephen daldry lee hal szilveszter ókovács

Inspirado en una película de Carol Reed, Las estrellas miran hacia abajo (The stars look down, 1940, Reino Unido), Lee Hal desarrolla Billy Elliot, un relato sobre un niño de 11 años cuyo sueño no es jugar al fútbol ser bombero o astronauta, como quieren tantos niños, ni boxeador, como quiere su padre, sino bailarín, convirtiéndose en la ópera prima como director de Stephen Daldry en el año 2000. Cuando Elton John ve la película, que se convierte en un éxito de crítica y público, siente que puede funcionar perfectamente sobre los escenarios. Y tiene razón, a tenor del éxito que ha cosechado desde 2005 allí donde se ha representado, incluyendo Hungría desde junio de 2016. Sin embargo, Szilveszter Ókovács, director de la Ópera de Budapest, informa este jueves, 22 de junio, de la suspensión de las próximas 15 representaciones como consecuencia de una campaña homofóbica que asegura que quien vea la representación corre el riesgo de convertirse en gay.

«Se ha desarrollado una campaña negativa en la prensa en relación con la producción Billy Elliot que ha afectado a la venta de entradas, por lo que se cancelan las quince próximas representaciones», explica Ókovács a los miembros del reparto de una obra que ya han visto más de 100.000 personas en el Teatro Erkel, donde se representa en Budapest debido a que el edificio de la ópera se encuentra en obras en estos momentos. Si la película consigue 3 nominaciones a los premios Oscar y 12 a los BAFTA, la representación consigue el premio Tony al mejor musical. En España se representa desde 2017, donde ha cautivado a más de 250.000 espectadores.

Si bien no hay ningún estudio que avale algún peligro que alerte sobre el peligro de alterar la orientación sexual de los espectadores que vean Billy Elliot, un periódico húngaro, Magyar Idök, sí llega a afirmar en un artículo que el musical «afecta el subconsciente de los menores, justo en una edad cuando todavía se puede influir sobre su inclinación», asegurando que los niños que vean el musical corren el riesgo de convertirse en homosexuales.

«La propagación de la homosexualidad no puede ser un objetivo nacional. Y menos cuando la población se reduce, envejece y el país se ve amenazado por una invasión extranjera», afirman desde este medio, que es muy cercano al Gobierno ultracoservador de Viktor Orbán, eurófobo y xenófobo, que revalida su tercer mandato el pasado mes de abril con una abrumadora mayoría parlamentaria que le permite imponer su modelo de «democracia no liberal». Sus medios de comunicación afines han emprendido una batalla contra todo lo que suene a liberal, mientras que su Gobierno ha aprobado una ley que contra las ONG y criminalizando a quienes ayuden a inmigrantes indocumentados.

Los responsables de la Ópera consideran que esta dura campaña homofóbica es la que ha provocado un inusual descenso de las ventas que les ha obligado a tomar la decisión de cancelar las representaciones previstas desde el 19 de junio hasta el próximo 14 de julio, confirmando el reembolso de aquellas localidades que ya estuvieran vendidas o cambiándolas para otras fechas. «La cancelación del musical es una pésima señal, pero la campaña de odio y homófoba contra la obra desde los medios progubernamentales manda el mensaje inequívoco de que el Ejecutivo alienta y justifica los ataques contra la comunidad LGTBI+», declara Katrin Hugendubel, directora de Incidencia Política de ILGA Europa, quien sostiene que «el Gobierno húngaro es uno de los que más se oponen al avance de los derechos sexuales en la UE».

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto